17 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Jesús Romero, campeón de Muay Thai, asesinó a golpes a su compañero de celda en 2018 tras discutir por una litera

EL TSJM da la razón a la familia del asesinado por "el Nene" y condena a Instituciones Penitenciarias por su responsabilidad civil

El Nene tras una pelea.
El Nene tras una pelea.
El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha confirmado la condena a doce años de prisión impuesta a Jesús María Romero, alias "el Nene", campeón de muay thai y kickboxing por matar en diciembre de 2018 a golpes a otro recluso, Juan José Buján, nada más ingresar en la cárcel de Soto del Real a raíz de una pelea entre ambos por una litera y ha declarado la responsabilidad civil de Instituciones Penitenciarias en el asesinato.

El Tribunal ha admitido de forma parcial el recurso interpuesto por la familia de la víctima que se personó como acusación particular. Su letrado recurrió por dos motivos, en el primero que fue apoyado por el Ministerio Fiscal, solicitaba que se revocara la condena por homicidio y se condenara por asesinato ya que existía alevosía de prevalimiento, dados los amplios conocimientos en artes marciales de la víctima, si bien la Magistrada presidente había entendido en su sentencia que era una agravante simple de abuso de superioridad.

Pero este motivo ha sido desestimado por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) que ha confirmado en este extremo la sentencia, sin embargo, en cuanto al segundo motivo de la acusación particular que no fue apoyado por el Fiscal, éste ha sido estimado considerando que debe responder subsidiariamente el Estado por las responsabilidades civiles fijadas en la sentencia.

Dicha sentencia puede todavía ser recurrida ante el Tribunal Supremo por las partes que no estén de acuerdo con el fallo del TSJM. Puestos en contacto con el letrado de la acusación ha declinado hacer comentarios.

"El Nene"

Jesús María Romero, alias "El Nene", fue condenado por un jurado de la muerte de su compañero de celda, Juan José Buján, tras emprenderla a golpes contra él el 26 de diciembre de 2018 por discutir por una cama. Entonces el jurado le aplicó un atenuante por padecer trastorno psíquico y la presidenta del jurado estimó que la condena debía ser de 12 años por homicidio en una sentencia dictada el 16 de julio de 2020.

La sentencia también condenaba a Romero a indemnizar con 150.000 euros a cada una de la hijas de la víctima, Juan José Buján, con otros 160.000 euros a la compañera sentimental del fallecido y con 75.000 euros al padre de Buján, pero también declaraba no culpable de responsabilidad civil a Instituciones Penitenciarias, un hecho revocado ahora por el TSJM.

La acusación particular recurrió esta sentencia en apelación ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid el 24 de agosto de 2020 al entender que existía "alevosía de prevalimiento" y por tanto, Romero debía ser condenado por asesinato y el Estado debía asumir la responsabilidad civil dimanente de este suceso. El 16 de septiembre el abogado de "El Nene" presentó su propias alegaciones oponiéndose, naturalmente, al recurso del acusador particular. La Abogacía del Estado se opuso a la responsabilidad civil de Instituciones Penitenciarias con un recurso presentado el 17 de septiembre de 2020.

Relato de los hechos

Según el escrito de acusación, Jesús Romero, tras el cierre de la celda, sobre las 20:30 horas, atacó a su compañero Juan José Buján después de una pequeña discusión. Pero Juan José lanzó un puñetazo que impactó en la cara de Romero y aquello desató su ira. 

Romero, experto en las artes de la lucha gracias a su experiencia en muaythay y kickboxing, se lanzó sobre su compañero de celda y comenzó a darle patadas y puñetazos ayudándose de su evidente superioridad física. Los demás reos alertaron a los funcionarios de la prisión del enfrentamiento. Al parecer, Juan José llegó a gritar “no me mates”.

Los golpes, específicos y recurrentes en cabeza y tórax, concluyeron con daños irreparables en Juan José. A las 22:42 horas, después de ser atendido por los servicios médicos, la víctima falleció por insuficiencia respiratoria aguda y shock traumático.

El asesino se encontraba en prisión preventiva.

Buján sufrió, además, varias fracturas, pérdida de dientes, distintos hematomas que terminaron desfigurándole el rostro y la rotura del esternón. Según la Fiscalía, Romero tendría trastorno mixto de personalidad, por lo que presentaría rasgos límites de paranoia y narcisismo, es decir, estaría al borde de la sociopatía. No obstante, estas características psicológicas no impiden que el acusado supiese lo que estaba haciendo y sus consecuencias.

El día siguiente al asesinato de Buján, el juzgado número 1 de Colmenar Viejo decretó la prisión provisional, comunicada y sin fianza para el acusado. La Fiscalía, después de analizar el caso, presentó los cargos de homicidio, según el artículo 138 y 139 del Código Penal y solicitó una condena para Romero de 12 años y cinco meses de prisión e inhabilitación absoluta.

Además, la Fiscalía solicitó que el presunto asesino indemnizase a las hijas de Buján  con 150.000 euros a cada una, con otros 150.000 euros a Isabel Seijas, su pareja sentimental y con 6.500 euros a su padre.  

En prisión por apuñalar a un hombre en el metro

Jesús Romero ingresó un día antes de estos acontecimientos en Soto del Real por apuñalar a un hombre en el metro de Madrid el 24 de diciembre de 2018, dos días antes de acabar con la vida de Juan José. 

Tras ser detenido, pasó a disposición judicial. En concreto, al Juzgado de Instrucción número 30 de Madrid que decretó su ingreso en el Centro Penitenciario Madrid V, Soto del Real produciéndose el día 25 de diciembre. Un día después, sucedieron los acontecimientos que acabaron con la muerte de Juan José Buján, a quien se le había asignado como compañero de celda, la número 18 de la citada prisión madrileña. 

Los familiares de la víctima aseguran que los funcionarios conocían la condición señalada como peligrosa de Romero y por ello, deberían haberlo ingresado en el módulo preceptivo (de aislamiento) para estos presos peligrosos. Sin embargo, este criterio no fue compartido por la Fiscalía que consideraba que la actuación fue correcta por parte de los funcionarios de Soto del Real.

De campeón de muay thai a asesino

Desde los 15 años 'el Nene’ ya practicaba este deporte tailandés y poco a poco fue labrándose un nombre dentro del mundillo. Romero contaba en una entrevista para una web digital especializada que poco después de comenzar su andadura en esta disciplina, realizó un viaje a Tailandia y fue allí donde cogió el gusto a este arte marcial. “Cuando volví de este viaje mi vida cambió, me enganchó el Muay Thai por completo. Hice cuatro combates y mi sexta fue ya en profesional” aseguraba en la entrevista.

Romero había conseguido ganar muchos campeonatos en los circuitos profesionales, tanto a nivel regional como a nivel nacional. De este modo, su currículum deportivo cuenta con dos títulos de campeón de Madrid en categoría amateur, uno de campeón de España amateur, otro de campeón de España profesional K1 WKA, y uno de campeón del torneo Enfusion Madrid.

Sin duda se trata de una persona muy competitiva y con grandes aspiraciones en el mundo de las artes marciales. “Con tan solo 20 peleas profesionales me he pegado con muchos top entre 63,5 y 72 kg”, presumía.

Pese a la agresión que llevó a cabo en la cárcel, sobre el ring “El Nene” era un peleador muy competente a nivel estilístico. Utilizaba un estilo calmado con el que analizaba a su rival y aparentemente, no había signos de que fuese una persona que pudiese perder rápidamente el control. Se trataba de un peleador que amaba lo que hacía quien, en una entrevista a spaceboxing.com, se mostró orgulloso al hablar de su pelea contra el campeón ingles Liam Harrison, a pesar de haber perdido por decisión propia. Sigue internado en prisión.

COMPARTIR: