10 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En una huelga de tres días, CCOO y UGT piden "al Gobierno progresista" que nombró como presidente a Juan Manuel Serrano que dejen de mirar a otro lado

Trabajadores de Correos paran Madrid ante el 'desarme' de la compañía postal por el Gobierno

/ Trabajadores de Correos, ayer en Madrid.
Alrededor del 80% de los 50.000 empleados que ronda la plantilla de Correos secundaron este miércoles una huelga que tendrá continuación durante este jueves y viernes. Los trabajadores del servicio postal paralizaron Madrid y llegaron hasta el Congreso de los Diputados para protestar contra el 'desmantelamiento' de la Sociedad Estatal. CCOO y UGT, convocantes de la huelga, han pedido al "Gobierno progresista" que nombró al presidente Juan Manuel Serrano que deje de de mirar "para otro lado".

Los trabajadores de Correos 'paralizaron' este miércoles Madrid y llegaron al Congreso de los Diputados. Alrededor del 80% de los 50.000 trabajadores que componen la plantilla de la compañía pública, según los sindicatos, se sumaron a una huelga que tendrá continuidad este jueves y viernes.

Comisiones Obreras y UGT han convocado estas 72 horas de paro para frenar el "plan de desguace" de la Sociedad Estatal de servicio postal, una entidda pública que cuantificó ayer el seguimiento de la huelga, según sus fuentes, en menos del 12% de los trabajadores. Algo insólito.

Rutas paralizadas

Los sindicatos Comisiones Obreras y UGT aseguran que Correos está en "quiebra técnica" tras sumar 500 millones de euros de pérdidas en los tres últimos ejercicios y explicaron que ayer lograron paralizar las rutas de transporte en los centros de Madrid, Barcelona, València, Sevilla, Valladolid, Zaragoza, Alicante, Las Palmas, Málaga, Bilbao, Tenerife, Santiago, Vitoria, Granada, Mérida, Oviedo y Mallorca.

CCOO y UGT señalan que "la implantación del 'modelo del presidente Juan Manuel Serrano' es puro desguace, que condena a Correos a su reconversión en un simple operador paquetero, donde el negocio puro y duro primará sobre el mandato de servicio público, y todo dentro de un marco ultraliberal que ni la derecha se atrevió a implantar teniendo mayoría absoluta".

"La imposición de este modelo, firmado y avalado por varios sindicatos firmantes de la Declaración de apoyo al Plan Estratégico el pasado 16 de diciembre", aseguran desde otras fuentes sindicales a elcierredigital.com, "supone el desmantelamiento del Servicio Público Postal que presta Correos, y devendrá inevitablemente en la precarización del empleo y de las condiciones de trabajo, que serían la moneda de cambio. Cualquier persona u organización que se precie de ser progresista, o quien se diga representante de los ya menos de 50.000 trabajadores/as de Correos (47 mil, para ser exactos, por el recorte de plantilla sufrido estos dos años), debería avergonzarse de ser cómplice de algo así".

La dirección del PSOE-Unidas Podemos que controla Moncloa también ha recibido críticas por parte de ambos sindicatos: "El Gobierno progresista que nombró a Serrano tiene que dejar de mirar para otro lado, y su alocada y ruinosa huida hacia delante debe terminar. Es necesario volver a replantear el futuro de Correos desde un modelo de servicio público, moderno, competitivo, eficaz y eficiente con financiación suficiente e inversiones que garanticen su viabilidad".

Correos niega la mayor

La compañía presidida por Juan Manuel Serrano asegura que "Correos, como sociedad estatal, tiene la obligación de fortalecer su apertura a otros sectores y de diversificar su negocio. No se está realizando ningún proceso de despidos y sigue trabajando por el empleo estable y de calidad".

Y dicen que "es completamente falso que Correos se vaya a fragmentar. Se trata de una reorganización interna que no va a afectar a la unidad de la compañía. Es una especialización por líneas de negocio para mejorar la gestión, dentro de la estructura de la compañía".

Agenda oculta

Los días previos a la huelga fueron polémicos porque Juan Manuel Serrano intentó desactivarla lanzando varios ofrecimientos a través de sus intermediarios, los exministros de Trabajo del PP y PSOE, respectivamente, Manuel Pimentel y Valeriano Gómez, que gozan de buenas relaciones con ambas centrales sindicales. Pero que no lograron ningún acuerdo.

Huelga de Correos, ayer en Madrid. Foto: CCOO. 

Hace días, CCOO y UGT afirmaron que el presidente Serrano les envió a un guardia de seguridad violento a esta negociación. Y denuncian que el presidente socailista de Correos tiene "una agenda calendarizada y oculta para la desamortización del patrimonio inmobiliario de Correos, perteneciente al Estado, cuya valoración en el mercado oscila entre 3.000 y 5.000 millones de euros, con la intención de abrir vías a una futura privatización y dar un 'pelotazo' personal'.

Grande pérdidas Correos

La Sociedad Estatal Correos cerró el ejercicio de 2021 con unas pérdidas superiores a los 100 millones de euros y en este ejercicio de 2022 también acabará,según las previsiones, en números rojos. Juan Manuel Serrano ha reconocido que están atravesando "turbulencias como todas las empresas. Somos grandes consumidores de electricidad, de gas, de hidrocarburos... y eso afecta en la cuenta de resultados".

"Por dar un detalle concreto, en diciembre la tonelada de papel, que es el que utilizamos para las cartas, la pagábamos a 835 euros, y a día de hoy se está pagando a 1.585 euros. Esa alza de los precios y materias primas nos repercute, como le pasa al resto de empresas", ha añadido en El Economista.

Sospechas de privatización

La ministra de Transportes del PSOE Raquel Sánchez, por su parte, negó hace unos días que Correos se vaya a privatizar ni externalizar, a pesar de que los sindicatos denuncian que cada vez más servicios de la compañía son realizados por empresas privadas.

Sánchez asegura que el presidente de la compañía, Juan Manuel Serrano, quiere potenciar la condición de servicio público de Correos, que en 2021 rondó los citados 100 millones de euros de pérdidas a pesar de haber vendido su emblemática y céntrica sede de Valencia por más de 20 millones.

COMPARTIR: