30 de mayo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Guardia Civil desmanteló este domingo un corral de pelea en El Palmar de Troya (Sevilla) donde había hasta 120 personas apostando

Las peleas de gallos siguen en el Estado de Alarma: Una práctica que en algunas Comunidades se considera todavía legal

Las peleas de gallos todavía son consideradas legales en las comunidades de Andalucía y Canarias
Las peleas de gallos todavía son consideradas legales en las comunidades de Andalucía y Canarias
En Andalucía y Canarias siguen siendo “legales” las peleas de gallos, aunque con estrictas condiciones, ya que no se puede apostar, ni que se catalogue como una tortura, ni que menores de 16 años puedan ver los combates, entre otras. A estas aves se les prepara cortándoles las crestas y los espolones, ya que así hacen más daño cuando pelean y aguantan más tiempo en su particular ring.

Las peleas de gallos suelen estar relacionadas con el mundo de habla castellana, desde España hasta México. Es una práctica que, en teoría está prohibida, aunque todavía quedan lugares donde están consideradas como “legales”, como son las comunidades españolas de Andalucía y Canarias.  

Aun así, en Andalucía se ha dado el caso de una última pelea ilegal en la que ha tenido que intervenir la Guardia Civil. Efectivos de la Benemérita denunciaron a 83 personas en una reunión de 120 en la que se apostaba en peleas de gallos en un corral de El Palmar de Troya en Sevilla. Cabe destacar que, en el momento de ser sorprendidos los asistentes a la reunión se encontraban apiñados en torno al "ring" o lugar de pelea de los animales, sin guardar distancias de seguridad ni usando mascarillas protectoras contra el coronavirus.

Sin embargo, en datos de 2019, donde más se celebran estas peleas son por la costa del Levante (Valencia, Castellón y Murcia a la cabeza) y en las Islas Baleares. En una veintena de países se consideran legales y en muchas regiones se consideran todavía como un espectáculo tradicional o incluso como un “deporte”. A los gallos se les cortan las crestas y los espolones para que así puedan hacer más daño en combate y así durar más en su particular ring.

Peleas_de_gallos_4

Momento en el que interviene la guardia civil en una pelea de gallos ilegal en El Palmar de Troya (Sevilla)

A veces, se equipa a los gallos con espolones metálicos o se les suministran drogas para incrementar su agresividad y resistencia. Además, aquellos que celebren una pelea ilegal de este tipo puede pagar una multa que puede llegar hasta los 20.000 euros.

De hecho, en España, la regulación sobre peleas de gallos es competencia de las comunidades autónomas y su práctica está perseguida penalmente. El Código Penal español contempla desde 2015 penas de prisión para los responsables de actividades ilegales de peleas de animales como gallos y perros.

“Legal” en Andalucía y Canarias

En Andalucía, la Ley 11/2003 de 24 de noviembre de Protección de los Animales, en su artículo 4 y la Resolución de 3 de diciembre de 2004 excepcionan esta actividad, señalando que quedan prohibidas “ (…) las peleas de gallos, salvo aquellas de selección de cría para la mejora de la raza y su exportación realizadas en criaderos y locales debidamente autorizados con la sola y única asistencia de sus socios”. 

 Dichas actividades sólo podrán ser organizadas por peñas o asociaciones inscritas en los correspondientes registros públicos de la Junta de Andalucía y en criaderos o locales cerrados y debidamente autorizados por el respectivo Ayuntamiento, que no tendrán la consideración de establecimiento público a los efectos de la legislación vigente, por lo que no es necesario ni procedente el otorgamiento a los mismos de licencia municipal de apertura.

Las peleas de gallos que se celebren conforme a estas limitaciones no tendrán bajo ningún concepto la consideración de espectáculo público o actividad recreativa conforme la Ley 13/1999 de 15 de diciembre y normativa de desarrollo, por lo que estarán reservadas exclusivamente a los socios de las entidades organizadoras o de otras igualmente inscritas y con la misma finalidad y requisitos, nunca al público en general.

Peleas_de_gallos_2

Las peleas de gallos siguen siendo legales en Andalucía y Canarias

Mientras tanto, en Canarias la Ley de Protección de los Animales de 1991 las admite "en aquellas localidades en las que se hayan venido celebrando". Una tradición que en las islas se remonta 500 años atrás, hasta la propia conquista del archipiélago, argumentan los defensores de esta práctica. Y sus detractores aseguran que es una práctica cruel.

Los argumentos de los criadores de gallos de pelea se parecen a los que esgrimen los ganaderos de toros bravos y reprocha a aquellos que las critican el desconocimiento absoluto y que no se hayan interesado en conocerlas mejor. Para ellos, los gallos llevan la pelea en el ADN. La Ley 8/1991 de 30 de Abril de Protección de los Animales del Parlamento de Canarias en su Artículo 5 dice: “Se prohíbe la utilización de animales en peleas, fiestas, espectáculos y otras actividades que conlleven maltrato, crueldad o sufrimiento”.

Además, según la ley podrán realizarse peleas de gallos en aquellas localidades en las que tradicionalmente se hayan venido celebrando siempre que cumplan con los requisitos que reglamentariamente se establezcan y, en todo caso, con los siguientes: “Prohibición de la entrada de menores de 16 años. Que las casas de gallos e instalaciones donde se celebren peleas tengan, por lo menos, un año de antigüedad, en el momento de la entrada en vigor de la presente Ley, salvo las que se construyan en sustitución de aquellas. Que las instalaciones o lugares donde se celebren las peleas sean recintos cerrados”.

Peleas_de_gallos

A los gallos se les quitan los espolones y las crestas para que aguanten más en el ring

Si las peleas son consideradas ilegales la clave fundamental. Es muy importante en el negocio de las apuestas ilícitas como las peleas de gallos. Unas apuestas que oscilan entre los 50 euros y los 1.500 euros, como media habitual. Claro ejemplo ocurrió en abril de 2019 en Sangonera (Murcia), cuando la policía se incautó de más de 100.000 euros en dinero procedente de apuestas clandestinas.

COMPARTIR: