15 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El propietario de la multinacional también está siendo criticado tras confirmarse que su compañía no saltará a la Bolsa de EEUU en el plazo previsto

Los 'líos' de Del Pino: Intenta rebajar su tensión con Moncloa, que fiscalizará las cuentas de 4 ejercicios de Ferrovial

El Cierre Digital en
/ Rafael del Pino
Rafael del Pino no pasa por sus mejores momentos pese a que Ferrovial obtuvo un beneficio neto de 460 millones en 2023, lo que supone un incremento del 147% respecto al año anterior. Sus promesas incumplidas de saltar a Wall Street en el primer trimestre de 2024, la investigación abierta por Hacienda para revisar el pago de varios impuestos durante cuatro ejercicios (2017-2020) y un juicio con el Fisco complican la vida a Ferrovial y a Del Pino, que quiere rebajar su tensión con La Moncloa.

No resulta noticiable conocer que Rafael del Pino Calvo-Sotelo no está muy contento con el Ejecutivo de Pedro Sánchez. Y es que el empresario dueño de Ferrovial había protagonizado un pulso público con el Gobierno de España, al que acusaba de generar "inseguridad jurídica", y había decidido sacar fiscalmente de su país de origen (España) a la multinacional Ferrovial, de la que es principal accionista, para instalarse en un Estado de baja imposición, como los Países Bajos.

En la empresa constructora Ferrovial reconocían en privado que esta decisión del "jefe" podría traerles consecuencias negativas, pero confiaban en que la posible salida de Pedro Sánchez de La Moncloa en las últimas elecciones podría amortiguar el golpe.

Quizá confiado en ello, Del Pino compartió estrado en enero de 2023 con el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, al que 'apadrinó' en el Foro ABC. "Si usted (Feijóo) gana las próximas elecciones, estamos seguros de que contaremos con un buen plan inversor (...) Nuestra ambición es seguir contribuyendo a la construcción de una España mejor y más próspera, por lo que todos los partidos podrán encontrar siempre en Ferrovial un sólido aliado para seguir avanzando", aseguró entonces el empresario. 

Pero Del Pino erró el tiro y la supervivencia del PSOE le empujó a cambiar de estrategia. Tanto, que llamó la atención la decisión del empresario madrileño de acudir a una reunión en Davos con Pedro Sánchez, quien se hizo rodear de algunos de los 'mandamases' de la economía española tras haber desplegado un discurso "concialiador".

No obstante, en aquella cita, el presidente del Gobierno lanzó un dardo contra Ferrovial: "España está demostrando que es posible crear riqueza y mejorar al mismo tiempo las condiciones de los trabajadores. No nos traguemos los viejos postulados neoliberales que presentan al Estado como un ente puramente extractivo que no genera valor o que afirman que la única responsabilidad de las empresas es aumentar los beneficios de sus accionistas". 

Precisamente, ahora, fuentes de la compañía Ferrovial señalan a elcierredigital.com que "la investigación abierta contra ellos por Hacienda es una venganza del Gobierno de Sánchez". Sin embargo, el argumentario repartido por Ferrovial entre los medios afines habla de situación de "normalidad" con la intención de no reabrir una guerra contra el PSOE.

Ferrovial explica en su memoria de 2023 que "se ha notificado el comienzo de una auditoría fiscal general de Ferrovial S.E. (empresa sucesora de Ferrovial, S.A.) y sus filiales, incluidos los impuestos sobre sociedades de los ejercicios 2017-2020, la retención fiscal de los ejercicios 2019-2020 y el IVA de los ejercicios 2019-2020. La verificación y la investigación se llevarán a cabo en un único procedimiento de inspección del grupo fiscal. La documentación requerida se está presentando en la actualidad".

Sobre la absorción de la matriz por parte de su filial en Países Bajos, estas fuentes reconocen que "Hacienda les podría plantear otro pulso en el futuro: Las autoridades fiscales españolas pueden, en el curso de una auditoría fiscal, considerar que la Fusión no tuvo lugar por un motivo comercial válido y que se produjo con la intención principal de obtener una ventaja fiscal, posición que la Sociedad rechaza expresamente. En tal caso, la Administración tributaria española podrá denegar la aplicación de dicho régimen especial y revertir las ventajas fiscales previstas", señalan.

Los directivos de Ferrovial ya reconocían hace unos meses, en un documento remitido a la CNMV, que "la fusión y redomiciliación de la sociedad matriz del grupo a los Países Bajos podrían tener un impacto negativo en su imagen corporativa en España, lo que, a su vez, podría tener un efecto material adverso en la posición competitiva del grupo y, a su vez, en el precio de cotización de sus acciones, su negocio, situación financiera, resultados de operaciones y perspectivas".

Fuentes de la compañía explican a elcierredigital.com que otro asunto que podría golpear el bolsillo de Ferrovial es "la sentencia pendiente sobre la amortización de un fondo de comercio derivado de la compra de dos empresas, como Amey y Swissport, que podría suponer un pago añadido de 42 millones de euros".

Promesas incumplidas

Rafael del Pino ha reconocido ya a sus cercanos que "no va a cumplir su promesa de saltar a la Bolsa estadounidense en el primer trimestre de 2024", pese a que la explicación de su adiós a España se debía, decía él, a su interés de irrumpir en Wall Street.

Rafael del Pino. 

El regulador del mercado americano (SEC) ha requerido información a Ferrovial, ya que, según el diario Cinco Días, no les ha informado sobre la adquisición del 24% del fondo de inversión IRB, que cuenta con 12 autopistas en India.

"Tenemos la intención de solicitar que nuestras acciones ordinarias coticen en Nasdaq con el símbolo FER. Cuando nuestras acciones ordinarias comiencen a cotizar en Nasdaq, esperamos que el precio de cotización inicial probablemente se base en el precio de negociación actual de nuestras acciones en Euronext Amsterdam y las Bolsas de Valores españolas", decían hace más de tres meses.

La multinacional disparó su beneficio hasta los 460 millones en 2023, año en el que dio un portazo fiscal a España. Por entonces, Del Pino jr. dijo que en España faltaba "seguridad jurídica", argumento que muchos ponen en duda teniendo en cuenta que la inversión extranjera se había disparado más de un 50% en el año 2022.

A la poca sintonía de Ferrovial con el actual Ejecutivo de Pedro Sánchez tampoco ayudó que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia sancionara a Ferrovial y a otras cinco grandes constructoras por alterar licitaciones de obra civil entre 1992 y 2017 (ACS, Acciona, FCC, Ferrovial, Sacyr y OHLA).

Hoy, Rafael del Pino Calvo-Sotelo, actual dueño de Ferrovial, hijo del patriarca Rafael del Pino y Moreno, que creó la conocida constructora e hizo fortuna al calor de concesiones del régimen franquistas, cuenta con una fortuna millonaria e inmensa, que elcierredigital.com ha detallado en una investigación anterior.

COMPARTIR: