28 de noviembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El objetivo del análisis es dar con restos biológicos de Miriam, Toñi y Desirée, cuyos cuerpos sin vida se hallaron en enero de 1993

Crimen Alcàsser: La Guardia Civil inspeccionará los coches de Miguel Ricart y Antonio Anglés

El coche de Ricart donde fueron secuestradas las niñas.
El coche de Ricart donde fueron secuestradas las niñas.
La magistrada del Juzgado de Instrucción número 6 de Alzira que lleva el caso del triple crimen de las niñas de Alcàsser ha ordenado a la Guardia Civil examinar de nuevo los vehículos de los dos principales autores materiales del triple crimen, Miguel Ricart y Antonio Anglés. Los coches, un Opel Corsa y un Seat Ronda, fueron inspeccionados por última vez en 1993, ocasión en la que no se hallaron nuevos indicios. Ahora, el objetivo es dar con restos biológicos de alguna de las menores.

Casi treinta años después de los asesinatos de Toñi, Desirée y Miriam, las niñas de Alcàsser, un grupo de especialistas de la Guardia Civil inspeccionará otra vez los coches de Miguel Ricart y Antonio Anglés, un Opel Corsa y un Seat Ronda, con nuevas técnicas de revelado de sangre y fluidos orgánicos.

Según informa el diario Las Provincias, la magistrada del Juzgado de Instrucción número 6 de Alzira, Valencia, ha ordenado examinar de nuevo los vehículos de los dos principales autores materiales del triple crimen. El objetivo del análisis es dar con restos biológicos de alguna de las menores. 

A principios de este verano, la jueza que lleva el caso manifestó su intención de deshacerse de ambos vehículos en vista de que en el último registro, practicado en 1993, no encontraron nada nuevo. Ante esta posibilidad, la Asociación Laxshmi para la Lucha contra el Crimen y la Prevención, una asociación de criminólogos personada como acusación popular en el caso, reclamó que volvieran a inspeccionar los coches, petición que ahora ha sido aceptada.

A punto de cumplirse 29 años de la desaparición

Miriam García, Toñi Gómez y Desirée Hernández tenían entre 14 y 15 años cuando fueron secuestradas, violadas y torturadas hasta la muerte. Las jóvenes fueron vistas por última vez el 13 de noviembre de 1992 cuando se dirigían desde Alcàsser, la localidad valenciana donde residían, a la discoteca Coolor, en Picassent.

Las tres niñas de Alcàsser. 

Hicieron autoestop y, a la salida de su pueblo, una pareja, Francisco Hervás y Mari Luz, las recogió y las dejó en la gasolinera Marí Picassent. Allí, una vecina aseguró haberlas visto subirse a un coche blanco con cuatro personas a bordo. Pero las jóvenes nunca llegaron a la discoteca. Su rastro se desvaneció. 

Comenzaba entonces una intensa búsqueda que terminó dos meses después, el 27 de enero de 1993, cuando dos apicultores hallaron los cadáveres semienterrados de las jóvenes en un paraje de difícil acceso conocido como La Romana, el mismo en el que, en 2019, una pareja encontraba restos óseos que pertenecían a una de las niñas. 

Miguel Ricart y Antonio Anglés

El 5 de septiembre de 1997, Miguel Ricart fue condenado a 170 años de prisión como autor de tres delitos de asesinato y cuatro continuados de violación, en concurso con tres delitos de rapto. El 29 de noviembre de 2013, con 44 años, Ricart salió de la cárcel después de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos anulara la doctrina Parot. 

Antonio Anglés, considerado autor material de los hechos, se fugó antes de ser detenido. Se sabe que Anglés llegó hasta Valencia, donde entró en una peluquería para que le tiñesen el pelo.

Cartel de búsqueda de Antonio Anglés. 

Después, las investigaciones le situaron en Cuenca y en Portugal. Desde allí se coló como polizón en un barco mercante irlandés. Fue detenido a bordo de éste pero, unas horas antes de atracar en Irlanda, le perdieron de vista. Un día después se encontró un salvavidas flotando en el mar, lo que disparó las hipótesis de que se había ahogado o huido a Latinoamérica.

A día de hoy, la Interpol mantiene a Antonio Anglés entre los delincuentes más buscados en todo el mundo.

COMPARTIR: