16 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El 60 cumpleaños de la infanta Elena ha reunido en el restaurante Pabú de Madrid a Felipe VI y Letizia, Juan Carlos I y Doña Sofía, sus hijos y nietos

La Familia Real española vuelve a juntarse: Lo hace por segunda vez en menos de dos meses

El Cierre Digital en
/ Cristina y Elena de Borbón, Doña Sofía, Juan Carlos I y los Reyes Felipe VI y Letizia Ortiz.
Elena de Borbón cumple 60 años en un momento difícil para la monarquía española tras la publicación del libro ‘Letizia y yo’ del periodista Peñafiel. Aun así, la infanta quería dar una fiesta en Zarzuela que ha terminado siendo un almuerzo en el restaurante madrileño Pabú, al que han acudido los reyes Felipe y Letizia además de Juan Carlos I, que llegó esta mañana desde Ginebra con su hija Cristina y su nieto Froilán. Es la primera vez que coinciden todos desde la jurar la Constitución Leonor.

Este 20 de diciembre la infanta Elena cumple 60 años. Una cifra redonda que iba a celebrar, tal y como se anunció en varios medios, con una gran fiesta que en un inicio iba a tener lugar en el Palacio de Zarzuela. Finalmente Elena de Borbón ha decidido optar por las discreción y ha organizado un almuerzo con su familia en el restaurante Pabú de Madrid, ubicado en la calle Panamá.

Al almuerzo estaba invitada toda la Familia Real y acudió su padre, el rey Emérito Juan Carlos I, que aterrizó en el aeropuerto de Barajas en Madrid sobre las 11 de la mañana de este 20 de diciembre “a bordo del jet privado que siempre le pone su amigo el jeque árabe y podría quedarse a dormir en la casa madrileña de su hija Elena”, según informaban fuentes de su entorno a elcierredigital.com.

Tal y como se ha confirmado esta mañana, Juan Carlos I ha viajado desde Ginebra junto a su segunda hija, Cristina de Borbón, y su nieto Froilán en un avión privado de la compañía Vistajet para acudir al "discreto" almuerzo que ha organizado Doña Elena. Uno al que también han acudido los reyes Felipe y Letizia. Ha sido la primera vez desde el funeral de Constatino de Grecia a principios de este año en la que los reyes actuales y los Eméritos se han reunido por una cuestión familiar, aunque ya coincidieron el 31 de octubre en el Palacio del Pardo tras la jura de la Constitución de la Princesa Leonor.

Una de las pasiones de la infanta Elena es la hípica y, según informa El Nacional Cat., el rey Emérito le habría regalado un caballo pura sangre de unos 800.000 euros. Aunque el mayor regalo para Elena, muy unida a su padre, es que este acuda a la celebración de su 60 cumpleaños. Una a la que han acudido sus hijos —Froilán ha viajado desde Abu Dabi—, la infanta Cristina con algunos de sus vástagos (ha faltado Miguel, por tener que atender asuntos en el extranjero), la reina Sofía y su hermana Irene de Grecia y la infanta Margarita y su familia.

El rey Emérito, que ha acudido a la celebración, podría pernoctar en casa de su hija Elena, como ya hemos informado, aunque el monarca también estaría barajando salir de España tras terminar la fiesta al haber firmado en un comunicado su renuncia a dormir en residencias públicas de Madrid y por tanto no poder hacerlo en el Palacio de Zarzuela.

Cabe recordar que la infanta Elena siempre ha estado muy cerca de su padre. De hecho, cuando el pasado año se conoció su mudanza temporal de su casa en el madrileño barrio del Niño Jesús a otro barrio más céntrico, como el de Almagro, ya se comentó que el piso escogido por la infanta había sido adaptado para personas con movilidad reducida, presuntamente con la idea de que su padre pudiera visitarla y pernoctar allí sin problema alguno.

La infanta Elena de Borbón.

Una de las modificaciones que la infanta Elena habría hecho en esta reforma inmobiliaria, según apuntaron diversos medios, era dar mayor amplitud a los pasillos "para que Juan Carlos I se pudiera mover cómodamente debido a los problemas de movilidad que le achacan".

En la última visita de Juan Carlos I a España —el pasado mes de noviembre para participar en las regatas de Sanxenxo con su barco el Bribón—, se alojó en casa de su amigo Pedro Campos, como es costumbre. Y en la visita previa a esta, por el cumpleaños de su nieta Leonor (el 31 de octubre), ni siquiera pudo quedarse a dormir en España, ni tampoco acudir a la jura de la Constitución de la princesa. Esta es la séptima visita del Emérito en España desde que se fue del país en el que reinó en el año 2020 para instalarse en Abu Dabi.

Un viaje en medio de la polémica de Letizia y Jaime del Burgo

Este nuevo viaje a España del rey Emérito se produce en medio de un momento difícil para la imagen de la monarquía española en Europa. Sobre todo después de que cabeceras internacionales de prestigio como Paris Match o Madame Figaro se hayan hecho eco en su portada de los secretos de la Reina Letizia desvelados en el nuevo libro de Jaime Peñafiel, 'Letizia y yo'.

Este libro ha supuesto un auténtico ‘bombazo’ informativo, no solo para aquellos seguidores de los entresijos de la familia real española sino para la gran parte de la prensa internacional. Y es que en su libro, el veterano periodista granadino revelaba algunos de los secretos de la reina de España, y para ello contaba con el asesoramiento del empresario Jaime del Burgo, quien, según relató Peñafiel en una entrevista a elcierredigital.com, “fue su gran amor”.

Las declaraciones de Peñafiel a nuestro medio han sido reproducidas por distintos medios británicos, como el Daily Mail, que se ha hecho eco de la relación entre Del Burgo y Letizia Ortiz. “La realeza española, conmocionada por las declaraciones del excuñado de la reina Letizia, con quien tuvo una relación romántica antes de casarse con su hermana, mientras comparte una selfie en la que ella le ‘confiesa su amor’”, así tituló el medio británico un extenso reportaje analizando la situación a través de la entrevista realizada al autor del libro por elcierredigital.com, así como de los pasajes que se incluyen en la obra.

La infanta Cristina y su divorcio con Urdangarin

Y en este crispado ambiente mediático internacional sobre los entresijos de la monarquía española, llega Juan Carlos I a la celebración de los 60 años de su hija Elena, a la que también ha acudido su otra hija Cristina junto a parte de sus vástagos.

Actualmente, Cristina de Borbón, todavía con residencia fiscal en Suiza, está incrementando, al igual que su padre, sus visitas a España dentro de los 183 días que le permite la Ley. Pero mientras que el Emérito acude regularmente a Sanxenxo, su hija lo hace a Barcelona.

Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin.

Precisamente es la infanta Cristina y su divorcio con Urdangarin —que podría oficializarse en los próximos días, según indican fuentes de su entorno— uno de los posibles motivos dentro de este nuevo viaje a España del Emérito.

Según algunas fuentes, "don Juan Carlos podría volver hacer otra parada previa o posterior en Vitoria para ajustar ya la cantidad definitiva de dinero mensual que se le adjudicará a Iñaki Urdangarin”. Ya fue en su anterior visita sorpresa a Vitoria, este pasado mes de noviembre, cuando el Emérito dio el visto bueno a los últimos retoques al divorcio de su hija Cristina con el exduque de Palma.

Según apuntaba Vanitatis y tal y como ha podido confirmar elcierredigital.com, el divorcio entre Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina podría “hacerse público antes de que acabe el año. Quizá coincidiendo con este momento difícil para la imagen de la corona en varios medios de comunicación europeos”. Precisamente, el medio anteriormente citado apunta que ambos estarían preparando ya un comunicado conjunto que podría enviarse a la agencia EFE para distribuirlo a la prensa.

Como ya informamos en elcierredigital.com en exclusiva, la última visita de Juan Carlos I a España fue vital para que este divorcio se formalizase ya de una vez. Fue el domingo 26 de noviembre cuando al mediodía el Emérito acudió a Vitoria, ciudad que ya había visitado también antes de su llegada a tierras gallegas. Es verdad que ahí es donde tiene a sus médicos y tal y como informó la revista ¡Hola! ese domingo acudió además a Vitoria para ver a su odontólogo de confianza.

Sin embargo, según afirman fuentes cercanas a su entorno a elcierredigital.com, "ese no fue el único motivo por el que acudió a Vitoria: fue a encontrarse con Iñaki Urdangarin y sus abogados para cerrar los flecos del divorcio con la infanta Cristina de Borbón". Uno de los principales escollos radica en que “Urdangarin ha pedido un trabajo fijo y bien remunerado. Quiere tener cierta estabilidad asegurada”.

Este trabajo ya se habría intentado conseguir a finales de septiembre y principios de octubre en importantes empresas bursátiles españolas, en las que se pretendía que trabajara como asesor, pero, según las fuentes consultadas por elcierredigital.com, “finalmente no pudo ser porque las empresas no se mostraban favorables a contratarle. Incluida la multinacional Telefónica, donde trabajó como asesor varios años".

“Urdangarin quiso volver a Telefónica”

Precisamente, antes de que el caso Nóos estallara y Urdangarin se viera envuelto en el proceso judicial que hizo que ingresara en la cárcel de Brieva en junio del año 2018, el que era el marido de Cristina de Borbón estuvo trabajando en Telefónica Internacional como consejero y también como miembro de los consejos de la compañía española en Brasil y México. Tanto que en 2009 asumió el cargo de presidente de la Comisión de Asuntos Públicos de Telefónica Internacional.

Según pudo saber elcierredigital.com a través de fuentes de la compañía —y como ya publicamos—, “Urdangarin pidió una excedencia en el año 2012 de manera no formal a la cúpula de Telefónica. Posteriormente, y cuando salió de la cárcel, empezó a buscar trabajo, pidió a Telefónica volver a la compañía remitiéndose a la excedencia que pidió, pero desde la cúpula le dijeron que no. Se encontró que ya no estaba su amigo Cesar Alierta, sino que ahora mandaba Álvarez Pallete... y la cosa cambió”. Esto hizo que Urdangarin, según fuentes de su entorno, se sintiera “muy decepcionado”.

Iñaki Urdangarin y Juan Carlos I.

Uno de los motivos de esta negativa, al parecer, y tal y como indican estas fuentes, sería que Telefónica se encontraba “con una nueva cúpula directiva en un momento muy delicado", como así ocurrió meses después "con la entrada del grupo árabe STC Group en el accionariado de la teleco española”.

Las claves del pacto de divorcio entre Iñaki Urdangarin y Cristina de Borbón

Como hemos informado a lo largo de este año en elcierredigital.com, el rey Emérito es una figura clave en el pacto de divorcio entre Iñaki Urdangarin y Cristina de Borbón, ya que “está siendo el encargado de pagar las cantidades acordadas”, según fuentes de su entorno.

Aunque los medios de comunicación han estimado que la cantidad que Iñaki Urdangarin percibirá de forma mensual como parte de este pacto de divorcio es de 5.000 euros, fuentes conocedoras explicaban a elcierredigital.com, que “podría llegar a quintuplicarse”. Una cantidad, además, como ya informamos en su día desde elcierredigital.com, a la que se añade un pago único en calidad de particiones patrimoniales de divorcio que sumaría una cantidad en torno a los dos millones de euros, de los que ya habría cobrado aproximadamente la mitad, es decir, un millón de euros ya recibido.

Este dinero probablemente será el que reciba directamente en España, donde se firmará supuestamente de manera oficial el divorcio, en concreto, en una notaría de Barcelona. Pero, según fuentes consultadas, "a esta cantidad se sumará otra cantidad que percibirá en el extranjero por parte del Emérito, que es el encargado de pagar y que nunca se sabrá”.

Y es que, como ya informamos desde elcierredigital.com, una de las condiciones de Urdangarin para aceptar el pacto era que “parte de las cantidades a percibir constasen en un documento oficial”. Este documento, que sería de carácter privado y se presentaría ante notario el día del divorcio, serviría así para que el exduque pudiese cubrir sus espaldas ante posibles investigaciones de la Hacienda Pública, ya que, a diferencia de la infanta Cristina, Urdangarin sí tiene residencia fiscal en España.

Las fuentes de su entorno consultadas por elcierredigital.com comentaban que la petición de Urdangarin venía dada porque “está ya muy cansado de marrones”, habiendo afirmado que “ya se ha comido muchos”.

Bidart, Baqueira y su usufructo

Según contó elcierredigital.com, otro de los puntos que se ha establecido en el acuerdo de divorcio tiene que ver con el usufructo del chalet de Bidart (Francia) y de la casa de Baqueira Beret (en el pirineo catalán).

Iñaki Urdangarin con Bidart de fondo.

“Iñaki Urdangarin disfrutará de la casa de Bidart y no de la de Baqueira. La quería también, pero finalmente no se le va a dar”, informábamos en exclusiva. Además, matizábamos la importancia de la palabra “disfrute” dentro del acuerdo de divorcio, ya que “tanto en Baqueira como en Bidart se estaba hablando del derecho de uso, porque el uso de la propiedad de Baqueira pertenece a la Corona, y la de Bidart pertenece a la madre de Urdangarin”.

Precisamente, tanto la propiedad de Baqueira como la de Bidart han sido importantes retiros vacacionales para Iñaki Urdangarin y Cristina mientras eran un feliz matrimonio.

De hecho, La Pleta, la casa de Baqueira —que fue regalada a la familia real en el año 1984 para garantizar que la realeza acudiera a esquiar a la estación—, en los últimos años ha sido más visitada por las propias infantas y los que fueron sus maridos que por el rey Felipe VI. De ahí que ambas propiedades hayan sido mencionadas en el acuerdo de divorcio.

Un pacto de divorcio que se podría formalizar en los próximos días. Y cuando el comunicado salga a la luz, quedará la gran incógnita: en qué puesto de trabajo comenzará a trabajar Iñaki Urdangarin en 2024.

COMPARTIR: