26 de noviembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Aunque está anunciada en este portal, el coso está en buen estado tras su rehabilitación en 2012; otras como la de Quintanar no corren la misma suerte

Venden la plaza de toros de Fuengirola en Idealista por 4,5 millones de euros tras 60 años de historia

Plaza de toros de Fuengirola, Málaga.
Plaza de toros de Fuengirola, Málaga. / El coso se vende en Idealista por 4,5 millones de euros.
La plaza de toros de Fuengirola, que fue restaurada en 2012, se encuentra en venta en el portal inmobiliario Idealista por 4,5 millones de euros. El coso, de 60 años, ha albergado espectáculos taurinos de algunos de los diestros más reconocidos además de ofrecer conciertos, espectáculos flamencos ecuestres o shows de freestyle. La plaza corre con mayor suerte que otros cosos españoles, como el de Quintanar de la Orden, en Toledo, o el de Ciudad Real, totalmente abandonados.

Desde hace unos días, haciendo un repaso rápido por los inmuebles que aparecen en el portal inmobiliario Idealista en la localidad malagueña de Fuengirola, es fácil toparse con la plaza de toros del municipio. Se vende, exactamente, por 4,5 millones de euros. Los propietarios la han puesto en venta y en el precio, según el portal, además del coso se incluyen los aparcamientos y 2.500 metros cuadrados en la parte exterior de la plaza destinados a locales comerciales.

El inmueble fue rehabilitado, en su mayoría, en 2012, momento en el que se construyeron también los locales comerciales en los 2.500 metros cuadrados mencionados anteriormente. Durante la rehabilitación, se conservó el diseño de la fachada, de cara a la reinauguración del coso el 6 de octubre de 2012, celebrando los 50 años de la que fue su inauguración en 1962.

La historia del coso

La plaza de toros de Fuengirola fue inaugurada el 8 de julio de 1962. En los carteles se anunciaba la visita de César Girón, Manuel Segura y José Martínez “Limeño”, además de la aparición del rejoneador Clemente Espadanal. Los festejos taurinos del municipio malagueño, normalmente, se organizan cada verano además de en el mes de octubre, cuando se celebra la Feria de la Virgen del Rosario, patrona de Fuengirola.

Anuncio de la plaza de toros de Fuengirola./ Idealista.

En su reinauguración en 2012, esta emblemática plaza de toros contó con un gran cartel del que formaron parte El Cordobés, El Fandi y Juan José Padilla. El espectáculo abrió las puertas de la feria taurina, que se extendió hasta el 14 de octubre. Al acto de reinauguración acudieron tanto la antigua alcaldesa –Esperanza Oña, actual vicepresidenta del Parlamento de Andalucía– como otros miembros del equipo de Gobierno.

A lo largo de los 60 años de vida del coso, su albero ha sido pisado por muchas de las figuras más destacadas del toreo. Antonio Ordóñez fue uno de ellos. El padre de Carmina Ordóñez, y abuelo de los también toreros Francisco Rivera y Cayetano Rivera, fue durante un tiempo propietario de la plaza. Muchos otros han actuado en su arena, como Espartaco, Jesulín de Ubrique, Enrique Ponce o El Juli.

Pese a tratarse de una plaza de toros, históricamente ha acogido también espectáculos de otro tipo, como conciertos, espectáculos flamencos con caballos o shows de freestyle, entre muchos otros.

En peores plazas hemos toreado

El caso de la plaza de toros de Fuengirola es un caso distinto. La realidad es que, pese a estar en venta, el coso se encuentra en buen estado, dada su rehabilitación de hace diez años. Sin embargo, muchas otras plazas no corren la misma suerte y se encuentran en un estado de abandono y dejadez que indigna no solamente a los aficionados de la tauromaquia, sino también a aquellos que se preocupan por la protección del patrimonio.

Es el caso, por ejemplo, de la plaza de toros de Quintanar de la Orden, en Toledo. Aunque los expertos han recordado en distintas ocasiones el mal estado y deterioro en el que se encuentra, la histórica plaza sigue sin ser rehabilitada. En noviembre del año 2018, tras la visita al coso quintanareño de varias empresas de construcción y el equipo de Gobierno, se aseguraba que el edificio, que fue inaugurado en 1879, sería rehabilitado. Sin embargo, la realidad es distinta. La plaza, de estilo neomudéjar, sigue, según la web de Quintanar de la Orden, “en espera de restauración y rehabilitación”.

Javier López-Galiacho, jurista e investigador y presidente de Amithe (Asociación Española de los Teatros Históricos), que es también un gran aficionado a la tauromaquia y defensor del patrimonio histórico español, declaraba en una conversación con elcierredigital.com que “con independencia de la tauromaquia, hay un deber de protección del patrimonio histórico”. Recordaba, además, que el patrimonio "es vital para comprender el pasado de la sociedad, y las plazas de toros son una parte de la historia de España".

Otro de los casos más lamentables es el de la plaza de toros de Ciudad Real, que se encuentra también en un estado de abandono total. La arena apenas se puede ver pues la vegetación, que ha crecido sin control, ha alcanzado los más de dos metros de altura. La madera de los burladeros está hoy podrida y las gradas son víctimas del abandono.

En el mes de noviembre del pasado año 2021, la alcaldesa de la ciudad, Eva María Masías, avanzó que el presupuesto de las obras para la reforma y rehabilitación de la Plaza de Toros se incrementaba considerablemente, pasa de 1,5 millones de euros a los 2,2 millones.

Se trata, dijo, del proyecto con mayor inversión procedente únicamente de las arcas municipales que se ha hecho en la historia de Ciudad Real. El Ayuntamiento ya tiene el proyecto elaborado por los técnicos municipales y se ha enviado a la Junta de Comunidades junto al informe del arqueólogo para que esta administración dé el visto bueno a las obras.

COMPARTIR: