29 de julio de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El director de Nuevo Negocio de WPP en España se ha convertido en nuevo consejero de este holding internacional de Prensa

El influyente 'sanchista' Miguel Barroso salta al Grupo PRISA con la intención de tutelar su área mediática

Miguel Barroso.
Miguel Barroso. / Miguel Barroso. Foto: Scandallos.
PRISA será troceada en dos mitades para que sus actuales gestores puedan amortizar su inversión mediante la venta de la todopoderosa área educativa y a la vez puedan mantenerse cerca de La Moncloa con El País y la Cadena SER, que han acelerado su digitalización mediante un muro de pago y un área de podcast, que también será de pago.

No deja de ser llamativo que Miguel Barroso haya accedido al consejo de PRISA en las mismas fechas que Felipe González deja el Comité Editorial del grupo mediático. Y es que la trayectoria de Barroso, hasta ahora director de nuevo negocio del gigante publicitario WPP en España, evidencia el cambio de rumbo del socialismo que tanta influencia tiene en esta empresa.

Porque Barroso fue parte del equipo que asesoró a Felipe González en los debates de las elecciones generales de 1993 que salvó ante José María Aznar, pero una década después había abandonado el felipismo para sumarse con entusiasmo al zapaterismo.

Barroso fue secretario de Estado de Comunicación poco antes de que el Gobierno le entregase una licencia a La Sexta, pergeñada por los 'brujos visitadores de La Moncloa' según palabras del exdirector de el diario El País, Juan Luis Cebrián.

Y el que fuera afín a Rodríguez Zapatero y exmarido de la desaparecida Carme Chacón, ahora es seguidor de la política de Pedro Sánchez y ha entrado al Consejo de Administración del Grupo PRISA, que será troceada en dos para que su principal accionista, Josep Oughourlian, amortice los 300 millones de euros que ha invertido en el grupo mediante la venta de la todopoderosa área educativa que corona Santillana Latam (la división española de la editorial fue vendida el pasado año).

Josep Oughourlian. Foto: PRISA. 

Este hecho permitirá a Oughourlian mantenerse al frente de PRISA Media en la que Barroso, con mucho peso en La Moncloa, podrá influir gracias a sus grandes conocimientos sobre la materia mediática y la influencia política.

Digitalización

La intención de la nueva PRISA Media, además de servir de sostén ideológico a los socialistas mayores de 50 años que siguen escuchando la Cadena SER y leyendo El País, es cuadrar sus números mediante la digitalización de sus negocios.

Este camino ya ha comenzado a andarse con éxito: El muro de pago de El País ha superado los 100.000 suscriptores y la Cadena SER, con ánimo de lanzar el suyo propio, acaba de poner en marcha SER Podcast.

Oughourlian ya dejó claro hace tres meses que tenía esta intención y la de lanzar una televisión: "Hay que arrancar este modelo de suscripción, hay que impulsar la digitalización de la radio con el desarrollo de los podcast, probablemente hay que añadir una parte audiovisual, porque lo que le falta a este grupo es una parte audiovisual".

"Lo bueno es que todas esas inversiones no requieren demasiado dinero, estamos hablando de coger equipos, periodistas, hacer inversiones pequeñas y sensatas que pueden acelerar muchísimo el desarrollo digital de esta compañía", explicaba.

El también fundador del fondo de inversión Amber Capital también dejó claro otro asunto: "Yo no he invertido 300 millones de euros para poder hacer favores al Gobierno de España. Es un sinsentido. Yo he venido aquí para ganar dinero".

Eso sí, admitió que cuando entró en Prisa "quizá uno de los errores que cometimos es que estábamos muy centrados en los negocios y no entramos nada en los temas de política española, que era el gran terreno de Juan Luis (Cebrián)". Ahora quizás quiera compensar el tiempo perdido.

COMPARTIR: