28 de enero de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El PP preguntará en el Congreso si este productor contratado por la cadena pública ejerce de intermediario del presidente del Gobierno Pedro Sánchez

Guerra por el poder en RTVE: José Manuel Contreras el 'tapado', tras la vengativa filtración de Iván Redondo

/ Contreras
Iván Redondo ha comenzado a disparar contra La Moncloa y varios amigos de Pedro Sánchez han sufrido las consecuencias. Es el caso de Miguel Barroso y José Miguel Contreras, señalados por ejercer de intermediarios del presidente del Gobierno. El PP va a llevar el asunto al Congreso.

Iván Redondo le está diciendo a todo el que le quiere oír que desde La Moncloa están llamando a empresas del Ibex35 para pedirles que no contraten los servicios del ex jefe de Gabinete del presidente del Gobierno.

El spin doctor asegura estar tomándose un año sabático a nivel político a pesar de que no deja de irrumpir en la agenda a través de sus artículos en La Vanguardia y desde las entrevistas que concede a cuenta del libro-masaje que le han regalado Toni Bolaño y el Grupo Planeta ('Moncloa. Iván Redondo. La política o el arte de lo que no se ve').

Pero lo cierto es que hace unos días filtró a El Confidencial que José Miguel Contreras y Miguel Barroso ejercieron de emisarios de Sánchez en la misma semana del veraniego cambio de Gobierno y le amenazaron con hundirle si dejaba La Moncloa.

El PP estalla

El PP ha registrado múltiples preguntas en el Congreso para averiguar qué hacían Barroso y Contreras ejerciendo de mandados de Sánchez, sobre todo teniendo en cuenta que el primero es consejero de Prisa y el segundo produce un espacio para TVE, 'Mejor contigo', que hunde los mediodías de la pública.

Contreras podría perder sus contratos en la pública ('Mejor contigo' o 'El condensador de fluzo') después de la venganza de otro de sus examigos, Iván Redondo, que se une a la lista de enemigos que ha cultivado el ambicioso productor.

Cabe recordar que Contreras acabó mal con Vasile, que no le perdonó que fundase La Sexta a pesar de que Globomedia era la productora más contratada de Telecinco en los noventa.

El productor tampoco se habla con Roures, que fue su jefe en La Sexta; ni con Antonio García Ferreras, al que dio portazo para producir 'Las cosas claras' de Cintora en La 1; ni con el propio Cintora, al que dejó caer para mantener el contrato del mediodía de la pública.

El enfado de Cintora

Cintora dejó claro su enfado por la cancelación de 'Las cosas claras' en la despedida del programa: "He tenido la suerte de formar un equipo tremendo, con un enorme talento. Nadie ha venido por ser mi primo, mi novia o mi hermana, la gente ha venido por su talento".

El presentador recordó que "algunos siguen en otro proyecto, por cierto. Suerte en ese proyecto, suerte a la productora, que sigue. Yo no. Yo no decidí externalizar esto, lo digo por algunos compañeros de Televisión Española. A mí me encargaron esto así y así lo acepté, y así me he dejado la piel por esta televisión, por esta cadena".

Contreras. 

Y, por último, envió un recado a la competencia: "Hacemos periodismo, hay gente que por detrás hace otras cosas. Y con eso tenemos un problema muy gordo. Sean honestos, hagan periodismo. Muchísimas gracias".

Enfado de USO

El sindicato USO protestó porque nadie ha replicado las palabras de Cintora y aseguró que el presentador dejó en "evidencia su concepto de periodismo independiente insultando en antena a todo el Gobierno, al presidente de la Corporación, a todo su equipo directivo y a la mayoría de quienes formamos parte de la empresa. Los trabajadores estamos hartos de que se utilice a esta Casa (de servicio público legislado) como un ventilador de agendas ocultas y libros de ruta políticos que lo único que consiguen es aumentar el desproporcionado descrédito en la opinión pública sobre el trabajo que aquí realizamos".

USO también lanzó una curiosa teoría sobre lo que tendría que haber hecho el presentador: "Si Cintora fuera un periodista de los de verdad, se hubiera despedido con una carta abierta llena de datos, fechas, nombres, cifras y todo tipo de pruebas sobre el delito (porque la manipulación y la censura son delito en la democracia Española) del que dice haber sido víctima. Acto seguido, tras abandonar el plató, tendría que haberse dirigido sin perder más tiempo a los juzgados para presentar una denuncia".

"Eso sí que es periodismo independiente y no el lanzar infinidad de insinuaciones, críticas y opiniones personales incriminando a todo un colectivo de personas trabajadoras que, ajenos a los instrumentos de privilegio y lobby que él mismo utilizó hasta llegar a este trabajo (productora externa incluida), sienten menoscabada y despreciada su carrera profesional", añadieron.

USO aseguró que "Cintora se olvida de que en todas las apuestas políticas unas veces se gana y otras se pierde. Y cuando se va de ejemplo de independencia no hay mejor ejercicio de transparencia que hacer pública tu ideológica sin tapujos por respeto al ciudadano. Tampoco debería olvidar que es de desagradecido morder la mano del que te ha dado de comer y te ha permitido presentar ese programa".

La central sindical dijo que "censurado, según él, por dos gobiernos, Cintora tendrá que esperar a que los suyos asciendan algún día al poder para poder hacer el periodismo que, supuestamente, le ha llevado a la cumbre de las audiencias y a hacerse un hueco en los espacios informativos nacionales. Y tendrá que replantearse sus palabras de despedida a la audiencia: 'me hubiera gustado que me hubieran defendido más, o que no me hubieran atacado', porque desprenden un tufillo de auténtico ególatra autoritario que quiere para los demás lo que no quiere para él".

El sindicato afirma que "en este negocio hay que saber asumir las críticas, tener reflejos para reaccionar y remar contra viento y marea porque esa dinámica es el fruto de una sociedad libre y plural. Y si las opiniones y las circunstancias no te gustan, como le pasa a todo el mundo, sigues tu camino".

COMPARTIR: