01 de marzo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Según aseguran fuentes solventes, Juan Carlos I “está en un momento eufórico” y ya ha dado orden de que le preparen su barco el 'Bribón' para competir

El rey emérito quiere volver en mayo de este año a las regatas de Sanxenxo “si la salud se lo permite”

El Cierre Digital en Juan Carlos I a bordo del Bribón.
Juan Carlos I a bordo del Bribón.
El rey emérito Juan Carlos I ya habría comunicado su intención de volver a España. Según ha podido conocer elcierredigital.com, lo haría en circunstancias similares al año pasado, cuando volvió para la fase preparatoria del Campeonato del Mundo de Vela de la Clase 6 metros de Sanxenxo (Pontevedra), donde compite su barco, el Bribón. Fuentes solventes comunican a este diario que quiere venir, “si la salud se lo permite”, en mayo para la fase preparatoria y en junio para el Campeonato del Mundo.

Tras la mediática vuelta del rey emérito a España el pasado mes de mayo y el intento de acudir al Campeonato del Mundo de Vela de la Clase 6 metros de Sanxenxo (Pontevedra) que acabó en cancelación por sus problemas de salud, Juan Carlos I habría comunicado, según ha podido saber elcierredigital.com a través de fuentes solventes, su intención de volver a Sanxenxo para acudir a las regatas en las que “podría participar o no”. “Es lo único que quiere ahora mismo”, continúan las fuentes consultadas.

“Juan Carlos I ha llamado al equipo del Bribón y les ha dicho que preparen todo. Ha anunciado su decisión de estar en Sanxenxo este año, al igual que en el mes de mayo pasado, si la salud se lo permite”, comentan las citadas fuentes a elcierredigital.com. Estas añaden, además, que a día de hoy el emérito “está en un momento eufórico, le duelen menos los huesos y está mejor”. Sin embargo, "de aquí a la fecha en la que tengan lugar las regatas, solo que mantenga un buen estado de salud podrá implicar el regreso del emérito". Un estado de salud que, según comunican estas fuentes "varía dependiendo del día”.

Dos posibles visitas, en mayo y junio

Las regatas de Sanxenxo a las que el emérito podría volver son las del Circuito Clase 6 Metros de la Copa de España, en las que su barco, el Bribón, está inscrito. Aunque todavía está por confirmar cuando será el Campeonato del Mundo de Vela, según fuentes conocedoras de la competición la “regata de preparación podría ser la de mayo y la del Campeonato del Mundo en junio. El emérito acudiría a las dos”.

Don Juan Carlos navegando junto a Pedro Campos. / RCN Sanxenxo/ María Muiña.

La mencionada regata de preparación tendría lugar —según el calendario del Real Club Náutico de Sanxenxo y en el caso de que el campeonato del mundo fuera ubicado en junio—, del 19 al 21 de mayo, por lo que, de acudir el emérito, lo haría justo antes de que tengan lugar las elecciones autonómicas y municipales del 29 de mayo. Las fuentes consultadas por elcierredigital.com afirman que el Bribón “también está apuntado en alguna regata en Reino Unido en agosto”.

La segunda, la que nuestras fuentes explican que tendría posibilidades de ser la del campeonato del mundo —tal y como sucedió el año pasado— tendría lugar del 9 al 11 de junio. Esta fecha, en la que el emérito podría volver a España si su salud se lo permite, tendría lugar un mes antes de las vistas preliminares del juicio que tiene abierto en Reino Unido por una demanda de Corinna Larsen, que comenzarán el próximo 18 de julio de 2023.

Según nuestras fuentes, Juan Carlos I se encontraría ahora “tranquilo” en lo referente a este juicio, pero también con respecto a la situación de sus hijas, las infantas Cristina y Elena, ya que tendría “todo atado”, haciendo referencia a la posible herencia que recibirían y al divorcio entre Cristina e Iñaki Urdangarin.

La vuelta de junio de 2022, truncada por su estado de salud

Como ya informamos desde elcierredigital.com, el emérito planeaba volver a España el pasado 10 de junio de 2022 para participar en el Campeonato del Mundo de Vela de la Clase 6 metros de Sanxenxo (Pontevedra). Sin embargo, su entorno comunicó unos días antes que no podría acudir por “razones estrictamente privadas”. Razones que, según pudo conocer este diario, tuvieron que ver, presuntamente, con su salud. “Está fatal, tiene muchos achaques. Le duele todo y no se puede subir al barco”, comentaban nuestras fuentes.

Unos días antes, elcierredigital.com comunicaba en exclusiva que el motivo por el que el exmonarca podría no acudir a las regatas sería el dolor de huesos que sufre. “Pensar que de repente va a decir que no [a acudir a las regatas] es inviable, porque es lo único que quiere ahora. Pero si no le calman el dolor de huesos que tiene, pues no podrá”, comentaban las fuentes a este diario.

El Emérito y su viaje a Suiza

Dos meses después de su truncada vuelta a España, elcierredigital.com accedía en exclusiva a las primeras imágenes del rey emérito Juan Carlos I después de su desaparición pública durante el verano. Las instantáneas fueron tomadas en Suiza, concretamente en Ginebra. Tal y como desvelaba elcierredigital.com en primicia, Juan Carlos I estuvo varias horas, al menos, desde el 30 de agosto de 2022 en Ginebra con la infanta Elena donde precisamente reside la infanta Cristina desde hace 9 años. Ahora, en pleno proceso de divorcio de Iñaki Urdangarin, y con una millonaria fortuna de por medio.

Elcierredigital.com consiguió constancia gráfica de este encuentro, según las fotografías a las que accedió en exclusiva. Un encuentro que tuvo lugar precisamente en la localidad suiza donde reside desde el año 2013 la segunda hija de Juan Carlos I, Cristina de Borbón, exduquesa de Palma, trabajando para la Fundación Aga Khan, propiedad del millonario islamita amigo íntimo de su padre.

El rey emérito entrando al hotel suizo este martes 29 de agosto/ Autoría: elcierredigital.com

La llegada de don Juan Carlos a esta localidad suiza tenía una trascendencia especial debido a la situación en la que se encontraba su hija, la infanta Cristina, en pleno divorcio de su marido, Iñaki Urdangarin, padre de sus cuatro hijos, y condenado a cinco años y diez meses por corrupción en el caso Nóos. Además, Juan Carlos I visitaba Suiza después de quedar libre de la investigación abierta desde haces varios años por el fiscal Yves Bertossa, por canalizar presuntamente dinero opaco a sus cuentas. Una investigación que quedó archivada por falta de pruebas.

Desde elcierredigital.com expresábamos la posibilidad de que su presencia en esta ciudad se pudiera deber a que, libre de toda investigación y del bloqueo de cuentas, pudiera acceder con facilidad a ellas y mover y dejar poderes a quienes sean sus futuras herederas, sus hijas, las infantas Elena y Cristina de Borbón.

No hay que olvidar que en marzo de 2020 el rey Felipe VI comunicó que rompía definitivamente con la herencia de su padre Juan Carlos I. Y no solo personal, como hizo con su hermana Cristina, sino también política y económicamente. Sin embargo, sus hermanas Cristina y Elena nunca han manifestado que no quieran asumir la herencia millonaria de su padre, cuyas principales cuentas se encuentran en Suiza.

Ahora, según informan fuentes solventes a elcierredigital.com, el rey emérito podría “haber solucionado” el tema de “la herencia de sus hijas, así como el del divorcio de Cristina de Borbón y Urdangarin” por lo que está “más animado”. Cabe recordar que la hija del emérito y el exduque habrían llegado a un acuerdo que supondría para este último una indemnización de más de dos millones de euros y 25.000 euros al mes.

El último viaje del Emérito a Sanxenxo

Durante cinco días del mes de mayo de 2022, Juan Carlos I volvió a ser tendencia debido a su agenda —personal pero tremendamente mediática— en el país que abandonó hace dos años debido a los escándalos judiciales que le acechaban. Alojamiento en casa de su amigo Pedro Campos, regatas en Sanxenxo y un partido de balonmano en Pontevedra para ver jugar a su nieto, Pablo Urdangarin, fueron parte de su agenda del fin de semana de mayo de 2022 en el que volvió a España.

El rey emérito viendo jugar a su nieto Pablo Urdangarin en Pontevedra.

Sin embargo, el punto álgido y más esperado llegó el lunes con la visita del emérito a Zarzuela. Una que se inició a las diez de la mañana, con Juan Carlos llegando en un coche al palacio. Saludó a la prensa y se dejó ver en el lado del copiloto del vehículo, pero el resto de lo que sucedió en la reunión familiar se quedó en Zarzuela.

El único testimonio de lo sucedido, tras once horas de estancia del emérito junto a su familia, fue un comunicado que lanzó la Casa Real después del encuentro. En él se explicaba que al exmonarca le dio tiempo a tener una conversación con Felipe VI “sobre cuestiones familiares, así como sobre distintos acontecimientos y sus consecuencias en la sociedad española”.

Además, el emérito almorzó junto al rey Felipe VI y la reina Letizia; la infanta Sofía; la reina Sofía, que pese a tener Covid se mantuvo en la sala con las medidas preventivas necesarias; la infanta Elena y sus hijos; y la infanta Margarita, hermana del emérito, y su marido Carlos Zurita. Las grandes bajas fueron las de la princesa Leonor, que se encontraba estudiando en un internado de Gales, y la infanta Cristina.

COMPARTIR: