21 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Si el trámite fuera en Cataluña en vez de en EEUU su exmarido no tendría que enfrentarse junto a ella a los requerimientos del Banco de Luxemburgo

Josep Santacana tras el divorcio de Arantxa Sánchez Vicario: "Su interés es que no se apliquen las capitulaciones que ella firmó"

Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana.
Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana.
Arantxa Sánchez Vicario ha obtenido su primer triunfo en la batalla que mantiene con su todavía marido Josep Santanca. La Audiencia Provincial de Barcelona revoca la sentencia en Primera Instancia y da la razón a la tenista en que su divorcio debe resolverse en Estados Unidos, pese a que la Justicia de Miami ya se pronunció al respecto asegurando que era la Justicia española la que debía ser competente para esto. El empresario presentará un recurso de casación contra esta sentencia.

La Justicia ha dado una buena noticia a Arantxa Sánchez Vicario. La laureada tenista ha conseguido su empeño y así, la Audiencia Provincial de Barcelona ha dictaminado que su divorcio ha de resolverse en la Corte de Florida. Una decisión que ha sorprendido a Josep Santacana ya que el Juzgado de Instrucción nº 2 de Esplugues de Llobregat (Barcelona), dictaminó a favor del empresario catalán. 

"Los tribunales españoles son competentes desde el primer momento y así lo decidió la Jueza de primera instancia de Barcelona y varias veces, el Ministerio Fiscal", aseguran a Elcierredigital.com desde el entorno de Josep Santacana. Afirman también que el empresario "presentará un recurso de casación contra esta sentencia".

"Todo el mundo puede interponer una demanda donde quiera y tiene libertad para desistir de ella. Eso el legal, no es fraudulento y lo consideraron legal las autoridades americanas. Se puso una demanda en EEUU y luego se retiró. Las autoridades americanas lo admitieron y cerraron el caso en EEUU. No puede haber litispendencia con un caso que está cerrado en el otro país", añaden.

La Corte de Miami ya dio el caso como cerrado. 

Lo cierto es que en este caso se desistió porque los tribunales americanos no conocen las capitulaciones de bienes ni el régimen de separación de bienes y es un pleito mucho más fácil de hacer en Barcelona que en EEUU.

Como ya contó Elcierredigital.com en su momento, la sentencia americana, dictada el dos de mayo de 2019 por la Jueza Esperanza Espinosa Dennis, era demoledora para Arantxa. La Jueza americana no encontraba creíble el testimonio de la gran tenista española, ya que consideró que entraba en conflicto directo con las pruebas. “The Court does not give great weight to the testimony of the Wife as the Court does not find her to be a credible witness and her testimony at times conflicts with other evidence in the case": "El Tribunal no le da gran importancia al testimonio de la Esposa, ya que el Tribunal no encuentra que ella sea una testigo creíble y su testimonio a veces entra en conflicto con otras pruebas en el caso"se puede leer en la sentencia.

El propio Tribunal español ha dicho en la sentencia que la operación es correcta e inatacable, aunque también se asegura que no es competente. "En el plano teórico [....] la operación podría calificarse de correcta e inatacable: se desiste de la solicitud de divorcio porque la regulación procesal norteamericana, y se vuelve a plantear la misma acción en España porque lo permiten las normas procesales aplicables", se lee textualmente en la sentencia. 

Los intereses de la tenista

"Realmente, el único interés que hay en hacerlo en EEUU es intentar que no se apliquen las capitulaciones matrimoniales que se firmaron dos veces. No hay ningún otro motivo, porque el tema de los hijos lleva mucho tiempo resuelto", aseguran desde el entorno del empresario que ha dicho Santacana tras conocer la resolución.

Sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona. 

La obsesión de la laureada tenista es no divorciarse en España sino en Estados Unidos, donde no estaría atada por la separación de bienes. Sin embargo, hasta ahora, las sentencias venían a decir que era la Justicia española quien había de dirimir el asunto y así lo decidió ya en su día la Corte de Miami y la citada sentencia en primera instancia de Esplugues de Llobregat (Barcelona). 

El interés de Arantxa radica en que, de aceptarse el divorcio en los juzgados barceloneses, su hasta entonces marido no tendría que hacer frente junto a ella a los requerimientos del Banco de Luxemburgo, que le reclama la devolución de la cantidad que avaló y luego pagó en el pleito de la extenista con la Agencia Tributaria. Por tanto, prefiere divorciarse en Estados Unidos.

El banco de Luxemburgo busca en Uruguay

A principios del verano de 2018, Josep Santacana, el exmarido de la tenista Arantxa Sánchez Vicario, llegaba a Barcelona para poner en orden todo su patrimonio empresarial, sus bienes y sus empresas, ante la petición de prisión preventiva que solicitó el Banco de Luxemburgo para él y su todavía mujer. Este es el grave problema con el que se enfrenta la pareja, al margen de su divorcio: Poner en orden todo un entramado generado con el dinero que la tenista ganó durante sus muchos años como número uno del deporte mundial y que en 2010 se estimaba en unos 35 millones de euros. 

Arantxa Sánchez Vicario.

La preocupación de la todavía pareja es máxima al ampliarse hace unos meses la querella por alzamiento de bienes y fraude de acreedores en el Juzgado nº 4 de Barcelona. El Banco de Luxemburgo, que logró una sentencia favorable por la vía civil, aún no ha cobrado absolutamente nada y por ello, a finales de enero, se fueron a la vía penal solicitando penas de cárcel.

El pleito con Hacienda, comienzo de sus problemas

Todo comienza en el año 2009 cuando el Tribunal Supremo confirmó la sentencia de la Audiencia Nacional por la que la tenista tenía que hacer frente a una multa de 3,5 millones más intereses por evasión fiscal. La cantidad final ascendió a 5,2 millones sumando multa e intereses. Hacienda pudo cobrar gracias a un aval del Banco de Sabadell y esta entidad financiera a su vez recuperó su dinero gracias a un contraaval suscrito con el banco luxemburgués, donde Arantxa mantuvo durante muchos años parte de su fortuna cuando sus intereses los gestionaba International Management Group (IMG), radicada en Beverly Hills en Los Ángeles. No hay que olvidar que las tres empresas principales de Arantxa, las sociedades anónimas Sant C 412, Sant J 411 y Port G 410, tenían como accionistas principales dos sociedades extranjeras situadas en Uruguay y en las Islas Marshall, al norte de Nueva Guinea. Estas eran ACE Enterprises LImited y EAST LIGHT Limited, controladas por las que era su apoderado y padre, Emilio Sánchez.

Josep Santacana a la salida del los Juzgados de Esplugues de Llobregat (Barcelona).

En abril de 2010, el Banco de Luxemburgo cumplió con la garantía bancaria y el mes siguiente reclamó el aval a la tenista. Lo intentaron varias veces. Enviaron un burofax en julio de ese año y representantes de la entidad se reunieron con Arantxa y Santacana, acompañados de sus asesores. La respuesta de Arantxa fue que ni conocía su patrimonio ni podía disponer de él y así solicitó más tiempo para poder recabar información y ofrecerle una respuesta al banco.

Algo que parece ser contradictorio ya que, en noviembre de 2009, casada con Santacana, la tenista revocó ante notario los poderes que ostentaba su padre y su administrador, Ferrando Lacasa. Sin embargo, siete años después de aquella reunión, en noviembre de 2017, la pareja volvió a señalar que el fallecido Emilio Sánchez continuó manejando el patrimonio de su hija y dirigió su proceso de descapitalización vendiendo todo para pagar deudas.

Según la documentación presentada por el banco luxemburgués, las disposiciones patrimoniales fraudulentas de las sociedades con las que la tenista administraba su patrimonio (cifrado entre 30 y 45 millones) fueron decisión y responsabilidad única de ella y Santacana. De hecho, el padre no hubiese podido comprar ni vender sin poder notarial para ello, ya que en esas fechas Arantxa ya pleiteaba contra sus progenitores, a los que interpuso dos demandas y una querella.

COMPARTIR: