07 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En caso de que falleciera la infanta, el cuñado de Felipe VI no tendría derecho a ningún tipo de herencia legítima ni usufructo hereditario

Divorcio Cristina e Iñaki Urdangarin: Si no fuese amistoso, el exduque de Palma podría tramitarlo en Ginebra

El Cierre Digital en
/ Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin.
El posible divorcio entre Iñaki Urdangarin y Cristina de Borbón está de actualidad. Hay informaciones sobre un posible acercamiento entre ellos, pero también hay otras que señalan a un procedimiento nada amistoso. Por eso existen diferentes variables. En un divorcio amistoso o contencioso iniciado por Cristina, se podría elegir entre los Juzgados de Vitoria o de Ginebra, mientras que una demanda de divorcio contencioso iniciada por Iñaki Urdangarin sólo podría tramitarse en Juzgados de Ginebra.

Hoy en día, el matrimonio de Iñaki Urdangarin y Cristina de Borbón está separado de hecho, pues se ha comunicado así de manera pública y se vienen desarrollando vidas separadas de manera notoria. Esto supone que en caso de que falleciera Cristina de Borbón, Iñaki Urdangarin no tendría derecho a ningún tipo de herencia legítima ni usufructo hereditario. Ni en la situación actual (separados de hecho), ni separados legalmente ni divorciados. La única opción es que, en el testamento de Cristina de Borbón, en el tercio de libre disposición, hubiera decidido atribuir una parte de su herencia expresamente a Iñaki Urdangarin.

Para que un cónyuge sea heredero no puede estar separado de hecho conforme el artículo 834 del Código Civil: “El cónyuge que al morir su consorte no se hallase separado de éste legalmente o de hecho, si concurre a la herencia con hijos o descendientes, tendrá derecho al usufructo del tercio destinado a mejora.”

Postura de los hijos en el divorcio de Cristina e Iñaki

Al parecer, algunos de los hijos del exmatrimonio real han mantenido una postura que pretende proteger a su padre, Iñaki Urdangarin, para que el divorcio no le deje desamparado económicamente. Pues bien, más allá de que los padres tengan más o menos en cuenta la opinión de los hijos, estos no tienen ningún tipo de capacidad de decisión en el divorcio de sus padres. Únicamente, y en todo caso, en las medidas que puedan afectar a cada uno de ellos:

·      La hija menor (Irene): En un divorcio contencioso probablemente se escucharía a la hija menor si fuera su custodia un hecho controvertido, pero ello no afectaría a cuestiones patrimoniales de los padres, sino a su propia regulación paternofilial (patria potestad, visitas, alimentos)

·      Los hijos mayores (Juan Valentín, Pablo y Miguel): En lo que se refiere a los tres hijos mayores de edad, sólo intervendrían en el caso de que no fueran independientes económicamente, pero su intervención se limitaría a dar su consentimiento con las medidas que le afectan, como son, en su caso, la pensión de alimentos.

Capitulaciones matrimoniales

No se conoce el contenido de las capitulaciones matrimoniales de Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin, que firmaron antes de casarse el 4 de octubre de 1997 en Barcelona. A continuación se indican las cuestiones que pueden ser relevantes en cada una de las posibilidades e hipótesis destacables:

-Posibles cuestiones favorables a Iñaki Urdangarin de las capitulaciones matrimoniales: En algunos matrimonios de personas con gran proyección pública y capacidad económica, se han llegado a establecer prestaciones económicas con ciertas condiciones. Por ejemplo, que uno de los cónyuges perciba una prestación económica en tanto en cuanto no tenga pareja, no se divorcie, no se vuelva a casar o cualesquiera asimilada. Del llanto de Iñaki Urdangarin dentro de un vehículo hace escasos días en compañía de Ainhoa Armendia, que ha trascendido, no se conocen los motivos. Pero podría ser que una hipotética percepción económica por parte del exduque de Palma estuviera condicionada a su estado civil o sentimental.

Boda de Iñaki Urdangarin y de la Infanta Cristina en 1997. 

-Posibles cuestiones desfavorables a Iñaki Urdangarin de las capitulaciones matrimoniales:

  1. Una cláusula de confidencialidad para preservar la intimidad de Cristina de Borbón y la familia real. En caso de incumplimiento, podrían haberse acordado sanciones económicas.
  2. Renuncia a reclamaciones patrimoniales. Esto supondría que Iñaki no podría reclamar nada en la ruptura por haber renunciado a ello expresamente.
  3. Acuerdos paternofiliales para que en caso de ruptura la madre fuera la que se quedara con la custodia de los hijos (lo que requeriría revisión judicial y visto bueno del Juzgado y Fiscal).

Régimen económico matrimonial

Al haber contraído matrimonio en Cataluña su régimen económico matrimonial supletorio por defecto, en caso de no haber otorgado capitulaciones matrimoniales, es el de separación de bienes. En las capitulaciones matrimoniales se podría haber establecido otro régimen, pero es algo totalmente improbable. Lo normal es que en dichas capitulaciones matrimoniales se hubieran confirmado la separación de bienes.

Es por ello que cada cónyuge será propietario de aquello que esté a su nombre, sin que existan bienes comunes. Ante la ausencia de bienes comunes no cabe la posibilidad de entrar a valorar su atribución habida cuenta de su inexistencia. 

Atribución del derecho de uso del domicilio común

Como es bien sabido, existe separación de hecho y ambos cónyuges tienen domicilios distintos, separados e independientes.  Es obvio, por tanto, que en el caso del divorcio de Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin no procede atribución del derecho de uso del domicilio conyugal, pues ambos residen ya en su propio domicilio.

En relación a la patria potestad y guarda y custodia de la hija común menor del matrimonio podrían darse varias circunstancias. Irene, la hija común de 17 años, reside en Ginebra bajo el cuidado y compañía de Cristina de Borbón y en el domicilio de esta. Lo razonable es que, si se llega a un acuerdo amistoso, la hija se quede con la madre en Suiza. Lo normal sería el establecimiento de la patria potestad compartida de ambos progenitores y la guarda y custodia materna.

El matrimonio Urdangarin-Borbón y sus cuatro hijos. 

Pero hay que considerar que la patria potestad y guarda y custodia se extingue con la mayoría de edad. De esta manera, con el poco tiempo que queda para ello, en un hipotético juicio de divorcio contencioso se establecería una custodia materna por las siguientes razones:

-La hija ya reside en Suiza y por estabilidad se tiende a mantener la situación actual (entorno, progenitor custodio, centro de estudios... etc.)

-Se tendría que tener en cuenta el deseo de la propia hija, que lo más normal es que quisiera pasar los pocos meses que le restan hasta cumplir la mayoría de edad con su madre en Ginebra, lo contrario supondría un cambio abrupto de vida.

Pero, de manera correlativa a la custodia materna, se establecería un derecho de visitas en favor del padre y una pensión de alimentos a su cargo. El régimen de visitas con una hija de 17 años suele ser muy flexible, y más al estar hija y padre en países diferentes. Lo más habitual es establecer periodos de visitas que primen la duración de la visita en vez de la frecuencia.

El hecho de que Iñaki tenga una peor situación económica que Cristina no quiere decir que Iñaki no tenga que pagar pensión alimenticia, pues en una custodia materna deberá hacerlo obligatoriamente, eso sí, modulada en función de las circunstancias familiares, lo que probablemente supondría un importe prácticamente testimonial. Los ingresos actuales de Iñaki, según ha trascendido, serían muy limitados, lo que haría imposible el pago de una pensión elevada. Sin embargo, los gastos de la hija común y el nivel de vida en Ginebra, son considerables, más aún si los comparamos con los gastos habituales de un menor que vive en España.

Panorama del divorcio de Iñaki de Urdangarin y Cristina de Borbón

Se habla mucho del divorcio de Iñaki Urdangarin y Cristina de Borbón, pero el tiempo va pasando y es una incertidumbre el hecho de que pueda realmente materializarse un acuerdo cordial como inicialmente parecía.

-Divorcio de mutuo acuerdo: En este caso, los cónyuges pueden elegir tramitar el proceso en el Juzgado que corresponda al último domicilio común o al domicilio actual de cualquiera de los esposos. Por tanto, en un divorcio de mutuo acuerdo, parte del acuerdo sería determinar si se tramita el proceso en los Juzgados de Ginebra o Vitoria. Cabe destacar que en España es posible la tramitación de divorcios de mutuo acuerdo ante notario, siempre y cuando no existan hijos comunes menores de edad. Por tanto, en este caso no está abierta esta posibilidad. La tramitación del divorcio en el Juzgado se realizaría de la misma manera que cualquier proceso de personas anónimas. El divorcio amistoso consistiría en firmar un convenio regulador y posteriormente ratificarlo en el Juzgado cuando así lo requiera el Juzgado.

-Demanda de divorcio contencioso: En el caso de que fuera Cristina de Borbón la que interpusiera una demanda de divorcio contencioso frente a Iñaki Urdangarin, podría elegir hacerlo tanto en los Juzgados de Ginebra como en Vitoria. Por el contrario, en el caso de que fuera Iñaki Urdangarin el que interpusiera la demanda de divorcio contencioso frente a Cristina de Borbón, sólo podría gestionarlo en Ginebra. ¿Por qué? Por coincidir en Ginebra las dos posibilidades de tramitación, el domicilio de Cristina y el último domicilio común, siendo ambos Ginebra. Aún no se sabe nada de cómo se llevaría a efecto, en su caso, la hipotética separación de Cristina e Iñaki, pero el proceso tendría un mayor coste económico en Suiza debido a que las minutas de los abogados suizos suelen ser mucho más elevadas que las de los abogados españoles. Aunque también es reseñable que en Suiza el divorcio se tramitaría de una manera más discreta, dificultando filtraciones a la prensa.

Es muy importante tener en cuenta que, según ha trascendido, existen unas capitulaciones matrimoniales de las que no se conoce su contenido. Es previsible que en ellas se hayan establecido una serie de acuerdos limitativos ante una hipotética ruptura. Y que Cristina de Borbón quiera aplicarlas para preservar sus intereses.

Estas capitulaciones matrimoniales tendrían un gran peso en un proceso contencioso en España, pero en Suiza el exduque podría tratar de limitar su aplicación, como ya ocurrió en casos muy conocidos, por ejemplo, en el divorcio de Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana que los tribunales españoles lo desestimaron en favor de los americanos.

Juan Carlos I en el hotel 'Four Seasons des Bergues' en Ginebra.

Juan Carlos I en el hotel 'Four Seasons des Bergues' en Ginebra. / Foto: Elcierredigital.com.

Es muy probable que en estas capitulaciones matrimoniales exista una condición que establezca la renuncia a reclamaciones por parte de los cónyuges en caso de divorcio. Esto blindaría a Cristina de Borbón de posibles reclamaciones patrimoniales de Urdangarin. A pesar de ello, si el deportista iniciara un proceso contencioso y consiguiera, al igual que ya ocurrió en el caso de Arantxa Sánchez Vicario, que no se tuvieran en cuenta en los Juzgados de Ginebra estas capitulaciones quedaría la puerta abierta a posibles reclamaciones patrimoniales. Al no aplicarse las limitaciones acordadas en estas capitulaciones matrimoniales, podría comprometerse no solo a Cristina, sino a la Familia Real de la que forma parte.

La última reunión entre el Rey Emérito y Elena de Borbón –dada en exclusiva por elcierredigital.com–, en Ginebra, en la misma ciudad en la que reside Cristina, ha disparado las alarmas. Tras ella se puede esconder la intención de valorar las mejores opciones para que el divorcio de Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin no les suponga serios perjuicios patrimoniales a la familia Borbón. Siempre hablando del supuesto en el que no haya acuerdo y el exduque de Palma pretendiera litigar en Suiza para eludir la aplicación de las capitulaciones, al menos, en parte.

Precisamente, el hecho de que todavía no haya trascendido un acuerdo tras la ruptura matrimonial, puede ser un síntoma de falta de entendimiento en las cláusulas del divorcio. Y la reciente reunión en Suiza con el Rey Emérito a la cabeza, de la que ha ofrecido la información en exclusiva elcierredigital.com, podría ser un punto de inflexión en el que se haya tomado una decisión que puede afectar a la ruptura y a sus cláusulas de divorcio en su concepto patrimonial.

COMPARTIR: