10 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

CCOO y UGT acusan al presidente Juan Manuel Serrano de haberles enviado al 'gorila" de la empresa Sasegur, que supuestamente agredió a tres delegadas

Crisis en Correos: Anuncio de huelga y denuncia por supuesta agresión a tres sindicalistas

/ Juan Manuel Serrano
Grave crisis en Correos con el anuncio de huelga y denuncia por supuesta agresión a tres sindicalistas. Mientras, Juan Manuel Serrano prosigue con su tour mediático. El presidente no repara a la hora de conceder entrevistas a medios en los que la Sociedad Estatal invierte fuertes sumas de dinero en contratar publicidad. Pero su 'casa' es un polvorín: hay prevista una huelga a principios de junio y las negociaciones del Convenio Colectivo han arrancado con una denuncia por una supuesta agresión.

La Sociedad Estatal Correos se ha convertido en un polvorín bajo la presidencia de Juan Manuel Serrano, que intenta despejar nubarrones con un tour mediático que le ha llevado a conceder cuatro entrevistas en menos de dos meses a medios en los que la compañía pública que preside invierte fuertes cantidades económicas.

El ex jefe de Gabinete de Pedro Sánchez intenta encauzar la preocupante situación empresarial de una empresa cuyo negocio tradicional se ha desplomado: Solo en los tres últimos años, Correos ha pasado de gestionar 2.600 millones de cartas anuales a una suma inferior que no llega a 1.500 millones .

Mientras tanto, Correos sigue sin ejecutar el plan estratégico anunciado en 2019 y para UGT y CCOO es llamativo que la mayor empresa pública de nuestro país carezca de Plan de Igualdad, "lo que supone un desprecio al 55% de mujeres de la plantilla, al conjunto de los trabajadores/as y a la sociedad", aseguran.

Denuncia por agresión

Serrano parece andar preocupado porque en quince días se ha convocado una huelga de 72 horas y, además, la negociación del Convenio Colectivo ha arrancado peor que mal, ya que tres delegadas sindicales de UGT y CCCOO han acusado a un miembro de seguridad contratado por la compañía de aplacar unas protestas con una agresión.

Ambos sindicatos señalan a "un inspector de la empresa Sasegur, contratada por Correos por 16,2 millones de euros, para arremeter violentamente contra la protesta sindical, lo que concluyó en una agresión inadmisible a tres delegadas de ambos sindicatos que fueron brutalmente golpeadas".

"CCOO y UGT consideran intolerable la violencia antisindical ejercida por el 'gorila' enviado por Serrano", añaden. Y explican que "el agresor enviado por el presidente desguazador de Correos había acudido a reventar la protesta sindical (que no consiguió) contra la imposición de la negociación de un nuevo convenio colectivo cuyo objetivo es el desmantelamiento laboral, alcanzar entre 15 y 20 mil puestos a tiempo parcial (30-40% de la plantilla), así como el recorte a final de legislatura de 15.000 empleos (ya ha recortado 7.000 desde 2018) hasta dejarla en 40 mil trabajadores/as".

CCOO y UGT también han denunciado que Serrano "ni ha tomado medidas respecto de la agresión ni se ha preocupado por las agredidas ni ha pedido disculpas por lo sucedido".

Dudas en la España rural

Serrano ha aumentado los servicios que se prestan en las casi 2.400 oficinas que Correos tiene repartidas por toda España. La compañía estatal está ofreciendo servicios como el bancario en la 'España vaciada', que sufre el cierre de oficinas de entidades de crédito.

Juan Manuel Serrano, presidente de Correos. 

UGT y CCOO aseguran que desde hace varios meses "los más de 5.200 trabajadores/as de los servicios rurales han visto cómo las condiciones con las que accedieron a sus puestos están siendo cambiadas: se aumentan recorridos a capricho para atender las ausencias que no se cubren con contratación, se imponen objetivos de ventas, se ordena falsear la estadística diaria indicando 'pendiente cero' haya lo que haya, se obliga a hacerse responsables en sus PDA de servicios que no han realizado… todo esto, y mucho más, son las acciones para justificar la millonaria propaganda que Serrano hace para anunciarse como el salvador y modernizador del correo rural y de la España vaciada".

Ambos sindicatos afirman que "la realidad es que, mientras todo esto se hace para conseguir una vana imagen de eficacia en la gestión (falseando datos, estadísticas y lo que haga falta) la gravísima situación geopolítica y económica actual ha disparado el precio de los combustibles, y para el personal rural con aportación de vehículo, las cantidades que Correos paga por ello".

Cuentas dramáticas

Correos perdió 264 millones de euros en 2020, alrededor de 100 en 2021 y está previsto que siga en números rojos en 2022. Serrano reconoce que "Correos atraviesa una situación complicada como otras muchas empresas. Está afectada por la subida de precios y además, en el año 2020 tuvimos un fuerte impacto ya que con la declaración del estado de alarma por la pandemia el negocio postal sufrió una caída brutal (. . .) Las empresas se han digitalizado, la vida cambia, porque el WhatsApp hoy es una realidad y, por lo tanto, la gente escribe menos".

En el futuro inmediato Serrano quiere "asentar el negocio de la logística, que ahora supone un 25% de nuestros ingresos y esperamos que en el 2024 alcance el 40%. En ella será importante el negocio de frío que acabamos de lanzar. La carga aérea en sí misma va a eclosionar, será lo que dé sentido a la empresa durante muchos años. Además, está todo el negocio ligado a la última milla de las oficinas, yo creo que los 2.400 centros de trabajo están llamados a ser una línea de ingresos en el futuro muy importante".

Huelga general

Los 55.000 trabajadores de Correos están llamados a huelga general entre el 1 y 3 de junio. UGT y CCOO, alarmadas por la deriva de una empresa pública con tres siglos de historia, advierten del "desguace y desmantelamiento" de este servicio público y de la "precaria" situación en la que se encuentra esta empresa, desangrándose tras haber perdido el 40% de su facturación en el servicio de paquetería.

Ambos sindicatos (que superan el 75% de representación en Correos) convocan el paro "ante el desmoronamiento económico, laboral y de servicio público" tras una "caótica gestión" que lleva "al borde de la quiebra técnica" y de la "ruina económica" tras caer la carga de trabajo.

Es cierto que los números de la empresa son preocupantes: Correos acumula 500 millones de euros de pérdidas en tres años, 400 de déficit estructural y ha pedido préstamos por valor de 1.000 millones para pagar las nóminas. Las centrales sindicales acusan a Serrano de mostrar una "incapacidad manifiesta" para gestionar la compañía.

Sospechas de privatización

La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, niega que Correos se vaya a privatizar ni a externalizar a pesar de que los sindicatos denuncian que cada vez más servicios de la compañía son realizados por empresas privadas.

Por su parte, Sánchez asegura que el presidente de la compañía, Juan Manuel Serrano, quiere potenciar la condición de servicio público de Correos, que en 2021 rondó los 100 millones de euros de pérdidas a pesar de haber vendido su emblemática sede de Valencia por más de 20 millones.

COMPARTIR: