20 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El presidente de Ausbanc niega que quisera cobrar dinero para que la hermana de Felipe VI no se sentara en el banquillo junto a su marido

Caso Nóos: Miquel Roca vuelve a la Audiencia Nacional como testigo del supuesto chantaje a la infanta Cristina

El abogado Miquel Roca en una foto de archivo.
El abogado Miquel Roca en una foto de archivo.
El abogado Miquel Roca y el caso Nóos vuelven a la actualidad con la declaración el próximo 18 de diciembre del abogado de la Infanta Cristina de Borbón. Roca responderá a las preguntas de fiscalía y defensas dentro del macrojuicio por el llamado "caso Ausbanc", que se reanuda este lunes en las instalaciones de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares. Y lo hace en relación al supuesto intento de chantaje por parte de Manos Limpias para retirar la acusación particular del Caso Nóos.

Miquel Roca y el caso Nóos vuelve a la actualidad. El que fuera abogado de la Infanta Cristina, que logró la absolución por el caso que llevó a su marido Iñaki Urdangarin a la cárcel, irá este próximo 18 de diciembre a la Audiencia Nacional de Madrid, aunque en esta ocasión lo hará en calidad de testigo dentro de las testificales sobre el llamado caso Ausbanc.

Ha sido llamado a declarar por la Fiscalía en relación a un supuesto chantaje por parte del presidente de la Asociación de Usuarios y Consumidores de Banca (Ausbanc), Luis Pineda, y de Miguel Bernard, secretario del sindicato Manos Limpias, según denunció el abogado catalán a la Unidad de Delitos Económicos y Financieros (UDEF) de Policía Nacional en marzo de 2016. Según Roca, tanto Pineda como Miguel Bernard, secretario del sindicato Manos Limpias, le habrían pedido tres millones de euros para retirar la acusación particular contra la Infanta Cristina en el caso Nóos.

Tanto Pineda como el secretario general del sindicato, Miguel Bernad -para quienes la Fiscalía reclama condenas de 119 y 25 años de prisión por delitos de organización criminal y extorsión- negaron que intentaran extorsionar a la hermana del Rey y Bernard incluso aseguró que un intermediario llegó a ofrecerle esa cantidad en nombre supuestamente del letrado a cambio de retirar la acusación.

Luis Pineda, presidente de Ausbanc.

Roca ya declaró ante el juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, en 2016, negando la negociación con Pineda y Bernard en todo este asunto. Pero ahora la Fiscalía retoma el asunto y llama a declarar a Roca en el juicio que se sigue contra los dirigentes de Ausbanc y Manos Limpias.

Luis Pineda ya he negado este extremo a elcierredigital.com: “Nunca tuve ese encargo y nunca lo hubiese aceptado ni materializado. Tanto que la acusación particular lo ha retirado”, afirma. Bernard aseguró entonces que jamás pidió nada y que, sin embargo, a él si le llegó la oferta por parte del abogado Jaime Alonso, portavoz de la Fundación Francisco Franco, que le habría trasladado esa oferta en nombre de un intermediario que decía hablar en representación de Roca.

Los hechos

Santiago Pedraz, juez instructor del caso Ausbanc-Manos Limpias en la Audiencia Nacional, ya convocó a Miquel Roca el 14 de junio  de 2016. Todo ocurrió, según la declaración que realizó el abogado catalán ante la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional, el 30 de marzo de 2016, junto con el directivo del Banco Sabadell, Gonzalo Barettino. Este último recibió, el 14 de marzo de aquel año, una llamada telefónica de Pineda planteándole una entrevista con Miquel Roca sobre el tema de Palma.

Según el entonces directivo del Banco Sabadell, la entrevista, a la que no asistió Roca, se celebró en Madrid al día siguiente entre Pineda y el propio Barettino. En la misma,  según su relato, Pineda supuestamente le pidió tres millones de euros. Así, tras escuchar las explicaciones de Barettino, Roca decidió denunciar lo sucedido ante la Policía, acompañado de otro abogado de su mismo despacho, si bien tardaron 16 días en hacerlo.

Es probable que el día 18 de diciembre se le plantee a Roca también lo sucedido con la petición de "reunión clandestina" que un abogado de Roca Junyent, Jaime Riutord, le hizo al juez José Castro, para reunirse con el socio director de la firma, poco antes de que decidiera imputar a la infanta.  

Santiago Pedraz también citó durante la instrucción de hace cuatro años a varios directivos, directores de comunicación y abogados de entidades financieras, entre ellos al fallecido presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, que se habría negado durante su Presidencia en Caja Madrid a realizar ningún pago a Ausbanc.

En las diligencias previas incoadas por Pedraz también declararon en su día Jaime Giró, directivo de La Caixa, Javier Ayuso, exdirector de Comunicación y marca del BBVA -y de la Casa Real entre 2011 y 2014-, e Ignacio Moliner, sucesor de éste en el cargo. Así mismo, lo hicieron Juan Astorqui, exdirector general de Caja Madrid, Francisco Javier López Pérez, expresidente de Credit Services, y el expresidente de Novagalicia Banco, José María Castellano. Algunos de ellos ya han declarado por este mismo asunto en la vista que se sigue actualmente en la Audiencia Nacional por el caso Ausbanc.

Manos Limpias se defiende

En medios jurídicos siempre causó extrañeza que el sindicato Manos Limpias, liderado por Miguel Bernard, pudiera personarse en tantas causas de renombre y dispusiera de fondos suficientes para hacer frente a las fianzas.

Sus fuentes de financiación, las que le permitían contratar abogados de prestigio, siempre fueron un secreto. Ejercer la acusación particular no es gratuito. Conviene recordar que UPyD, entonces partido liderado por Rosa Díez, se tuvo que retirar en la causa abierta contra los responsables de Bankia, al perder todos los escaños que tenía en el Congreso y la financiación correspondiente y no poder hacer frente a la fianza exigida por el Juzgado para su personación.

Miguel Bernard, de Manos Limpias.

Miguel Bernard siempre ha defendido su inocencia en este asunto.  Pero la Fiscalía pide para él 24 años y diez meses de cárcel por delitos de estafa, blanqueo, extorsión, amenazas, administración desleal, fraude en las subvenciones y pertenencia a organización criminal.

El fiscal José Perales lo acusa en el juicio que se reanuda este lunes en la Audiencia Nacional de integrar, junto al presidente de Ausbanc Luis Pineda, una trama de extorsiones a cambio de retirar acusaciones y presionar a bancos, entre ellas el intento de negociar la retirada de la acusación de la infanta Cristina en el caso Nóos a cambio del pago de tres millones de euros. Un hecho no ratificado con pruebas.

Precisamente, Miguel Bernad siempre ha mantenido que sucedió lo contrario, cuando "uno o dos meses antes del juicio oral" contra la Infanta se reunió en una cafetería del centro de Madrid con el representante de un despacho de abogados de la capital, "utilizado por Roca" para que actuase como intermediario.

En esa reunión, según ha insistido Bernad, el supuesto intermediario del abogado de la infanta Cristina le ofrecía "una importante cantidad de dinero" para que, de forma simultánea, Manos Limpias presentase ante la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca, tribunal que llevaba el caso Nóos, un escrito de desistimiento de la acusación a Cristina de Borbón. 

El secretario general de Manos Limpias ha relatado que, antes de la "interferencia" de Roca, mantuvo reuniones tanto con el presidente de la Caixa, Isidro Fainé, quien -según su versión- le pidió "sentido de Estado para retirar la acusación", como con el director de la Fundación La Caixa, Jaume Giró, y el abogado José María Mas Millet.

En una de esas reuniones, según  la declaración de Bernard, el abogado Mas Millet incluso le presentó un borrador de escrito de desistimiento de la acusación a la infanta por Manos Limpias, aunque no se llegó a hacer efectivo por las "maniobras" de Roca. 

"Hice un acta notarial con el ofrecimiento de Roca intuyendo que se trataba de una trampa", dijo el líder de Manos Limpias, en sus declaraciones previas en la causa ante el juez Pedraz, llegando a denunciar que "meses antes del juicio" varias personas le "alertaron" de que si no retiraba la acusación contra la Infanta, el sindicato, él y su familia se verían "destrozados".

COMPARTIR: