15 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Inicialmente se verán las caras Iñaki, Cristina y los reyes Eméritos, Juan Carlos I y Sofía, aunque Felipe VI habría sido invitado

Reunión clave de los Borbones en Suiza con motivo de la graduación de Irene Urdangarin

El Cierre Digital en Juan Carlos I, la infanta Cristina, Iñaki Urdangarin y la reina emérita Sofía con el colegio al que ha asistido Irene Urdangarin de fondo.
Juan Carlos I, la infanta Cristina, Iñaki Urdangarin y la reina emérita Sofía con el colegio al que ha asistido Irene Urdangarin de fondo.
El próximo viernes Irene Urdangarin se graduará tras finalizar Bachillerato en la Escuela Internacional de Ginebra (Suiza). Al evento asistirán, inicialmente, sus padres, la infanta Cristina y Urdangarin; su tía, la infanta Elena, con sus hijos; y sus abuelos, los reyes eméritos Juan Carlos y Sofía. Un encuentro que se producirá en una situación de “calma” para la Familia Real después de los frentes que se les han abierto estos años.

Los benjamines de la Familia Real española se hacen mayores de edad, y eso se nota en las ceremonias de graduación de sus estudios de Bachillerato antes de acceder a la universidad. En mayo se graduaba la princesa Leonor de Borbón en su internado de Gales (Reino Unido) y, según han informado varios medios, este viernes lo hará Irene Urdangarin de Borbón, la hija pequeña del matrimonio de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin.

Mientras que la graduación de la princesa Leonor fue un evento íntimo, al que solo acudieron los reyes y su hermana, la infanta Sofía, la graduación de Irene Urdangarin en la Escuela Internacional de Ginebra (Suiza) promete ser una reunión clave entre los Borbones.

Inicialmente, se espera que acudan al evento Iñaki Urdangarin y Cristina de Borbón —que se encuentran en pleno proceso de divorcio—, sus hijos, la infanta Elena con sus respectivos hijos y los reyes eméritos, Juan Carlos I y Sofía. Según ha podido conocer elcierredigital.com, al evento también habría sido invitado el rey Felipe VI, aunque se desconoce si asistirá. La que sí que parece una ausencia anunciada es Ainhoa Armentia, la abogada que se ha convertido en la nueva pareja de Urdangarin y que habría decidido no acudir a la graduación de Irene para evitar polémicas.

Irene Urdangarin.

De acudir todos los miembros de la Familia Real ya expuestos, el rey emérito se vería las caras con Urdangarin. La Familia Real lleva sin dejarse ver cerca de Urdangarin desde que este entró en prisión por el caso Nóos.

Todo parece indicar que sí que estará en el evento la infanta Elena, que el pasado martes acudía a las instalaciones de Radio Libertad (del Grupo Intereconomía) con motivo de los premios del mítico programa radiofónico Caliente y frío, presentado desde hace 48 años por el decano de la radio española Álvaro Luis. En el evento, la infanta confirmó que acudirá a la graduación.

Situación tranquila en la Familia Real

La infanta Elena dio en el citado evento una imagen sonriente —según ha podido constatar elcierredigital.com­— que “indica que las aguas en la Casa Real están tranquilas y que se ha llegado a un acuerdo” del divorcio de Iñaki Urdangarin y Cristina de Borbón, según comentan fuentes conocedoras a elcierredigital.com.

El rey emérito habría visitado Suiza, España y Reino Unido en el último año para atar, además del acuerdo de divorcio, la restructuración de su herencia, como ya informamos desde elcierredigital.com. Según ha podido conocer este diario, se estarían ultimando los detalles para que “cada una de sus hijas reciban la cantidad correspondiente”, después de que Felipe VI renunciara a la herencia de Juan Carlos I.

El rey emérito con sus dos hijas y algunos de sus nietos.

Tal y como informan fuentes cercanas a la Familia Real, "todo se hará al margen de la Hacienda Pública española, pues las gestiones pertinentes se llevarán a cabo desde Suiza y Reino Unido, donde están las cuentas de Juan Carlos y de donde proceden los bancos que las llevan".

Respecto a los beneficiarios de su herencia, el rey Felipe VI "continúa siendo un interrogante" a pesar de haber renunciado a ella. Sin embargo, fuentes cercanas a la Casa Real aseguran que Cristina de Borbón "podrá recibir su parte sin problema, pues su domicilio fiscal está en Suiza –donde además resolverán los trámites de su divorcio y la pensión que recibirá Urdangarin–". Esto sucederá así porque Irene, la menor de los hijos de Cristina, se quedaría con ella en el país suizo para cursar una carrera universitaria durante cinco años.

Sin embargo, la infanta Elena, con domicilio fiscal en España, no podría recibir la herencia de su padre sin que pase por manos de la Hacienda española. Por ello, según indican fuentes cercanas a la Familia Real a elcierredigital.com, "el supuesto viaje de Victoria Federica para reunirse a vivir con su hermano y su abuelo a Abu Dabi permitiría que el dinero que le corresponde a Elena llegue a través de sus hijos". Esto sería posible si Elena se convirtiera en la administradora de esa cuantía que recibirían Froilán y Victoria Federica.

Con todo esto atado y la situación más tranquila, según ha podido conocer elcierredigital.com, la infanta Elena ha “mostrado el deseo de que su padre vuelva a España. Están intentando todos que vuelva”. Dentro de este “todos”, se incluiría el propio Felipe VI.

“Ha habido acercamientos por parte de la Familia Real con Feijóo por si, en el supuesto caso de que el PP ganase las próximas elecciones del 23 de julio, pudiesen llegar a un entendimiento para que el rey emérito vuelva a España. Parece ser que Felipe VI está transmitiendo a sus más allegados que, dada la avanzada edad de su padre (85 años), quiere tenerle cerca. Para él sería un gran disgusto si su padre fallece en el extranjero”, cuentan fuentes del entorno a elcierredigital.com.

El rey emérito, “largas temporadas” en España

Por su parte, el rey emérito tendría planeado volver a España este año tras su viaje en abril —en el que pasó por Reino Unido—. Aunque en un principio tenía planeado volver el junio para participar en las regatas de Sanxenxo, finalmente estas se cancelaron debido a la “inestabilidad meteorológica”.

Juan Carlos I a bordo del Bribón.

Fuentes cercanas al entorno del emérito señalaban a elcierredigital.com que “el monarca está inscrito en todas las regatas 6mR que habrá este verano". De acuerdo con el calendario de regatas del Real Club Náutico de Sanxenxo, se celebrará otra competición de clase 6mR —en las que puede competir su barco, el Bribón— los días 7, 8 y 9 de julio, por las que ya mostró su intención de acudir como ya informó elcierredigital.com.

Además, a finales de verano tendrán lugar otras regatas de la misma clase, concretamente, el 29 y 30 de septiembre y el 1 de octubre. Las mismas fuentes indican que “su intención en estos momentos es pasar largos periodos de este verano en España para competir en estas regatas y escaparse a ver a sus amigos a lugares donde se siente realmente cómodo”.

Aunque Juan Carlos I tendría intención de acudir a las regatas de julio, según las fuentes consultadas por este diario “su entorno le está presionando para que venga después de las elecciones, porque no conviene. El Gobierno también podría estar luchando para que no venga. Salvo que se lo pida alguien de su entorno es poco posible que haga caso. Extrañaría que queriendo venir ya espere hasta la última semana de julio”.

El acuerdo de divorcio entre Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin

Para cuando el rey emérito vuelva a España, el divorcio entre Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin ya podría haber tenido lugar. La veda para que se formalice comenzó después de que su hija pequeña, Irene, cumpliera 18 años el pasado 5 junio. Según fuentes consultadas por elcierredigital.com, “el pacto de divorcio podría haberse formalizado a partir del 6 de junio”.

Por tanto, la firma del divorcio de sus padres se podría haber llevado a cabo fuera de un juzgado y contando solamente con la mediación de un notario lejos de España —por lo que los detalles de la ruptura no serían de dominio público en nuestro país—. En principio, tal y como adelantó elcierredigital.com, los exduques de Palma pondrán fin a su matrimonio ante una notaría de Suiza.

Los exduques de Palma en el día del anuncio de su compromiso en el Palacio de la Zarzuela.

Tal y como adelantó elcierredigital.com a pocos días del 18 aniversario de Irene Urdangarin, el exduque de Palma habría 'apretado aún más el acelerador' y se habría mostrado disconforme con el dinero que se le dará una vez se formalice el divorcio, "pidiendo más de la cantidad acordada".

En los primeros acuerdos monetarios para llevar a cabo esta ruptura, que sufragará el rey emérito Juan Carlos I a través de sus cuentas, el exdeportista de élite recibiría 25.000 euros mensuales además de 2.000.000 de indemnización y varios inmuebles, como ya informó elcierredigital.com.

Enfrentamiento por “relaciones amorosas”

Además, según fuentes cercanas a la pareja y conocedoras de los negocios de su divorcio, "en estos momentos habría un enfrentamiento entre Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin por supuestas relaciones amorosas que la infanta mantendría en la actualidad con un aristócrata barcelonés de familia de alta alcurnia y gran poder económico. Iñaki considera que estas relaciones amorosas también se produjeron durante sus años de matrimonio".

"Él considera que hubo ‘infidelidades' de Cristina mientras se encontraba en prisión por el caso Nóos. Y aquí no lleva razón. Igual que en otras sí, en este caso se equivoca", señalan fuentes conocedoras del caso a elcierredigital.com. Tal y como recalcan estas voces, "Urdangarin estaría molesto por este motivo y estaría pidiendo más dinero. 'Ella va a ser feliz nada más que nos divorciemos con su nuevo amor y yo qué...', ha llegado a decir a personas muy cercanas”, relatan estas fuentes.

Ante las peticiones de una mayor cuantía económica por parte de Urdangarin y sus presuntas acusaciones por una supuesta "relación amorosa", Cristina estaría "muy disgustada y decepcionada porque su todavía marido piense así de ella", señalan las mencionadas fuentes, "y por eso ha saltado, aunque quien finalmente pague sea el rey emérito”.

Cristina de Borbón y sus hijos en Córdoba

A pesar de este enfrentamiento con el que se convertirá en su exmarido, fuentes de su entorno afirman que la infanta Cristina “está feliz e ilusionada con el empresario catalán con el que se estaría viendo”.

El pasado 13 de junio la infanta cumplía 58 años unos días después de que lo hiciera su hija Irene, con la que se dejó ver unos días antes de su cumpleaños por Córdoba. También la acompañaban sus otros tres hijos: Juan Valentín, Pablo y Miguel. Aparte de visitar la ciudad, la infanta y sus descendientes acudieron a comer a uno de los locales más conocidos de la ciudad, Casa ‘El Pisto’, que publicó una imagen de Irene, Cristina y Juan Valentín con personal del restaurante.

Cristina, Irene y Juan en Casa 'El Pisto'.

Este viernes, no obstante, la familia estará de nuevo en Suiza para la graduación de Irene, a la que se espera que inicialmente acudan también los eméritos y la infanta Elena con sus hijos.

Tras finalizar sus estudios en Bachillerato, Irene comenzara su nueva etapa universitaria y aunque varios medios apuntaban a que comenzaría su formación en la EHL Hospitaly Business School de Lausanne, una de las universidades más exclusivas del mundo especializada en gestión hotelera —cuya matrícula anual asciende a 35.000 euros—, la hija pequeña de la infanta Cristina "no sabe qué hacer todavía".

Al igual que su prima Victoria Federica, con quien mantiene una excelente relación, es una apasionada del mundo del diseño y la moda por lo que podría orientar su carrera profesional hacia dicho sector.

Irene, una niña deseada

Fue en diciembre del año 2004 cuando Zarzuela anunciaba el nuevo embarazo de la infanta Cristina. Por aquel entonces, la exduquesa de Palma era madre de tres varones y reveló ante los medios de comunicación que tanto ella como su marido Iñaki Urdangarin "estaban muy ilusionados", para matizar que "les haría ilusión que el bebé fuera una niña". Y así fue.

El 5 de junio de 2005 a las 15.55 horas nacía en la Clínica Teknon de Barcelona Irene Urdangarin y Borbón, cuarta hija de los exduques de Palma. El matrimonio escogió el nombre por su "significado y belleza", así como por realizar un pequeño homenaje a la princesa Irene de Grecia, quien mantiene un estrecho vínculo con su sobrina la infanta Cristina, que incluso la considera como "una segunda madre".

Los exduques de Palma junto a sus hijos a la salida de la Clínica Teknon.

Tras brindar frente a los periodistas congregados, el exdeportista confirmó que el nuevo bebé "cumplía con todas las expectativas del planteamiento de familia que nos habíamos hecho". Tres días después los exduques de Palma abandonaban la clínica catalana junto a la pequeña Irene, ataviada con un vestido blanco, y sus tres hijos.

El estallido del 'Caso Noós'

Desde su infancia, Irene ha mantenido un perfil bajo frente a los medios de comunicación, aunque en sus apariciones públicas cautivaba a las cámaras y no solo por su belleza, sino por su simpatía y sencillez. Junto a sus hermanos y sus primos protagonizaba divertidas estampas en los posados de la familia real en Marivent. El último en el año 2008, momento en el que comenzó una sucesión de dramáticos episodios para los Borbones y que como consecuencia pusieron en jaque su estabilidad.

En septiembre de 2008, Irene comienza su formación académica en el Liceo Francés de la Ciudad Condal y un año después, con tan solo cuatro años, la familia se trasladó a Washington, donde el exdeportista trabajaba como consejero de Telefónica Latinoamérica y representante de la compañía en Estados Unidos, y la infanta ejercía como directora del Área Social de la Fundación La Caixa.

En la capital estadounidense la familia vivía lejos del ruido mediático y tanto ella como sus hermanos estudiaron en el elitista Liceo de Rochambeau, un colegio privado francés cercano a su entonces residencia ubicada en el barrio de Bethesda.

Tras su estancia en Washington regresan a España donde comienza un auténtico calvario para los exduques de Palma y para sus hijos. En 2011, el exyerno del rey emérito es imputado en el 'Caso Noós'. Irene tenía tan solo 11 años y, aunque siempre ha sido la más protegida, tuvo que hacer frente a la debacle familiar tras la imputación de su progenitor.

Su vida en Ginebra

Con 13 años, pone rumbo a Ginebra junto a su familia con el fin de escapar del foco mediático y es allí donde hace la primera Comunión, con asistencia de su abuela doña Sofía, vestida con el mismo traje que lució su madre cuando recibió el sacramento en la década de los setenta. En la ciudad suiza la familia, sin ser ajena al proceso judicial del exdeportista, podía gozar de cierta calma. Allí alquilaron un lujoso piso en la Rue des Granges, cercano al Lago Leman, y los niños comenzaron a asistir al Colegio Ecolint.

En 2018 y en plena adolescencia, Irene recibe el golpe más duro de su vida: su padre ingresa en la prisión de Brieva (Ávila). La infanta Cristina decide quedarse en Ginebra junto a sus hijos para evitar el acoso mediático. El cúmulo de terribles circunstancias provocó una notoria bajada de rendimiento en sus estudios y de hecho, la infanta Cristina ha sido un pilar fundamental para volver a encauzar la carrera académica de su hija pequeña.

Froilán, enfocado en el trabajo

Quien también parece haber encauzado su carrera, esta vez la laboral, es Felipe Juan Froilán de Marichalar y Borbón, más conocido como Froilán, que ha dejado atrás sus polémicas salidas nocturnas para centrarse en el trabajo.

Froilán de Marichalar y Borbón.

El hijo de la infanta Elena y Jaime de Marichalar se encuentra en Emiratos Árabes, al igual que su abuelo el emérito Juan Carlos I, alejado de los problemas, con un trabajo en una petrolera y, como informaba La Razón, con un gran proyecto entre manos.

Este proyecto no es otro que la Cumbre del Clima de Naciones Unidas 2023 (COP28), que se celebrará en Dubái del 30 de noviembre al 12 de diciembre. Según el citado diario, Froilán está trabajando en la preparación de este importante evento.

Precisamente que esté tan inmerso en este proyecto podría retrasar la vuelta a España de Froilán, como mencionaba el diario ya mencionado. Aunque su deseo sería pasar las vacaciones de verano en España en compañía de sus amigos, la inminencia de un evento tan importante podría haber provocado que retrase sus días libres para seguir trabajando.

Froilán en Abu Dabi

Desde febrero, cuando elcierredigital.com informó sobre ello, Froilán vive en Abu Dabi. Al principio lo hizo al lado de su abuelo, Juan Carlos I, pero tras conseguir trabajo en una de las empresas más importantes del país —vinculada también con los negocios de Juan Carlos—, se fue a vivir solo a La Marina.

La empresa petrolera para la que trabaja, según desvelaba Sergio Garrido en el programa Fiesta, fue la que ha proporcionó a Froilán un piso en la planta 12 o 13 de un edificio de La Marina. Tal y como pudo confirmar elcierredigital.com, la vivienda se encuentra en una de las zonas más lujosas de la capital y "es de lo más caro que hay en Abu Dabi".

Fuentes cercanas a la Familia Real sostuvieron a elcierredigital.com que Froilán fue "obligado" a ir a Emiratos Árabes para "centrarse en su futuro profesional" con la ayuda de los contactos que tiene su abuelo en el país.

Lo cierto es que, según informaban desde La Razón, a Froilán le estaría yendo bien en el plano profesional en Abu Dabi. Además del proyecto que tiene entre manos, estaría destacando en el área de las relaciones institucionales debido a las habilidades interpersonales que tiene, así como a la capacidad de adaptación y cortesía de las que dispone. Según el citado medio, fuentes de su entorno afirman que “se siente valorado y muy motivado”.

La infanta Elena afirmó en el evento en el que se dejó ver el pasado martes que “lo que peor lleva Froilán de Abu Dabi es el calor que hace” en la ciudad.

Con los futuros de todos los miembros de la Familia Real más encaminados, los Borbones podrían volver a verse las caras en Suiza con motivo de la graduación de Irene Urdangarin.

COMPARTIR: