21 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El dueño de Air Europa planea viviendas de lujo en suelo que compró de la herencia Nadal,para fundaciones religiosas, en el municipio de García Urbano

Los 'escándalos' del alcalde del PP en Estepona (II): Vínculos con 'Pepe' Hidalgo y sus ‘pelotazos’ urbanísticos

El Cierre Digital en El empresario Juan José Hidalgo, el alcalde de Estepona José María García Urbano y, de fondo, el Ayuntamiento de Estepona.
El empresario Juan José Hidalgo, el alcalde de Estepona José María García Urbano y, de fondo, el Ayuntamiento de Estepona.
Fuentes de la oposición en Estepona (Málaga) señalan "tratos de favor" entre el alcalde del PP José García Urbano y el empresario Juan José Hidalgo, propietario de Globalia. Los terrenos de la herencia de Nadal Guerrero, destinados a Fundaciones religiosas, serían utilizados para un presunto 'pelotazo' urbanístico de Hidalgo que, supuestamente, contaría con el beneplácito del alcalde. El dueño de Air Europa planea construir una ciudad deportiva y viviendas de lujo dentro de estos terrenos.

Son varias las denuncias ciudadanas sobre la 'controvertida' gestión del alcalde del Partido Popular, José María García Urbano, en la localidad malagueña de Estepona, a las que ha tenido acceso elcierredigital.com y que venimos publicando. En ellas, se destapa la presunta existencia de un "entramado empresarial" cercano al Ayuntamiento de esta conocida e importante localidad malagueña, que en su día fuera reino alternativo de la corrupción del gilismo en la Costa del Sol, por entonces bajo el mandato de Jesús Gil Marín, hijo del patriarca del clan al que apodaban "El Pionero".

Ahora, fuentes de la oposición en este Consistorio malagueño apuntan a elcierredigital.com "la existencia de supuestos vínculos personales y posibles 'tratos de favor' entre el alcalde de Estepona [José María García Urbano,del PP] y el empresario Juan José Hidalgo", el dueño de Globalia —que posee la compañía Air Europa—. Hidalgo, tras el estallido del caso ‘mascarillas’, está bajo el foco de la polémica por su vinculación con Begoña Gómez, la mujer del líder del PSOE Pedro Sánchez, así como por la decisión de Bruselas de paralizar de nuevo la venta de su aerolínea al holding IAG a la espera de más información tras conocerse el 'caso Koldo'.

Pero la clave de este nuevo capítulo mediático de la familia Hidalgo está en la localidad malagueña de Estepona, donde sus tentáculos han penetrado para dar un presunto "pelotazo" inmobiliario millonario, como ya publicó en su día elcierredigital.com.

Se trataría de una gran operación de construcción inmobiliaria —"con el apoyo del alcalde del PP", señalan—, de más de mil viviendas de lujo y una ciudad deportiva en los terrenos que proceden de la herencia de la familia Nadal Guerrero, situados en una zona privilegiada de Estepona y que habían sido donados en su día por esta familia a la Iglesia Católica para establecer allí Fundaciones de carácter religioso y educativo.

Estos terrenos, ahora muy cotizados en Estepona, abarcan aproximadamente tres millones de metros cuadrados y pertenecen desde 1998 a ‘Pepe’ Hidalgo, tras haberlos adquirido “a precio de coste” a Unicaja, una entidad crediticia bajo sospecha desde que fuera señalada por su vinculación con el PSOE andaluz a través de su omnipresente presidente Braulio Medel, el hombre que dominó y controló a su antojo la entidad malagueña desde principios de los años 90. Un catedrático de Hacienda Pública reconvertido a banquero en la época felipista, muy afín a todos los exlíderes socialistas andaluces, desde Manuel Chaves, José Antonio Griñán o Susana Díaz

Precisamente Unicaja, la entidad de Medel, se había quedado con estos terrenos, inicialmente catalogados urbanísticamente como de rústicos, tras haberlos embargado por impagos a la Iglesia Católica, que poseía gran parte a modo de albacea de la herencia de los Nadal. Luego, "el empresario José Hidalgo se quedó con ellos tras adquirirlos a Unicaja a precio de coste", señalan las fuentes municipales consultadas por elcierredigital.com.

Según estas mismas fuentes, "Hidalgo intentaba construir una gran promoción de viviendas en estos terrenos 'rústicos desde que los adquirió, y se ha enfrentado a numerosos créditos y pleitos al respecto, lo que derivó en un bloqueo jurídico que finalizó con la llegada del alcalde el PP José García Urbano al Ayuntamiento de Estepona".

343434

Juan José Hidalgo.

Según fuentes municipales, "inicialmente este suelo de uso público —al menos en parte— iba a albergar la futura Universidad de Estepona, algo que finalmente no ha sucedido, pero ahora sería el eje angular de un supuesto ‘pelotazo’ urbanístico de Hidalgo, que pretende edificar más de mil viviendas turísticas de lujo en terrenos —concretamente en las fincas de Guadalobón y Arroyo Vaquero— que forman parte del legado de la familia Nadal y que eran herencia suya al pueblo de Estepona", señalan las fuentes consultadas por elcierredigital.com. Todo ello, "con el supuesto beneplácito y el apoyo del alcalde García Urbano", señalan desde la oposición ciudadana en Estepona. 

En estos terrenos Hidalgo planea construir lo que ha denominado “la ciudad mundial del deporte”cuyo objetivo sería convertirse en el lugar de concentración de las grandes selecciones internacionales de fútbol debido al beneficioso clima de la Costa del Sol. El importante proyecto inmobiliario "incluiría campos de golf, viviendas de lujo y clínicas deportivas, entre otros", señalan.

Fuentes del PSOE en Estepona también señalan a elcierredigital.com que “parte de los terrenos eran en su día de uso rústico, pero el alcalde García Urbano recalificó los terrenos favoreciendo a Hidalgo y sus proyectos, que ya nada tenían que ver con los deseos de la familia Nadal y el propósito inicial de construir la Universidad de Estepona”, afirman.

La historia de la Herencia Nadal

La herencia de los Nadal Guerrero consistía en varios terrenos dentro del municipio de Estepona, que fueron divididos en tres partes. Una de ellas pertenecía a Antonia Guerrero, otra a José Nadal y la última, y la más polémica en la actualidad, a María Catalina Nadal Guerrero, la última heredera de la saga. Estas divisiones de la herencia fueron destinadas a fundaciones educativas y religiosas, ya que María Catalina no dejó descendientes. 

Para comprender la situación en la que se encuentran actualmente los terrenos de la herencia Nadal en Estepona es necesario remontarse al siglo pasado, concretamente a la década de los 70, cuando María Catalina Nadal Guerrero muere sin descendencia, dejando sus fincas de Guadalobón y Arroyo Vaquero —los terrenos mencionados anteriormente que abarcan casi tres millones de metros cuadrados— bajo la administración del padre don Manuel, su albacea. Este sacerdote, tras fallecer en los años 80, cedió las dotes de albacea de los terrenos al que fuera obispo de Mallorca, monseñor Teodoro Úbeda Gramage, que los administraba bajo las instrucciones de la Conferencia Episcopal española.

72736327

María Catalina Nadal Guerrero, última heredera de los Nadal

María Catalina había cedió estos grandes terrenos en Estepona a la Iglesia española con un solo objetivo: “Quería que se construyera una escuela para mujeres pobres”, explican las fuentes consultadas por elcierredigital.com.

Es por ello que la Conferencia Episcopal, a través del entonces obispo de Mallorca, ordenó la rehabilitación de los terrenos y compensaciones económicas para los agricultores y colonos con el fin de construir “una extensión de la Universidad de Salamanca”, que funcionaría como Universidad de Estepona y que, además, ayudara a varias instituciones religiosas. Los proyectos para su acondicionamiento fueron encargados a la empresa madrileña Corporación de Promotores Europeos.

Pero poco tiempo después la citada empresa empezó a tener problemas económicos y el obispo de Mallorca "firmó pagarés por un millón de euros en calidad de administrador y presidente de la Fundación Nadal", expresan estas mismas fuentes.

En 1993, la situación explotó para el obispo Teodoro. Y varios bancos presentaron una demanda en los tribunales para exigir el pago de los pagarés y solicitar el embargo de los bienes de la herencia Nadal, entre ellos Unicaja. Llegado el año 1998, "Globalia, vía Unicaja, se quedó con la mayor parte del ‘pastel’más de dos millones de metros cuadrados", señalan fuentes conocedoras del caso. La entidad crediticia malagueña, con Braulio Medel al frente, vendió a "precio de coste" parte de su porción de los terrenos a la compañía Globalia de Hidalgo tras previos acuerdos. 

Finalmente, la idea de construir en este suelo una universidad, como era el deseo póstumo de la familia Nadal, se fue diluyendo. Y no fue por falta de intentos, pues las fuentes consultadas por elcierredigital.com recuerdan que “Hidalgo ha intentado conseguir permisos para sus proyectos urbanísticos en la zona desde que la adquirió, cuando estaba el PSOE en el Ayuntamiento de Estepona y también con el GIL de Jesús Gil, del que era muy amigo, que llegó a contactar con varias universidades católicas y cristianas (como la Universidad Europea) para tratar de organizar el proyecto, pero nunca pudo llevarlo a cabo”.

El presunto ‘pelotazo’ de Hidalgo con la herencia Nadal

En aquella época, adquirir los terrenos de la herencia de los Nadal le costó a ‘Pepe’ Hidalgo alrededor de 35.000 millones de las antiguas pesetas. Según las fuentes consultadas por el cierredigital.com, “Hidalgo había pactado con la Junta de Andalucía controlada por Chaves y con el alcalde socialista de entonces en Estepona, Antonio Barrientos (un médico reconvertido en político, luego investigado por corrupción política y urbanística en el 'caso Astapa'), que se podría construir en ese terreno”, pero la promesa nunca llegó a concretarse.

Además, “el alcalde socialista Antonio Barrientos le ofreció un acuerdo diferente, que incluía el pago de 80 millones de euros para el Ayuntamiento de Estepona, e Hidalgo lo rechazó”, señalan fuentes de aquella negociación a elcierredigital.com. 

Durante 20 años, el dueño de Air Europa, Juan José Hidalgo, ha tratado de darle ‘salida’ a sus terrenos, pero tanto el citado caso Astapa —por el que, como hemos señalado, fue imputado el alcalde del PSOE Antonio Barrientos— como las barreras burocráticas y jurídicas, han frenado su ‘pelotazo’ inmobiliario de la “ciudad mundial del deporte”.

Sin embargo, ahora, señalan fuentes de la oposición socialista, "el actual alcalde del PP José María García Urbano podría facilitarle definitivamente los trámites, dándole la licencia de construcción”. Según lamentan fuentes de la oposición, “el alcalde acabó recalificando por su cuenta la parte que era suelo rural de los terrenos”.

 Sin embargo, ahí no acabarían los supuestos ‘favores’ de García Urbano hacia Hidalgo, ya que, según apunta Emma Molina, la portavoz socialista en el Ayuntamiento de Estepona: “El Ayuntamiento hizo en 2020 una modificación de las ordenanzas urbanísticas (PGOU), incluyendo artículos que estipulan que si se cambian los usos del suelo de turístico a hotelero, se pueden hacer apartamentos turísticos y aumentar la edificación un 25 por ciento”, señala la portavoz socialista.

WhatsApp_Image_2024-03-06_at_19.21.11

La Memoria Expositiva de la modificación del PGOU llevada a cabo por el Ayuntamiento de Estepona en 2020

Por su parte, el Ayuntamiento de Estepona ya se defendió de estas acusaciones en 2022 alegando que los terrenos a los que se hacía referencia estaban reconocidos como urbanizables desde 1994 -época en que el Obispo de Mallorca se enfrentó a los pagarés y perdió la administración de la Herencia Nadal-.

El Partido Popular de Estepona argumentó que la tramitación de las licencias urbanísticas en Arroyo Vaquero y Guadalobón -que se realizó bajo la normativa- tendrá un impacto positivo en el desarrollo de la ciudad, mencionando que la aprobación de estas licencias permitirá la creación de un campus universitario en Estepona.

324322

Juan José Hidalgo (izquierda) junto al alcalde de Estepona, José María García Urbano (centro)

Ahora, con la situación jurídica resuelta “gracias a las políticas favorables de García Urbano, Hidalgo está cerca de concretar un proyecto urbanístico en el que se incluyen viviendas turísticas de lujo, un hotel de cinco estrellas y campos de golf, además de una ciudad deportiva pensada para acoger las concentraciones y entrenamientos de las principales selecciones internacionales de fútbol", señala la oposición municipal en Estepona. 

Y es que no hay que olvidar que 'Pepe' Hidalgo también cuenta con la mayoría de las acciones del equipo de fútbol de la localidad, el CD Estepona, desde el verano de 2022. Un equipo que milita en la Segunda Federación y que fue fundado en 2014, hace justo diez años.

La portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Estepona, Emma Molina, señala a elcierredigital.com que “el señor García Urbano tenía prácticamente abandonado el proyecto deportivo de la ciudad, como también al equipo de fútbol, pero fue cuando llegó el señor Hidalgo al club cuando el alcalde comenzó a ir a los partidos y a mostrar el apoyo del Ayuntamiento a la entidad futbolística”.

La concejal socialista afirma que “este tipo de actitudes públicas dejan ver los vínculos entre el alcalde García Urbano y el empresario Hidalgo, que parece que acaba beneficiándose de las políticas del Ayuntamiento de Estepona. Por ejemplo, que ya tiene la aprobación provisional de sus proyectos urbanísticos, que normalmente tienen un tiempo de espera medio de cuatro años”.

Con la llegada del popular García Urbano a la alcaldía de Estepona, parece que el interés de Hidalgo por la Costa del Sol se ha despertado de nuevo y que su instinto inversor en la Costa del Sol, que durante la etapa de su gran amigo Gil y Gil tantos réditos positivos y millonarios le dio a su bolsillo, se reproduce.

Y eso que el empresario salmantino 'Pepe' Hidalgo, de 82 años, lleva los últimos años buscando zanjar su retiro definitivo fuera de España, pasando cada vez más tiempo en República Dominicana, donde ha adquirido ya su doble nacionalidad —al igual que los exlíderes socialistas José Bono y Felipe González—, sus nuevos compañeros en las urnas y en la productiva vida empresarial dominicana. 

COMPARTIR: