19 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En el quinto aniversario del fallecimiento de la popular actriz hablamos con los protagonistas que la conocieron y trataron en profundidad

La trágica vida en soledad de Lina Morgan: Su patrimonio, sus últimas voluntades y la figura de Daniel Pontes

Cinco años después de la pérdida de la gran actriz e insuperable cómica Lina Morgan, hay muchas incógnitas aún sin resolver. Sus últimos años estuvo alejada de su círculo de amistades, con una gran fortuna y una herencia en manos de quién fue su chófer, Daniel Pontes, cuyo importe está todavía sin determinar. Poco se sabe cómo fue la última época en la vida de la artista. Su amiga y compañera de trabajo, Ana Valdi, aporta luz a estos interrogantes en el cierredigital.com.

Hace unos días se cumplía el quinto aniversario del fallecimiento de la actriz y cómica Lina Morgan. Con su marcha las polémicas no han cesado. La controversia originada por la herencia y el aislamiento social al que la actriz se sometió en los últimos años ha generado una herida entre sus amigos más cercanos que un lustro después sigue sin cerrarse.                  

             Ana Valdi retratada junto a la actriz

Después de las declaraciones al portal Vanitatis de quien fuera su mano derecha y su heredero universal, Daniel Pontes, donde vuelve a cuestionar que Lina tuviera tal fortuna y tales amistades, su amiga y compañera Ana Valdi concede una entrevista a El Cierre Digital para contar la verdadera historia de una de las actrices más veneradas por el público español y responder a quien la acompañó en sus últimos años, Daniel Pontes. Además Valdi tiene una amplia trayectoria como guionista y directora de televisión en programas como “Su media Naranja” o “Vivan los Novios” y estuvo en el nacimiento de las cadenas privadas, principalmente en los comienzos de Telecinco. Este año se cumplen tres décadas de este acontecimiento. Junto a ella repasaremos como era la televisión de esta época y los programas que se realizaban.

Dos versiones de una fortuna

Por el aniversario del fallecimiento de la vedette y actriz, Lina Morgan, su persona de confianza, Daniel Pontes, ha regresado a los medios de comunicación para explicar las dudas que ocasionó su herencia y como fueron los últimos años de la cómica. Pontes aseguró al portal Vanitatis que cuando fallece Lina no hay ni dos millones de euros en sus cuentas porque la enfermedad que padecía, una neumonía, había arrastrado muchos gastos económicos. Muy diferente es el concepto que su amiga Ana Valdi tiene sobre el acervo de una de las primeras mujeres empresarias. “El patrimonio de Lina era extraordinario. A Lina se le pagaba muy bien. Recuerdo que por cada capítulo de la serie Hostal Royal Manzanares cobró 190.000 euros y se grabaron 61 capítulos. Lo que le supuso embolsarse 11,6 millones de euros. Después se hizo Academia de Baile Gloria y posteriormente Se Puede, barajando siempre las mismas cifras, fíjate el dinero que pudo acumular. A esto súmale la cifra que obtuvo por la venta del teatro, que creo que no fue inferior a la ofrecida por el señor Cerezo, más su piso en el barrio del niño Jesús, que la vivienda en esa zona tiene un alto precio. Añádele la enorme colección de joyas y obras de arte que poseía, un coche de marca Mercedes y otras propiedades. No creo que su estancia en la clínica Beata María Ana y en la residencia geriátrica los Nogales hiciera mermar tanta su fortuna.”

De la misma forma Pontes, para argumentar que la fortuna de la artista no era tan cuantiosa, afirmó al mismo medio que en sus cuentas en 2004 había mil millones y en 2006 quedaba menos de la mitad de dicha cantidad. “Yo nunca visioné sus cuentas pero creo que no le dio tiempo a gastarse todo ese dinero”, contaba Ana.

Lina y el gerente del teatro, Ángel Gutiérrez

Además su mano derecha justificó esta pérdida de capital a la mala gestión de Ángel Gutiérrez, administrador del teatro durante casi cuarenta años, lo que le condujo a que Lina prescindiera de su contrato. “De ser esto así, tal y como lo cuenta Daniel, habrían metido en prisión a Ángel Gutiérrez. Sé que tuvieron algunos juicios pero el señor Gutiérrez salió absuelto. De lo que si fui testigo es de como Ángel Gutiérrez gestionó los contratos de televisión de Lina. Ella no tenía representante y él se encargaba de las negociaciones. Me consta que en todo momento miró por los intereses de Lina y sé que la quería de verdad. Yo quería unirlos y que tuvieran una conversación privada y ambos aceptaron en un inicio. Luego Lina, no sé si inducida por alguien, se negó a sentarse a hablar con Ángel”, relata Ana.

El teatro La Latina, su gran inversión

Uno de los mayores logros a nivel profesional y también económico de la actriz fue la adquisición del teatro La Latina en el año 1985. Con esta compra se consagra como una de las primeras mujeres empresarias de España. Veinticinco años después decide desprenderse de la joya de la corona de su patrimonio. Según Daniel Pontes se vendió el teatro porque no era rentable. Su amiga Ana Valdi participó, por petición de Lina, en el proceso de la venta del teatro, así lo recuerda: “Lina me pidió como un favor que le ayudara en la gestión de venderlo y que consiguiera un buen comprador. Basándome en mi criterio contacté con la persona adecuada el presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo. Cerezo muy interesado me acompañó hasta el teatro y le encantó. Nos ofreció 1.2000 millones de pesetas en metálico. Pero Pontes intercedió y no se fraguó el acuerdo".

Un funeral sin pladiñeras

El 19 de Agosto de 2015 fallecía Lina Morgan a los 78 años de edad, después de varios días ingresada como consecuencia de una neumonía. Cinco años después su heredero universal, Daniel Pontes, relataba al portal Vanitatis que la artista no quería un funeral lleno de pladiñeras. En un principio los restos de Lina iban a ser velados en la más estricta intimidad, ella se había alejado de su círculo de amistades en su última etapa, pero después, por la férrea decisión del gestor del teatro Ángel Gutiérrez, se la veló en el teatro de sus éxitos, el teatro La Latina.

Amigos ante el féretro de la actriz

A muchos les sorprendió que la cómica decidiera recibir un último adiós sin el cariño de su público. “Lina no hablaba de su funeral, seguramente pensaba que faltaba mucho para eso. Una vez, después de tomarse unas copas, me dijo entre carcajadas que el día que se muriera que vigilara que no llevara las orejas despegadas. Que solo se las ponía así para hacer reír”, así lo recordaba su amiga Ana Valdi.

Una ideología en silencio

Finalmente el reportaje de Vanitatis concluía con una anécdota de la artista relacionada con sus manifestaciones ideológicas. Lina fue una mujer completamente hermética en lo personal y no era sorprendente, a pesar que muchas de sus compañeras compartieron sus simpatías políticas, que mostrara públicamente sus ideas en este sentido. La periodista Paloma Barrientos contaba que Lina visitaba en varias ocasiones a Felipe González en la Moncloa.

Lina junto al ex presidente del gobierno, Jose María Aznar

 A su amiga Ana, en la esfera de su más estricta intimidad si le hizo alguna confesión sobre sus preferencias políticas. “Una vez me contó que acumulaba joyas y lingotes de oro por si venían los comunistas y tenía que salir de España, porque estaba segura de que con esas propiedades podría vivir holgadamente en cualquier país del mundo. Grabando en Televisión Española vino a verla Ana Botella, esposa de José María Aznar, por esas fechas Presidente del Gobierno, y ellas dos tenían buena relación”.
COMPARTIR: