28 de noviembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La actual duquesa Victoria de Hohenlohe, junto a sus tíos Rafael y Luis Medina, exigen la herencia millonaria de la abuela Mimí fallecida en 2013

La guerra de los Medinaceli: Los hijos de Naty Abascal se enfrentan al Duque de Segorbe

Naty Abascal rodeada de sus hijos Luis y Rafael.
Naty Abascal rodeada de sus hijos Luis y Rafael.
Este lunes 22 de noviembre arranca unos de los juicios con más interés mediático por parte de la opinión pública. Se trata de la guerra que enfrenta a la actual Duquesa de Medinaceli, Victoria de Hohenlohe, que unida a Rafael y Luis Medina, hijos de Naty Abascal, reclaman al Duque de Segorbe, su tío Ignacio Medina, presidente de la Fundación Casa de Medinaceli, el millonario patrimonio de la herencia de la abuela 'Mimí', fallecida en 2013. Una Fundación de la que él expulsó a todos sus sobrinos.

El Juzgado de Primera Instancia número 12 de Sevilla será el escenario donde este lunes 22 de noviembre se vean las caras un buen puñado de apellidos de la nobleza: Fernández de Córdoba, Abascal, Hohenlohe... Será en uno de los juicios más esperados por la opinión pública debido a que tiene como protagonistas principales a los integrantes de una de las casas nobiliarias más importantes de España, la del Ducado de Medinaceli. Una guerra que recuerda a la de los Marqueses de Paul. 

Para entender la historia hay que remontarse a 2013 cuando fallecía María Victoria Fernández de Córdoba, conocida popularmente como Mimí Medinaceli. La Duquesa fallecía ese año y, en virtud de la nueva Ley de Sucesión de Títulos Nobiliarios de 2006, el ducado pasó a su nieto Marco de Hohenlohe-Lagenburg, hijo de su primogénita Ana Isabel que había fallecido en 2012. En 2016 sucedió a Marco su hija Victoria, actual Jefa de la Casa de Medinaceli que incluye 11 Grandezas de España. 

La Casa Medinaceli tiene varios siglos de historia, más de cuarenta títulos nobiliarios y nueve grandezas de España, palacios en casi todas las provincias, de Galicia a Soria, pasando por Madrid, Toledo y, por supuesto, por toda Andalucía, además de contar con numerosas obras de arte en su poder. Todo ello pertenece al patrimonio de la Fundación Casa de Medinaceli que fundó Ignacio Medina, Suque de Segorbe, el hijo menor de Mimí Medinaceli en 1978 siguiendo el modelo de la Fundación que había creado la Casa de Alba dos años antes. Y todo ese patrimonio es indivisible y inheredable.

La joya de la familia es la Casa Pilatos, en pleno centro de Sevilla, un palacio mudéjar que construyeron en el año 1500 el Adelantado Mayor de Andalucía, Pedro Enríquez, y su esposa, Catalina de Ribera.

Victoria Eugenia Fernández de Córdoba, la fallecida Duquesa de Medinaceli, hacia el final de su vida. 

Tras la muerte de Mimí Medinaceli, Ignacio Medina, Duque de Segorbe y único superviviente de los hijos de Victoria Eugenia, expulsó a sus sobrinos del patronato de la Fundación Casa Ducal Medinaceli. Desobedecía así a su madre, que estipuló en vida que quería que sus nietos, descendientes de sus tres hijos desaparecidos, tuvieran representación y tenían derecho a ello. Se desató así un conflicto que ya se apuntaba en vida de la Duquesa.

Los nietos quedaron fueron de la Fundación mediante una votación online llevada a cabo por el propio Duque de Segorbe, que no estaba de acuerdo con algunas acciones a nivel judicial de sus sobrinos con respecto a la herencia de Mimí Medinaceli. Pero, ¿Quién es quién en esta guerra familiar? 

Ignacio Medina, Duque de Segorbe

Ignacio Medina y Fernández de Córdoba, duque de Segorbe, que puso en marcha la Fundación, representa el núcleo duro en la gestión de un enorme patrimonio, aparentemente intocable y muy discutido en la familia de puertas adentro. Queda así, o eso creía, atado el futuro de la posible herencia, una vez falleciera la duquesa. 

Esta fue su principal aportación a la saga frente a sus hermanos mayores que fallecieron todos antes que su madre: Ana Medina Fernández de Córdoba, la hermana mayor, murió en 2012 y tenía diversas propiedades que administraba ella misma, Luis Medina y Fernández de Córdoba, Duque de Santisteban del Puerto, poseía la mayor parte de las tierras de la familia y Rafael, el polémico Duque de Feria, se quitó la vida en 2001 tras sus conocidos problemas con la justicia. 

Ignacio Medina, Duque de Segorbe/ Canal Sur. 

Mucha prensa de la época aseguraba que a la la muerte de Mimí sería el Duque de Segorbe quien heredaría el título ya que estaba al frente de la Fundación que tiene su sede en el palacio Casa Pilatos, en Sevilla. Sin embargo, se cumplieron las normas sucesorias y fue su sobrino, primero, y ahora, su sobrina nieta, quienes lo recibieron. La reacción de Segorbe fue expulsar a sus cinco sobrinos de la Fundación Casa de Medinaceli. Está casado desde 1985 con la Princesa María de Gloria de Braganza, perteneciente a la extinta Casa Imperial de Brasil.

Victoria de Hohenloge-Langenburg, actual Duquesa de Medinaceli

Es la bisnieta de Mimí Medinaceli y nieta de la hija mayor de ésta, Ana Medina, que falleció, como hemos dicho, en 2012. Estuvo casada con el aristócrata Maxiliano de Hohenlohe-Langenburg con el que tuvo un único hijo, Marco Hohenlohe, que heredó el título de Duque de Medinaceli a la muerte de su abuela en 2013. 

Victoria de Hohenlohe. 

Marco se casó en 1996 con Sandra Schmidt-Polex en Málaga. Fruto de este matrimonio nacieron dos hijos: Victoria (1997) y Alexander (1999). El matrimonio se rompió en 2004 y los hijos se criaron en Alemania con su madre. En 2016 falleció Marco y le sucedió en el Ducado su hija Victoria. 

Rafael Medina, el Duque de Feria 

Rafael Medina Abascal, nacido en Sevilla el 25 de septiembre de 1978, es el mayor de los dos hijos fruto del matrimonio entre Rafael Medina y Fernández de Córdoba con la top model internacional Naty Abascal. Es un joven elegante, atractivo y de alta estatura. Pertenece a la Hermandad de San Esteban y lleva el título de Duque de Feria, heredado de su padre.

El hoy Duque de Feria se crió en una casa contigua al Palacio de Pilatos. Al separarse sus padres, fue enviado a estudiar, primero como interno a un colegio privado, y posteriormente al extranjero. Estudió en Inglaterra y después en Washington y Nueva York (EEUU) donde completó sus conocimientos de Empresa y Economía. Trabajó durante cuatro años como asesor para el banco Crédit Suisse con sede en Madrid, la misma entidad donde también fue situado el Duque de Lugo, Jaime de Marichalar, con quien mantiene desde entonces una profunda amistad que también se ha extendido a la modelo Naty Abascal.

En su primera juventud fue relacionado con Alejandra Ortiz Domecq, hija del matrimonio entre Bertín Ortiz, más conocido por Bertín Osborne, y la desaparecida Sandra Domecq Williams. Alejandra Ortiz, finalmente, se casó el 25 de octubre de 2003 con el empresario jerezano Joaquín Buendía. A la boda, que se celebró en la Iglesia jerezana de San Miguel, en la que se casaron sus padres el 7 de julio de 1977, también acudió Rafael Medina, de quien Alejandra Ortiz dijo que su relación siempre había sido amistosa. Alejandra anteriormente mantuvo un romance con José Farías, quien fuera Míster Venezuela y exmarido de la modelo y actriz Esther Arroyo. También al duque de Feria se le ha relacionado con modelos y presentadoras de televisión. Ese es el caso de la ex Miss España, María José Suárez.

Laura Vecino y Rafael Medina. 

Finalmente, llegó Laura Vecino Acha, una joven bilbaína que ejercía de aparejadora en un estudio de arquitectura. Juntos vivieron un noviazgo que se prolongó durante tres años y que llevaron siempre con mucha discreción. Sin embargo, durante un tiempo la pareja se distanció y surgió el romance entre el Duque y la top model Karolina Kurkova. Karolina ha sido la modelo más joven en aparecer en la portada de Vogue. Fue en febrero de 2001, cuando tan sólo contaba con 17 años. Ya por entonces ganaba tres millones de dólares, una cantidad nada desdeñable. Cada vez que viene a participar en alguna de las pasarelas españolas suele cobrar cifras superiores a los 250.000 euros. Inspira las creaciones de Salvatore Ferragamo, Louis Vuitton, Valentino, La Perla y Calvin Klein, aunque el desfile que la consagró fue para la casa italiana Prada a principios del año 2000. Pero Karolina Kurkova, que dice dominar ocho lenguas diferentes, no llegaba a esta relación con el Duque de Feria sin un reconocido pedigrí amoroso detrás. Cuando tan sólo tenía 15 años se enamoró de su descubridor, Alessandro Bazzoni, representante de la agencia DNA, quien la catapultó a la élite de la moda internacional. Con él mantuvo una relación que se prolongó durante años. 

Tras esta relación, que muchos acusaron de "publicitaria", Rafael retomó su historia con Laura Vecino y se casaron en 2010 en una de las históricas propiedades de la Fundación Casa de Medinaceli: el Palacio-Hospital de Tavera (Toledo). Han tenidos dos mellizos: Rafael y Laura, nacidos en 2012. 

Luis Medina, Marqués de Villalba 

Luis Medina vino al mundo un 31 de agosto de 1980, y las revistas del corazón le apodan “el soltero de oro”. Dicen que es un playboy a la antigua usanza, un pijo dedicado a enamorar a modelos o misses varias, aunque quienes le conocen afirman que la realidad es muy diferente.

Al igual que su hermano Rafael, cursó primero sus estudios en Inglaterra y posteriormente en los Estados Unidos. Ha estudiado marketing en el College for Internacional Studies (CIS) y  Publicidad en la Universidad San Luis, un centro de educación norteamericano del Estado de Missouri, fundado por los jesuitas, y que gracias a las ayudas de la consejería de Educación de la Comunidad Madrid abrió sus aulas en la capital de España. Luego realizó en París un máster en Ciencias Empresariales. Además, es Marqués de Villalba con Grandeza de España. Fue su hermano quien le cedió el título. 

Luis Medina, Marqués de Villalba, está considerado 'el soltero de oro' de la aristocracia. 

En su vida laboral, primero trabajó en una agencia de comunicación llamada IMPAK y luego como relaciones del Hotel Santo Mauro, en Madrid, donde hizo amistad con el chef Pedro Olmedo. Por eso, entre sus aficiones se encuentra la cocina, sin olvidar el esquí, que suele practicar habitualmente en las pistas artificiales del complejo madrileño de Xanadú.

De los dos hermanos, es el más parecido a su padre por su carácter extrovertido y alegre. En 2001 mantuvo un noviazgo con la modelo madrileña Priscila de Gustin, a la que conoció a través de su madre. También se le relacionó con Alejandra Prat, segunda de los cuatro hijos del desaparecido presentador de televisión Joaquín Prat y de Marianne Snadberg. En otoño de 2003, se hizo público que Luis mantenía una relación con Alejandra Rojas, hija de Eduardo de Rojas Ordóñez y Charo Palacios, los conocidos condes de Montarco

Esta relación duró cuatro años y después se le vinculó brevemente con Tamara Falcó. Una relación que no prosperó aunque, dicen, sí generó ilusiones a la hija de Isabel Preysler. También se le relacionó, con fines publicitarios, con Amanda Herst, heredera del icónico multimillonario William Random Herst, en quien se inspiró Orson Welles para su obra maestra Ciudadano Kane, y sobrina de la polémica Patricia Herts que en los años 70 protagonizó uno de los casos de 'síndrome de Estocolmo' más famosos de la Historia. Más allá de estas aventuras, Luis Medina sigue siendo considerado 'el soltero de oro de la aristocracia nacional'.

Las hijas del Duque de Santiesteban

Victoria Francisca de Medina, actual duquesa de Santiesteban del Puerto y su hermana Casilda, marquesa de Solera, son las hijas del tercer hijo de Victoria Eugenia de Medinaceli, Luis Medina y Fernández de Córdoba que falleció en 2011, y de Mercedes Conradi. Victoria está casada con Miguel Coca y Barrionuevo y Casilda con un descendiente de Ignacio de Loyola. 

Casilda Medina acompañada al altar por su primo Rafael Medina, Duque de Feria.

De toda la familia son, sin duda, las más desconocidas para la prensa del corazón. A pesar de ello, durante un tiempo Casilda lanzó su marca de moda, CM, una aventura en la que contó con el apoyo de sus dos primos, Rafael y Luis Medina, que tan bien conocen el mundo de la moda gracias a su madre Naty Abascal, considerada una de las mujeres más elegantes de España. 

Trío de Duquesas 

La Duquesa de Medinaceli formó junto a Luisa Isabel de Toledo, Duques de Medinasidonia y Cayetana Fitz-James Stuart, Duquesa de Alba, algo así como la 'santísima trinidad' de la aristocracia española. Las tres mujeres coincidieron en la segunda mitad del siglo XX como herederas de sus respectivas casas ducales, las tres más importantes de Europa. Estas mujeres fueron las protagonistas de la crónica de sociedad internacional durante décadas. 

En la atrasada España de Franco ellas tenían un punto cosmopolita que atraía a la celebridades internacionales. Hubo un momento que entre Cayetana de Alba y Mimí Medinaceli se estableció una especie de rivalidad por ver quién era la mejor anfitriona en Sevilla. Si la primera recibía a Jacqueline Kennedy, Grace Kelly o Sofía Loren, la segunda recibía en Casa Pilatos a Brigitte Bardot, la Reina Sikirit de Tailandia o Audry Hepburn

Mimí Medinaceli. 

Las tres aristócratas eran para el visitante ilustre y para la prensa una mezcla de Historia (con mayúscula), glamour y escándalo. De las tres, la más discreta fue la Duquesa de Medinaceli, que en los años noventa vivió el escándalo que protagonizó su hijo Rafael, ya divorciado de Naty Abascal, cuando fue condenado por el rapto de una menor en 1994 y acabó pasando varios años en prisión y falleció en 2001.

COMPARTIR: