24 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Juan Manuel Serrano apostó por enviar a estos dos emisarios, exministros de Trabajo, por las buenas relaciones de estos con CCOO y UGT

Manuel Pimentel y Valeriano Gómez naufragan al intentar frenar la huelga de Correos

/ Manuel Pimentel
Juan Manuel Serrano no sabe qué hacer para frenar la huelga general que se avecina en Correos entre los días 1 y 3 de junio. El presidente de la compañía pública postal, en un intento de evitar el paro, envió como emisarios, frente a UGT y CCOO, a dos exministros de Trabajo, el socialista Valeriano Gómez y el 'popular' Manuel Pimentel.

Pocos personajes de la vida pública provocan tanta animadversión en distintos ámbitos como Juan Manuel Serrano, ex jefe de Gabinete de Pedro Sánchez hasta que este llegó a La Moncloa y le ofreció la presidencia de Correos, quizá como premio de consolación tras escoger como mano derecha a Iván Redondo. 

La falta de preparación en el terreno de Serrano y su inexperiencia en el sector logístico, hizo que los sindicatos vigilasen sus planes de convertir el negocio de las cartas de Correos en un moderno servicio de paquetería

Acusaciones

ERC asegura del directivo que es un "nefasto personaje" y UGT y CCOO llegaron a decir que Serrano tenía una agenda oculta para vender patrimonio de Correos, que acaba de desprenderse de un histórico edificio en Valencia

Ambos sindicatos aseguraron que Serrano contaba con "una agenda calendarizada y oculta del presidente Serrano para la desamortización del patrimonio inmobiliario de Correos, perteneciente al Estado, cuya valoración en el mercado oscila entre 3.000 y 5.000 millones de euros, con la intención de abrir vías a una futura privatización, dar un 'pelotazo personal' y de colocarse en futuras 'puertas giratorias', bien de la  política, bien del mercado logístico". 

Valeriano Gómez. 

Serrano está intentando calmar las aguas con los citados sindicatos con el fin de evitar la huelga convocada a inicios de junio. Para ello, ha enviado a dos emisarios, los exministros de Trabajo Manuel Pimentel y Valeriano Gómez, que, sin embargo, no han conseguido convencer a CCOO y UGT. 

Pérdidas

Correos cerró 2021 con unas pérdidas superiores a los 100 millones de euros y el presente ejercicio también parece que acabará en números rojos. Serrano ha reconocido que están atravesando "turbulencias como todas las empresas. Somos grandes consumidores de electricidad, de gas, de hidrocarburos... y eso afecta en la cuenta de resultados"

"Por dar un detalle concreto, en diciembre, la tonelada de papel, que es el que utilizamos para las cartas, la pagábamos a 835 euros y a día de hoy, se está pagando a 1.585 euros. Esa alza de los precios y materias primas nos repercute, como le pasa al resto de empresas", ha añadido en El Economista

Huelga general

Los 55.000 trabajadores de Correos están llamados a huelga general entre el 1 y 3 de junio. UGT y CCOO dicen estar alarmadas por la deriva de una empresa pública con tres siglos de historia y advierten del "desguace y desmantelamiento" de este servicio público y de la "precaria" situación en la que se encuentra esta empresa tras haber perdido el 40% de su facturación en el servicio de paquetería.

Ambos sindicatos convocan el paro "ante el desmoronamiento económico, laboral y de servicio público" tras una "caótica gestión" que lleva "al borde de la quiebra técnica" y de la "ruina económica" de la institución tras caer la carga de trabajo.

Es cierto que los números de la empresa parecen darles la razón: Correos acumula 500 millones de euros de pérdidas en tres años, 400 de déficit estructural, y ha pedido préstamos por valor de 1.000 millones para pagar las nóminas. Las centrales sindicales acusan a Serrano de mostrar una "incapacidad manifiesta" para gestionar la compañía.

Sospechas de privatización

La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, niega que Correos se vaya a privatizar ni externalizar a pesar de que los sindicatos denuncian que cada vez más servicios de la compañía son realizados por empresas privadas.

Juan Manuel Serrano. 

Sin embargo, Sánchez asegura que el presidente de la compañía, Juan Manuel Serrano, quiere potenciar la condición de servicio público de Correos, que en 2021 rondó los 100 millones de euros de pérdidas a pesar de haber vendido su emblemática sede de Valencia por más de 20 millones.

COMPARTIR: