03 de marzo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Una vez solventados sus problemas judiciales, el rey Emérito recupera estos días en Sanxenxo sus pasiones y amigos añorando su pasado con nostalgia

Las claves de la sexta visita de Juan Carlos I a España: Vuelta a sus orígenes y reencuentros familiares

El Cierre Digital en Juan Carlos I a bordo del 'Bribón.
Juan Carlos I a bordo del 'Bribón.
Juan Carlos I ha vuelto a España y, como es costumbre, lo hace para participar con su barco, el ‘Bribón’, en la última regata del calendario del V Circuito Clase 6mr de vela. El lunes llegó al país en el que reinó tras haber pasado por Ginebra para ver a su hija Cristina y por Vitoria, para asistir, supuestamente, a una consulta médica. En Sanxenxo, vuelve a su pasado y a sus pasiones y se aloja en casa de Pedro Campos donde ha recibido varias visitas, entre ellas la de su hermana Margarita.

El pasado lunes por la tarde Juan Carlos I volvía a España. Es su sexta visita y, lejos del revuelo de las primeras, sus estancias en la localidad gallega de Sanxenxo son cada vez más discretas. El monarca, con sus procesos judiciales ya solventados, recupera así la pasión que tiene por el mar y se reencuentra con sus amigos y seres queridos en un intento de volver a su pasado añorado.

El rey Emérito llegó el lunes sobre las 18:25 al aeropuerto de Vigo, después de hacer una parada en Ginebra para ver su hija, la infanta Cristina, y en Vitoria, donde muchos medios apuntan que acudió a una visita médica. Al aeropuerto gallego fue a buscarle su fiel amigo Pedro Campos. Como es costumbre, se aloja en su residencia. Según medios locales, salió de la casa de Campos para cenar en un restaurante de O Grove el pasado jueves. El resto del tiempo se ha mantenido dentro de la vivienda, recibiendo visitas.

Como ya informamos desde elcierredigital.com, se esperaba que el rey Emérito tuviese un encuentro con su hermana, la infanta Margarita de Borbón. Esta ha acudido a Sanxenxo en compañía de su marido, Carlos Zurita, y su hija, María Zurita, así como Carlos, el niño de cinco años de esta última y ahijado del Emérito. Según apunta el Diario de Pontevedra, la familia al completo acudió a la residencia de Pedro Campos para comer con el Emérito el miércoles. Antes de eso, habían salido a navegar en familia.

Quien no pudo salir a navegar, debido a la falta de viento, fue Juan Carlos I el pasado jueves, cuando estaba previsto el primer entrenamiento. Sí que lo hizo el viernes junto a su hija la infanta Elena, que llegó ese mismo día a la localidad gallega de Sanxenxo para ver a su padre y navegar. Mientras que, según apuntan desde Europa Press, a Juan Carlos I se le vio subir a bordo del 'Bribón' con cautela, la infanta Elena salió al bar a bordo de 'Erica'.

Las visitas, por lo tanto, parecen haber sido la tónica general de esta nueva estancia del Emérito en España. Además de las ya mencionadas, destacan las de el exalcalde de A Coruña, Paco Vázquez, y la del regidor de Sanxenxo, Telmo Martín, según informa Faro de Vigo.

El día previsto para que comience la última regata del calendario del V Circuito Clase 6mr (Copa de España) de vela es este sábado a partir de las 13.30. El domingo acabaría la competición con la entrega de premios a las 17.00.

Montaje sobre el puerto de Sanxenxo y don Juan Carlos I.

Esta última regata responde al nombre de ‘desafío Barceló’ y aunque el 'Bribón' participará, ya se alzó con su tercer título Mundial en la isla de Wight (Reino Unido) a principios el mes de septiembre. “Juan Carlos I, a pesar de haber ganado, iba a seguir participando porque le encantan las regatas”, comentaban fuentes de su entorno a elcierredigital.com.

"Está en pie de guerra"

A pesar de que en esta visita del rey Emérito a España reina la tranquilidad, fuentes cercanas de su entorno afirmaban a elcierredigital.com que Juan Carlos I está "en pie de guerra". Una noticia difundida por nuestro medio que ha tenido repercusión en el público, ya que canales de Youtube como ‘El Periscopio’ se han hecho eco de ella.

Desde su exilio, uno de los deseos de don Juan Carlos I era aumentar su presencia en España dentro del máximo de 183 días que puede pasar en el país en el que reinó, tal y como estipula la legislación española. Un deseo que está cumpliendo, como se puede apreciar en sus visitas a España este año. La última de ellas, el día del cumpleaños de la princesa Leonor, cuando juró la Constitución. El rey Emérito no pudo acudir al evento en el Congreso de los Diputados, ni pernoctar en España, pero sí que acudió a la celebración familiar de carácter privado que tuvo lugar tras la jura.

"Él está muy enfadado con su hijo Felipe VI, sobre todo, después de lo sucedido durante la jura de su nieta Leonor y ahora, tras proclamarse campeón del mundo al ganar su tercer título en la clase de seis metros este pasado mes de septiembre, siempre que en el calendario del Real Club Náutico de Sanxenxo se marque una nueva regata, no hay duda de que él vendrá y participará, a no ser que sufra algún problema de salud que le impida embarcar", revelaban fuentes cercanas a elcierredigital.com tras su última visita, con previsión de venir a España este fin de semana del 24 al 26 de noviembre.

Además de esta nueva visita, Juan Carlos I ya viajó hasta el municipio pontevedrés hace casi dos meses, concretamente durante los días 28 y 29 de septiembre y 1 de octubre, con motivo de su participación en la ‘Regata Rey Juan Carlos I’. Una visita que tampoco estuvo exenta del revuelo mediático. Su hijo, Felipe VI, se encontraba a tal solo 15 kilómetros, en la localidad pontevedresa de O Grove, con motivo de la celebración de la V edición del Foro La Toja, pero, en teoría, no llegaron a reunirse.

Las últimas visitas del rey Emérito han estado marcadas no solo por su afición al deporte náutico o eventos familiares, sino por su “preocupación y descontento con la situación política actual en España”.

Los secretos políticos del Emérito

Según afirmaban fuentes monárquicas a elcierredigital.com, el Emérito “está muy molesto por la situación política de España y el tema del independentismo y quería hablar con su hijo, Felipe VI. Quería volver a España para salvar la unidad de la Constitución española, porque cree que la monarquía, España y también la Constitución están en peligro".

Juan Carlos I junto a Jordi Pujol.

Según revelaron fuentes constitucionalistas a elcierredigital.com, "Juan Carlos I de Borbón podría lanzar una batería de bombas si se produce un intento de apartar a la monarquía española y liquidarla. Es capaz de todo y su único deseo es que su nieta, la princesa Leonor, sea reina de España. Él no quiere que se vuelva a repetir el caso de su padre, don Juan de Borbón".

No hay duda, para ningún experto, que desde hace décadas don Juan Carlos I conoce a la perfección el entramado de las distintas formaciones políticas, así como su financiación y, como consecuencia, los secretos internos que se han escondido a lo largo de la historia. "Es evidente que conoce a la perfección cómo se forjó el Partido Socialista Obrero Español durante la Transición, las entrañas de PNV o la financiación de la extinguida formación Convergència i Unió, hoy reconvertido en Junts per Catalunya. El rey Emérito ha estado con ellos en muchos y sonados casos y conoce su estructura a la perfección. No hay duda alguna que mejor que nadie", sostenían a elcierredigital.com estas mismas fuentes.

Esta nueva visita de Juan Carlos I a España se produce tan solo unos días después de que Pedro Sánchez sea investido nuevo presidente del Gobierno. Una investidura que ha necesitado de una serie de pactos, entre los que se incluye la polémica ley de amnistía, ley que ha provocado que muchos españoles salgan a las calles para protestar por la situación política del país.

COMPARTIR: