18 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Pertenecía a una dinastía de empresarios y ganaderos, fue torero y apoderado de casi todas las grandes figuras del arte de Cúchares del siglo XX

Muere una leyenda taurina: El empresario Pablo Lozano fallece a los 90 años por coronavirus

Pablo Lozano.
Pablo Lozano.
Tenía 90 años, fue torero y maestro de maestros, apoderado, representante y empresario de las plazas de toros más importantes de España y América. Junto a sus hermanos administró la Plaza de las Ventas entre 1990 y 2004. Sus amigos se reunieron en torno a su figura en su 87 cumpleaños, como homenaje en vida a un hombre que vivió por y para el toro.

Hablar del apellido Lozano ligado a la tauromaquia es hablar de 80 años de historia de los toros. Pablo Lozano falleció este jueves a los 90 años, víctima del coronavirus. 

Pablo Lozano fue matador en la década de los 50 del siglo pasado, fue don Pablo Lozano. Era el mayor de los tres hermanos ligados al toreo, Pablo, Eduardo y José Luis y hermano pequeño de Manolo. Nacido en la localidad toledana de Alameda de la Sagra el 29 de agosto de 1930, Pablo Lozano era el segundo de los hermanos que formaron una larga y famosa dinastía de gentes del toro, con presencia tanto en los ruedos como en los despachos y la ganadería.

Hablar de Pablo Lozano es hacerlo de Palomo Linares, José María Manzanares (padre e hijo), Juan Antonio Ruiz "Espartaco", César Rincón, Manolo Caballero... Pablo Lozano era ante todo apoderado y descubridor de talentos toreros. Sus representados se cuentan por decenas desde el Cordobés a Curro Romero, de El Juli a Castellá.

                          Pablo Lozano rodeado de toreros en su 87 cumpleaños./ Mundotoro.

Dicen los que entienden de toros, como el maestro Zabala de la Serna, que Pablo Lozano era hombre de campo, que gustaba de ver al toro bravo en su hábitat, donde sabía diferenciar hechuras y bravías de un vistazo. Era el más experto de todos los hermanos y por eso su palabra pesaba más que ninguna en su ganadería, Alcurrucén.

Cuando cumplió 87 años se juntaron en su casa El Cordobés, Espartaco, Rincón, Caballero, Mora.. Todos fueron toreros suyos y todos quisieron estar en el recuerdo de Lozano por si, maldita premonición, no pudieran volver a juntarse.

Los hermanos Lozano mandaron en Madrid desde 1990 a 2004, gobernando la plaz de toros más importante del mundo. También inventaron La Oportunidad de Vista Alegre, donde recogieron a toreros jóvenes y de donde salió convertido en figura del toreo el mismísimo Palomo Linares. Después los Lozano dieron el salto a Colombia y Ecuador y administraron las plazas más importantes de aquellos países.

El Lozano torero

Don Pablo Lozano recibió la alternativa torera el 25 de septiembre de 1951 de manos de Luis Miguel Dominguín, en Barcelona y se confirmó en Madrid el 18 de mayo de manos de Antonio Bienvenida. Su trayectoria fue complicada y el 3 de mayo de 1953 resultó herido de gravedad en Figueras. Su mayor triunfo fue antes seis toros de Barcial en 1957, en la corrida del Montepío en Madrid. Dicen que era un torero sobrio y estilista.

Tras su retirada se ganó el respeto de los más grandes, que lo consideraron hasta su fallecimiento maestro de maestros. Ahora Pablo Lozano ya contempla sobre verdes praderas las figuras de sus queridos toros y debate junto a Fandiño, Paquirri, El Yiyo, Bienvenida, Víctor Barrio o José Falcón, entre otros, la casta y hechuras de éste o aquel semental que marcha al trote hacia una lenta puesta de sol, entre encinas y olivares. DEP.

COMPARTIR: