25 de junio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Samantha Romero y Rocío Martín dictaron sentencia en el caso Nóos; para Gloria Martín es su primer macrojuicio por corrupción

Así son las mujeres que juzgan al 'Rey de la noche', Tolo Cursach: Implacables y firmantes de la condena a Urdangarin

Samantha Romero y Rocío Martín.
Samantha Romero y Rocío Martín. / Las magistradas abandonaban la Audiencia de Palma.
El pasado 13 de junio se inició el juicio del caso Cursach después de ocho años de instrucción. Las encargadas de dictar la sentencia que podrá condenar al ‘Rey de la noche’ y a los implicados en la trama de la noche mallorquina son Samantha Romero, Rocío Martín y Gloria Martín. Las dos primeras son conocidas por haber condenado a cinco años y diez meses de prisión a Iñaki Urdangarin por el caso Nóos.

El juicio del caso Cursach sigue su curso. Después de que se iniciara el pasado 13 de junio en la Audiencia Provincial de Mallorca, ahora se ha designado a las tres magistradas que se encargarán de dictar la sentencia para Bartolomé Cursach y el resto de implicados en la trama delictiva que se inició en 2014. Los tres nombres son Samantha Romero, Rocío Martín y Gloria Martín. Las dos primeras son las magistradas conocidas por haber dictado la mediática sentencia del caso Nóos que condenó a Iñaki Urdangarin a cinco años y diez meses de prisión.

Según ha podido saber elcierredigital.com a través de fuentes cercanas al caso, estas dos mujeres “aguantaron muchas presiones durante el Nóos y ahora son como impenetrables”, lo que las hace una buena opción para juzgar un caso que ha estado marcado por sus irregularidades.

La sala será presidida por Samanta Romero, que también presidió el juicio del caso Noós, y tendrá como ponente a Rocío Martín —con más experiencia en la Audiencia de Palma que el resto—. Su última incorporación ha sido la magistrada Gloria Martín.

Samantha Romero: distancia y frialdad durante los juicios

Nacida en Palma en 1972, Samantha Romero estudió Derecho en la Universidad de las Islas Baleares (UIB). En el año 2000 consiguió aprobar las oposiciones a la judicatura y a fiscal, aunque esta última se encuentra en situación de excedencia.

Se decantó por la judicatura y se inició como jueza en el año 2002 en Vilanova i la Geltrú. Unos años más tarde, en 2006, pasó a la Audiencia de Tarragona y no fue hasta el 30 de abril de 2015 cuando tomó posesión como magistrada en la Audiencia Provincial de Baleares.

Un año después, Romero se vio envuelta en uno de los juicios más mediáticos de nuestro país: el caso Nóos. En él no solo se juzgaba a Iñaki Urdangarin sino también a su mujer, la infanta Cristina.

Iñaki Urdangarin durante el juicio por el caso Nóos.

Romero entró en sustitución del magistrado Juan Pedro Yllanes en un juicio de larga duración (163 días) con una sentencia de la que todo el mundo estaba pendiente. Sin embargo, como confirmaron por aquel entonces diferentes medios de comunicación, Romero se mantuvo siempre profesional y pendiente del calendario del juicio.

Uno de los apuntes que se hicieron por aquel entonces de ella era la “distancia y frialdad” que tenía al tratar con los abogados y fiscales del caso. Algo que Romero continuó haciendo tras el juicio con el fin de que no se filtrara la sentencia del caso. Una que tuvo lugar en 2017 y que estuvo compuesta por 741 folios dictados de manera unánime, sin voto particular.

Rocío Martín y el caso Scala

Rocío Martín consiguió aprobar la oposición para jueza en el año 2002, consiguiendo su primer destino en Carlet, Valencia, en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número tres.

A diferencia de su compañera, llegó a la Audiencia de Palma cinco años antes, en 2010. Y fue ahí cuando redactó algunas de las sentencias más duras conocidas hasta entonces. La del caso Scala —también denominado caso Cola-Cao— fue una de ellas. 16 condenados y 16 años de prisión para Josep Juan Cardona, exconseller balear de Comercio, Industria y Energía del PP.

El caso juzgaba el cobro de comisiones y falseo de contratos para conseguir millones de euros de los fondos públicos usando al Consorcio para el Desarrollo Económico de Baleares (Cedeib) entre los años 2003 y 2007. Al dictar su sentencia, Rocío Martín batía un récord: el de la mayor condena impuesta a un político.

Josep Juan Cardona.

Rocío Martín también fue conocida en el caso Nóos por su dureza. Según expresaban algunas fuentes, fue la que exigió condenas más elevadas y es conocida por su implacabilidad en los juicios.

Gloria Martín y su primer macrojuicio: el caso Cursach

Procedente de Guadalajara, la magistrada Gloria Martín llegó a la Audiencia de Baleares en el año 2019 y, por primera vez, se enfrenta a un macrojuicio por corrupción de estas características.

El juicio, si bien no es tan mediático como el que involucraba a los miembros de la familia real, también tiene repercusión. En él se juzgarán los presuntos delitos cometidos por Bartolomé Cursach Mas, también conocido como Tolo o el 'Rey de la noche' de Mallorca.

El conocido como ‘Rey de la noche’ es uno de los magnates del ocio nocturno mallorquín con más influencia y poder. Propietario de las discotecas más grandes de la isla (además de hoteles, gimnasios e, incluso, restaurantes), lleva siendo investigado por corrupción desde el año 2014 aunque no fue hasta 2017, con la acusación de algunos empresarios de la isla, cuando se empezó a poner el foco en sus polémicos negocios.

Bartolomé Cursach.

Ahora, una vez se ha iniciado el juicio, son varias las polémicas que saltaron antes de su comienzo. Una de ellas ha sido la reducción de condena de la Fiscalía a Cursach y la retirada de la acusación contra siete de los 23 investigados en la trama.

Con esta nueva información Cursach pasaba de estar condenado a ocho años y medio de prisión a tan solo uno y medio por los delitos de grupo criminal y prevaricación. Además, la Abogacía de Baleares retiró de forma completa las acusaciones contra el ‘Rey de la noche’ y otros implicados como Bartolomé Sbert, mano derecha de Cursach; Pilar Carbonell, exdirectora general de Turismo del Govern; y Bernardí Seguí, funcionario del Ejecutivo balear, tal y como informó eldiario.es.

Una situación que se sumaba a la acusación hacia el exjuez Manuel Penalva y el exfiscal Miguel Ángel Subirán por delitos de amenazas, coacciones y obstrucción a la justicia. Una que, según confesaban fuentes del caso a elcierredigital.com tenía como objetivo “proponer la nulidad del juicio. Porque van a decir que si el juez y el fiscal que instruyeron el caso estaban coaccionando a la gente, entonces la instrucción es nula, y lo que van a intentar es la nulidad del juicio para favorecer a Cursach y a su grupo”.

COMPARTIR: