21 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este viernes la Emérita y su hija cenaron en 'Casa Ciriaco' y, este pasado sábado, los monarcas asistían a uno de los pasos del centro capitalino

La infanta Cristina vuelve a Madrid: Procesiones y cena castiza con doña Sofía

La Reina Sofía y la infanta Cristina.
La Reina Sofía y la infanta Cristina.
Este pasado sábado los reyes de España acudían hasta el centro de Madrid, en compañía de sus hijas la infanta Sofía y la princesa Leonor, para disfrutar de la procesión de la Soledad. Y, de hecho, era este pasado viernes cuando doña Sofía lo hizo junto a la infanta Cristina, que ha reaparecido de nuevo en la capital, y la princesa Irene de Grecia. Un plan que culminó con una cena en el histórico local de 'Casa Ciriaco', uno de los locales históricos del epicentro capitalino.

La infanta Cristina ha reaparecido, una vez más, en la capital española. Lo hacía este pasado viernes junto a su madre, la reina Sofía, y su tía, la princesa Irene de Grecia a quien llevaba de la mano ya que padece un trastorno degenerativo desde este pasado año. Tanto la monarca como su hermana y su hija recibieron la medalla de la Cofradía del Cristo de los Albarderos y, además, tuvieron la oportunidad de saludar a Simoneta Gómez-Acebo que se encontraba muy afectada por la pérdida de su hermano Fernando Gómez-Acebo. 

En pleno Viernes Santo, la hija pequeña de Juan Carlos I acudía junto a la Emérita y su tía, a la procesión la cual tuvo lugar en el Palacio Real el cual no pisaba desde 2013. Cabe destacar que esta es la primera vez, en años, que la infanta Cristina aparece en público, en un acto que, se ha desarrollado con un protocolo y formato propios de una ceremonia religiosa oficial. 

Y posteriormente a este acto, tanto Doña Sofía como Irene de Grecia y la infanta Cristina se dirigieron a la centrica calle Mayor. fue allí donde disfrutaron de una cena en 'Casa Ciriaco', uno de los locales más históricos de la capital y el cual cuenta con platos como el rabo de toro o la gallina en pepitoria, al que también solían acudir el rey Emérito y Felipe VI.

Y, precisamente el monarca ha sido protagonista junto a doña Letizia y sus hijas, la infanta Sofía y la princesa Leonor de este pasado sábado al asistir a la procesión de La Soledad. Aunque esta no ha sido la única vez que los monarcas se han dejado caer por el centro de la capital puesto que era mediados de este mes cuando los soberanos acudieron hasta la Marisquería Perlora, un local sito en la plaza de Antón Martín en el que disfrutaron de una velada para dos.

Y es que, desde hace décadas, los Borbones son asiduos a disfrutar de cenas, obras de teatro o películas en el epicentro capitalino pero, ¿cuáles son las paradas que componen la ruta de las dinastía en Madrid?. 

Cines verdi, Woody Allen y cañas por Malasaña

Lejos de los actos oficiales que componen la agenda institucional, como a cualquier mortal a los monarcas les gusta salir a disfrutar de los planes de Madrid. Sobre todo si están relacionados con la cultura y de hecho también lo comparten con sus hijas, la infanta Sofía y la princesa Leonor. Una de las salidas que más realizan los monarcas es al cine.Es habitual ver a los reyes en los Cines Ideal cercanos a la Plaza de Jacinto Benavente , los Cines Renoir de la calle Princesa o los históricos Cines Verdi localizados en Bravo Murillo.

Doña Letizia es una gran apasionada del cine y entre sus directores favoritos figuran Michael Haneke, Francis Coppola y Woody Allen a quien tuvo oportunidad de conocer personalmente en una cena en su apartamento de Nueva York a la que asistió junto a su esposo semanas antes del anuncio de su compromiso. La soberana no suele perderse el estreno de una película del director de ‘Medianoche en París’ en la gran pantalla, de hecho en 2015 asistió junto a Don Felipe a los Cinesa Manoteras donde como cualquier espectador vieron ‘Irration man’, una de sus últimas películas. 

Otro de los planes culturales que no faltan en la agenda personal de los reyes es asistir alteatro. Además de presidir cada año la inauguración de la temporada del Teatro Real de Madrid, los monarcas son habituales en los Teatros del Canal y en última instancia fue allí donde durante el verano de 2022 fueron a ver 'De Sheherazade', una historia feminista y reivindicativa del papel de la mujer en la humanidad de la coreógrafa sevillana Maria Pagés.

Además de las obras teatrales, Doña Letizia suele disfrutar junto a sus hijas de jornadas de ballet ya que su primogénita es una gran aficionada a la danza clásica, pasión heredada de su madre y en 2019 fueron unos espectadores más en el estreno de ‘Antígona’ de la compañía de Víctor Ullate.

Letizia, reina, madre y parrandera

La reina Letizia en 'La Bicicleta'.

Además de La Ferretería, son muchos los restaurantes que forman parte de la ruta gastronómica de la familia real. Con la mayor discreción posible los reyes salen de vez en cuando de Zarzuela para cenar en algunos de sus sitios favoritos. El Barrio de Malasaña es uno de los cónclaves en la capital española donde de vez en cuando se ha podido ver a los reyes dando un paseo por sus calles. 

Entre las paradas obligatorias de los monarcas no puede faltar La Bicicleta, un local para tomar un café o un cóctel en un ambiente relajado y donde Doña Letizia fue pillada bebiendo una cerveza a pesar de declararse abstemia. Otro lo de los locales preferidos de la excomunicadora en el ‘Barrio de la Movida’ es el Café de la Luz donde la monarca se ha reunido en varias ocasiones con sus compañeros de la universidad. Además los reyes también suelen parar por el Barrio de las Letras, Lavapiés o La Latina.

Tanto Doña Letizia como Don Felipe son amantes de la buena gastronomía y aunque no se dejan ver por los locales favoritos del Emérito como Zalacain, es habitual que los reyes acudan a restaurantes orientales como Chen, hindúes como Indian Aroma o italianos como Emma y Julia o Piú di Prima. Aunque también suelen decantarse por la cocina clásica y entre sus locales referentes están Portonovo o Ten con Ten.

De 'Aliados' a 'Deadpool': las salidas cinéfilas de Felipe y Letizia en 2016

Don Felipe y Doña Letizia en los Cines Renoir.

Como buena asturiana, Doña Letizia siente predilección por la gastronomía de su tierra que además comparten su primogénita quien durante las navidades de este pasado 2022 llevó a sus compañeros del UWC Atlantic College de Gales al Ñeru, uno de los mejores restaurantes asturianos de la capital así como Don Felipe quien también degusta algunos de los platos típicos de la cocina asturiana en locales como Asgaya o El Trasgu a donde también acudía de vez en cuando Don Juan Carlos

De Azca a 'El Doble'

Las juegas de Froilán son de sobra conocidas en la capital y, al igual que a sus tío,s le encanta disfrutar de la noche madrileña. Según informaba, este pasado mes de febrero,  “Semana”, el hijo de la infanta Elena fue visto en un bar de tapas de la capital llamado “El Doble”, en Chamberí. En este local estuvo junto a su hermana Victoria Federica y tres personas más, entre las que encontraba su amiga Belén Perea.

Pese a que el joven ha viajado hasta a Abu Dabi, Froilán ha protagonizado diversos altercados en locales de ocio nocturnos capitalinos. Una de ellas en el after “Clandestino” el cual fue desalojado por la Policía Local, donde se encontraba el nieto del rey emérito. Tras el desalojo, Froilán se quedó con más ganas de fiesta y se trasladó al after “Vallecas X”.

La taberna favorita de Madrid que une a Terelu Campos, Froilán y María  Pombo: con toque andaluz y uno de los clásicos de siempre

La Policía Municipal de Madrid desalojó el  domingo 5 de febrero de 2023 por la mañana un after ilegal en el barrio de Azca, más concretamente en la calle Orense. Este local, bautizado como “After de los after”, fue intervenido por la Policía por exceso de aforo. En el local se encontraba Felipe Juan Froilán de Marichalar, hijo de la infanta Elena y nieto del rey emérito Juan Carlos I.

Se llamó a la UCES (Unidad Central de Seguridad) para evacuar el local en el que había un total de 229 personas cuando el aforo máximo del establecimiento era de tan solo 99 personas. Entre estas 229 personas había menores y numerosos clientes consumiendo estupefacientes como cocaína rosa o tusi.

El local cuenta con una licencia de sauna y con varias salas VIP o zonas de relajación con camas donde había grupos de jóvenes tomando drogas, alcohol y fumando cachimba. En una de estas habitaciones se encontraba Froilán con su grupo de amigos.

El establecimiento había anunciado, a través de su Instagram, una gran fiesta para la madrugada de aquel domingo. Para la celebración estaba prevista la actuación del DJ Adriano Sánchez y de Chico Sunshine y se explicaba que la localización era secreta. El precio de una noche en un reservado de la sala VIP con jacuzzi es de 1.500 euros y de 1.200 con ducha.

La intervención se produjo sobre las 9 horas de la mañana, cuando varios vecinos se quejaron a la Policía del ruido de esta sala. Cuando los agentes de la Unidad Integral de Tetuán entraron al after a revisarlo comprobaron que había decenas de personas en espacios pequeños que ponían en riesgo la seguridad de los clientes que se encontraban allí. En los cuatro reservados VIP había entre 10 y 20 personas cuando el aforo era de tan solo dos.

De Casa Ciriaco a Zalacaín, las paradas de los Eméritos

Como hemos mencionado, era este pasado viernes cuando la reina Sofía y su hermana la princesa Irene junto a la infanta Cristina disfrutaron de una cena en el histórico Casa Ciriaco, ubicado en la calle Mayor de Madrid. Este emblemático local también formaba parte de la ruta que Juan Carlos I realizaba por la capital española ya que una de las aficiones del rey Emérito es la buena gastronomía y se sabe que entre sus restaurantes favoritos figuran El Trasgu, Arzak,  El Landó y, por supuesto, Zalacaín.

Durante sus primeros años de reinado, don Juan Carlos acostumbraba a acudir allí, donde podía debatir asuntos de Estado, o a donde llevaba a los mandatarios internacionales que estaban de visita en el país para que pudieran degustar las mejores propuestas de la carta del Zalacaín.

Los Eméritos y los ex duques de Lugo en Zalacain.

Al igual que con dirigentes o políticos, don Juan Carlos también elegía este restaurante para acudir junto a doña Sofía durante los fines de semana. El rey Emérito tiene predilección por Zalacaín, un rasgo que comparte con su hija, la infanta Elena quien, junto con su exmarido Jaime de Marichalar, acostumbraba a asistir. Durante sus visitas al templo gastronómico, don Juan Carlos tenía la oportunidad de degustar platos míticos como el búcaro don Pío, el steak tartar, las patatas suflé y, como nota dulce, las crêpes, los canutillos de chocolate o las tejas de almendra. 

COMPARTIR: