21 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Una vivienda en el barrio de Salamanca, una finca en Cáceres, un sueldo vitalicio y diversos ingresos por sus actividades en el sector privado

El cuantioso patrimonio del líder socialista Felipe González señalado por las grabaciones del excomisario Villarejo

Felipe González
Felipe González / EFE
Este lunes salieron a la luz nuevos audios en los que el excomisario narraba a su principal socio, Enrique García Castaño, que uno de los trabajos realizados a cargo de los fondos reservados del Ministerio del Interior consistió en la compra de una casa para Felipe González, cuando aún ostentaba el cargo de presidente del Gobierno. Esta vivienda supondría un inmueble más al gran patrimonio que acumula el político socialista por de sus actividades en el sector privado y su sueldo de expresidente

El goteo de filtraciones de los numerosos minutos de grabaciones del comisario José Manuel Villarejo no cesa. Las nuevas grabaciones vinculan al expresidente Felipe González con el comisario jubilado, en prisión preventiva desde hace más de un año. Tal y como publicó Vozpópuli, Villarejo cuenta a su socio Enrique García Castaño, alias ‘el Gordo’, el 25 de octubre de 2005, que realizó para él una compra de una casa con dinero público, concretamente con fondos reservados para Ministerio del Interior, cuando aún era primer ministro. "No sé cuántos pagos del PSOE, o sea pagos de la casa al presidente del Gobierno de la época, corrupciones, una lista", desvelan los audios de la conversación.

Esta información destapa así una de las muchas irregularidades en las que ha estado inmerso Felipe González, uno de los expresidentes de la democracia española que más patrimonio ha acumulado tras su paso por la política, a través de actividades y amistades en el sector privado, conferencias y el sueldo vitalicio que percibe como expresidente del Gobierno.

Barrio Salamanca y una finca de 50 hectáreas

Desde que se separara de su esposa Carmen Romero, Felipe González cambió su domicilio y se trasladó para vivir al lado de su nueva compañera sentimental, Mar García Vaquero. Desde 2008 el matrimonio vive de alquiler en el barrio de Salamanca, concretamente en un lujoso inmueble propiedad de su cuñado, el empresario Pedro Trapote, situado en la calle Velázquez. Una vivienda con una extensión cercana a los 400 metros cuadrados y valorada en torno a los 3’5 millones de euros.

Tras separarse de su esposa Carmen Romero, según cuenta Javier Chicote en su libro ‘Socialistas de élite’, el expresidente del Gobierno salió perdiendo de su acuerdo de separación. Así, el 8 de marzo 2010 liquidaron la sociedad de gananciales que hasta ese momento regía su matrimonio. Felipe González sólo conservó la de Castellar de la Frontera, en Cádiz.

Felipe González y su actual mujer, Mar García-Vaquero / Efe

También, el expresidente conserva la mayor parte de la casa de la urbanización de Somosaguas, “una parcela de 500 metros cuadrados que alberga una vivienda de 350 metros distribuidos en cuatro plantas (dos principales, además de sótano y ático) y que utilizan Mar García y su marido […]. Por su parte, Carmen Romero se adjudicó en la liquidación de la sociedad de gananciales la casa familiar de Pozuelo y la de Sotogrande, ambas enclavadas en lujosas urbanizaciones” asegura el autor.

Una finca de 49 hectáreas a donde se escapan algunos fines de semana. Dentro del terreno reformaron una nave que se conservaba a duras penas, convirtiéndola en una enorme vivienda de 600 metros cuadrados divididos en dos plantas. La finca está situada en la sierra de Guadalupe, en Navalmoral de la Mata (Cáceres), que fue adquirida por el político en 2013.

IaIcon y Tagua

El que fue el tercer presidente de la democracia posee un caudaloso patrimonio, aunque algunos de sus negocios no pasan por su mejor momento. Felipe González ha ido acumulando pérdidas en los últimos cuatro años por un valor de casi 200.000 euros con la entidad IaIcon Consultoría, dedicada a "la compraventa de fincas rústicas y urbanas, la urbanización de toda clase de terrenos, la construcción y rehabilitación de edificaciones y la promoción, venta y explotación en régimen de arrendamiento de todo tipo de inmuebles".

González creó la consultora Ialcon en el año 2001 con un capital social de 3.100 euros. El expresidente socialista es el accionista mayoritario, pero sus hijos María, David y Pablo aparecen también en la firma, una empresa en la que todo queda en familia. Tanto es así, que en 2002 Felipe González dejó el cargo de administrador único de la empresa consultora y relegó el cargo a su hija María. González posee el 78,2% de las acciones y el 21,8% restante se lo reparten de a partes iguales María y sus otros dos hijos, Pablo y David (un 7,26% cada uno), según consta en el registro mercantil. El mandatario también utiliza la sociedad para cobrar por sus trabajos de intermediación, sus asesoramientos como abogado, la participación en foros y conferencias y otros ingresos extraordinarios.

Desde el año 2014 hasta el cierre del último ejercicio, con fecha en el 31 de diciembre de 2017, sus activos han disminuido un 28,6%, desde 3,4 a 2,8 millones de euros. En cuanto a los negocios de esta consultoría, IaIcon ha pasado de obtener 1,8 millones de euros a 541.000 euros, lo que supone un 70% menos tras perder en el último año una cuarta parte de sus ingresos. Los bienes inmuebles con los que cuenta la consultora IaIcón son la propia vivienda de la hija de González, un exclusivo chalé situado en Pozuelo de Alarcón (Madrid) y que también opera como sede social de la compañía y la finca de El Penitencial.

Otra de los negocios del exlíder socialista que ha visto sus activos reducirse ha sido el fondo de capital riesgo Tagua Capital, creado en el año 2011. Este fondo fue creado en un inicio para captar 120 millones de euros en proyectos que actuaran como vínculo entre España y Sudamérica, pero nunca llegó a funcionar. Tagua registró al cierre del ejercicio de 2016 unos activos de sólo 72.561 euros y su patrimonio apenas supera los 15.630 euros. El fondo de capital riesgo arrastra también además números rojos en los últimos años.

La finca de Felipe González en Cáceres / El Mundo

En el mismo año que creó Tagua, González compró a su hijo Pablo el 10% de las participaciones de Oyauri Investment, una pequeña sociedad dedicada a la consultaría que éste había montado, por la cantidad de 376 euros. La situación cambió cuando Indra entró en el capital de Oyauri desembolsando 1,5 millones de euros y haciéndose así con el 33% de la empresa, lo que produjo que la parte de la consultora perteneciente al expresidente aumentara su valor hasta los 310.000 euros.

Conferencias, Gas Natural y sueldo vitalicio

No sólo del mundo empresarial obtiene o ha obtenido todos sus ingresos Felipe González, sino que su patrimonio también viene determinado por sus actividades en el Consejo de Administración de Gas Natural Fenosa. El expresidente percibió anualmente 126.500 euros desde el año en el que entró, 2011, hasta junio de 2015, lo que hace una suma de 566.000 euros. A este montante hay que añadir el sueldo que percibe como expresidente del Gobierno de España, establecido por el Estatuto de los Ex Presidentes de Gobierno (firmado por él mismo en 1992) según el cual obtiene cerca de 80.000 euros brutos anuales de los Presupuestos Generales del Estado. Esta retribución es de carácter vitalicio y ha podido compatibilizarla con el dinero que gana con sus actividades en la empresa privada.

Otra gran parte de los ingresos que percibe proviene de las conferencias. La tarifa que Felipe González tiene establecida está por encima de los 80.000 euros. Le representa la agencia Thinking Heads, la misma que lleva a Miguel Boyer, Javier Solana, Josep Borrell o Pedro Solbes”.

COMPARTIR: