16 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El presidente de la cadena pública negó ayer algunas informaciones 'inducidas' por Miguel Barroso y José Miguel Contreras, los ex de Zapatero

Los 'Migueles' traicionan a Pérez Tornero para recuperar el control de RTVE tras la salida de Iván Redondo

/ Miguel Barroso
PSOE y PP han decidido continuar el pacto vigente en RTVE para repartirse el control de la Corporación pública bajo la presidencia de José Manuel Pérez Tornero, que ayer negó haber incumplido la Ley de Incompatibilidades a pesar de que El País aseguró que parte de los 12 millones de euros que facturaron sus empresas entre 2000 y 2017 lo hicieron a organismos públicos como la propia RTVE. Detrás de estas informaciones podrían estar José Miguel Contreras y Miguel Barroso.

La Moncloa y Génova 13 han decidido hacer de tripas corazón con el nuevo presidente de RTVE, José Manuel Pérez Tornero, que ha perdido apoyos en la Corporación pública tras salir a la luz sus millonarios contratos con administraciones públicas mientras ejercía de profesor de la Universitat Oberta de Catalunya.

Fuentes cercanas al PSOE y PP confirman a Elcierredigital.com que ayer hubo orden expresa de ambas escuderías políticas para que sus representantes en la Comisión Mixta de Congreso y Senado, que realiza el control mensual de RTVE, adoptasen ayer por la tarde un "perfil bajo" con el ánimo de evitar hacer sangre con este directivo.

Ambos partidos prefieren mantener el control de RTVE frente al deseo de 'los Migueles' (José Miguel Contreras y Miguel Barroso, los ex de Zapatero) de recuperar su poder en la pública. 

El pacto entre PSOE y PP "dejó a estos lobistas en fuera de juego", explican en la pública, y por eso quieren ver fuera de RTVE a Pérez Tornero, al que ayer El País situaba al borde del KO. 

Cabe recordar que Miguel Barroso ejerce de consejero de Prisa (editor de El País) y de enlace entre Sánchez y el presidente del grupo, Joseph Oughourlian. Y el segundo ha ganado mucha influencia en el multimedia gracias a La Moncloa. 

Escándalo

El Mundo desvelaba hace unos días que una apoderada de la empresa familiar de Pérez Tornero y un amigo suyo de la Universidad han sido fichados como directivos por RTVE, hecho que el presidente de la Corporación lo achaca a una "casualidad".

Otra información, en este caso desvelada ayer mismo por El País, denunciaba que dos empresas del directivo (Mizar y Ganma Media) facturaron 12 millones de euros entre los años 2000 y 2017 a empresas públicas con las que Pérez Tornero no podía trabajar por su labor como docente en la Universitat Oberta de Catalunya, de titularidad pública.

El directivo, según explica el citado diario, habría incumplido la 'ley de Incompatibilidades del Personal al Servicio de las Administraciones Públicas' al haber obtenido importantes contratos con RTVE o con la propia universidad catalana.

Pérez Tornero, ayer en el Congreso. 

Pablo Echenique, de Unidas Podemos, le afeó su situación: "¿Es compatible con ser presidente de RTVE? Su sueldo es de 200.000 euros al año, el del presidente de la radiotelevisión sostenida por dinero público. Usted figuró como administrador y apoderado de Mizar Multimedia, de la que han formado parte miembros de su familia, y la empresa colaboró con proyectos de la Universidad Autónoma de Barcelona de la que usted era catedrático a tiempo completo".

Pérez Tornero negó la mayor: "Todo lo que he hecho en mi carrera ha sido ético y acorde a la legalidad y no comparto las informaciones publicadas. Todo lo que he hecho ha sido ético, legal y compatible con mi función".

El directivo negó haber facturado ni un solo céntimo a la universidad y asegura que no ha intermediado en favor del fichaje de Mireia Pi y Lluís Pastor en las áreas de Proyectos y Estudios de RTVE: "No he tenido ni arte ni parte en esta elección. Ha sido un proceso transparente y claro, se han cumplido las condiciones".

El PSOE evita líos

Los socialistas prefirieron centrar sus intervenciones en afear a RTVE el tratamiento que le ha dado 'Masterchef' a la actriz Verónica Forqué. Pérez Tornero, más cómodo hablando de un reality show que de su vida, aseguró que "la despedida del programa se había hecho viral y aunque está claro que el programa no fue la única causa de sus problemas de salud mental, queda claro que esta mujer estaba pidiendo ayuda, nadie lo vio y el programa debería haber sido más cauto".

Pérez Tornero, que no suele realizar autocrítica, sorprendió al asegurar que "la actuación del problema es criticable porque con sólo ver sus apariciones se nota que no estaba bien y tal vez el programa la estaba llevando al límite".

COMPARTIR: