15 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Según fuentes de la compañía, “uno de los anhelos de Feijóo” es que lidere la empresa el que fue presidente de Inditex durante 17 años

La 'ambición' de Pablo Isla por sustituir a Pallete al frente de Telefónica: “Es uno de los que mejor está situado”

El Cierre Digital en Pablo Isla y José María Álvarez-Pallete con Telefónica de fondo.
Pablo Isla y José María Álvarez-Pallete con Telefónica de fondo.
La salida de Pablo Isla de Inditex después de 17 años como presidente de la compañía le abría un amplio abanico de posibilidades. Se rumoreaba que uno de los puestos que no le importaría ocupar es el de José María Álvarez-Pallete, al frente de Telefónica, compañía de la que fue consejero independiente durante 12 años (de 2005 a 2017). Según fuentes de la compañía, “uno de los anhelos de Feijóo es situar a una persona de su confianza al frente de Telefónica, como Pablo Isla”.

El pasado mes de mayo desde elcierredigital.com informábamos sobre cómo Marta Ortega se convirtió en la nueva presidenta de Inditex tras la salida de Pablo Isla, el abogado del Estado que había estado 17 años al frente de la compañía. Isla consiguió diversos galardones que le confirmaban como mejor presidente ejecutivo del mundo o mejor consejero delegado de la época —concedido por Forbes— debido a su trabajo en la compañía textil fundada por Amancio Ortega.

No obstante, el pasado 1 de abril de 2022 Pablo Isla abandonaba Inditex para dejar paso a la benjamina del clan Ortega, Marta Ortega. Y con ello se truncaban sus dos grandes ambiciones, según relató el periodista Jesús Salgado en el libro De Zara al cielo (La Esfera de los Libros). “Pablo Isla pecó de voluntarioso, pero era consciente de que no iba a ser el sucesor. Intentó meter cabeza en el diseño y producción y cambió el Consejero Delegado y eso aceleró su salida. Tenía la ambición de controlar Inditex y Telefónica", relataba.

Y es que Pablo Isla fue consejero independiente de Telefónica durante 12 años (de 2005 a 2017). Durante todo este tiempo, el presidente de la compañía fue César Alierta, una situación que cambió en 2016, con el ascenso de José María Álvarez-Pallete. Según indicaba Salgado, convertirse en presidente de Telefónica era una de sus ambiciones, pero en 2017 abandonó su puesto como consejero independiente.

César Alierta.

Ahora, según declaran fuentes de Telefónica a elcierredigital.com, habría posibilidades de que Isla volviera a la compañía. “Se comenta en las altas esferas que José María Álvarez-Pallete es amigo de Pedro Sánchez. Si cambia el panorama político después las elecciones y gobierna el Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo anhela situar a una persona de su confianza al frente de Telefónica”. Una información que ya fue adelantada por el diario El Confidencial el pasado mes de mayo.

Esta persona de confianza sería, presuntamente, Pablo Isla. “Una persona como Pablo Isla, que situó a Inditex en lo más alto, y con la trayectoria que tiene, sería un catalizador para muchos accionistas que llevan muchísimos años esperando ganar dinero con Telefónica. Por parte del Consejo y de grandes accionistas de Telefónica es la persona que mejor está situada para comandar la compañía. Es uno de los grandes temores que tiene la empresa”, continúan nuestras fuentes.

Pablo Isla a la salida de Inditex

La salida de Pablo Isla de Telefónica, según indicaban fuentes del sector a algunos medios de comunicación, estuvo propiciada por “razones de gobierno corporativo” que atendían a que llevaba demasiados años como consejero independiente como para seguir manteniendo ese cargo. Entonces, Pablo Isla decidió dirigir todos sus esfuerzos a Inditex, compañía a la que convirtió en la más exitosa de la bolsa española. Por encima de Telefónica, también perteneciente al grupo del Ibex 35.

Uno de los rumores que se extendieron a la salida de Pablo Isla de Inditex tenía que ver con la posibilidad que el abogado del Estado quisiese optar a la presidencia de Telefónica, aprovechando los diferentes problemas a los que Álvarez-Pallete se está enfrentando a la compañía —como bien hemos contado regularmente en elcierredigital.com—. No obstante, cuando se le preguntó en una rueda de prensa por cuál iba a ser el siguiente paso en su carrera tras Inditex, dijo que no quería hablar de ello y que “ya se vería”.

Pablo Isla.

Isla abandonó Arteixo —sede de Inditex—, rechazó los cantos de sirena que le llegaban de Génova 13 para convertirse en mano derecha económica de Alberto Núñez Feijóo y se dejó querer por empresas y patronatos de todo tipo.

Así, se incorporó al consejo de administración de Nestlé, se convirtió en presidente del Consejo Asesor Internacional de IE University, y se mantuvo en instituciones culturales como el Patronato del Museo del Prado, el Teatro Real de Madrid y la Fundación La Caixa.

Y en los últimos tiempos, el directivo ha impulsado una productora televisiva para crear series, aceptando recientemente una oferta del gigante alemán Bertelsmann, propietario del grupo teutón RTL y accionista de referencia de Atresmedia.

La productora se llama Fonte Films. Impulsada hace unos meses por Isla, quiere "desarrollar proyectos de gran calidad técnica con vocación global, apostar por nuevas formas de expresión audiovisual y transmitir apoyo y confianza a todos los equipos implicados en un marco de gestión eficiente".

Isla se rodeó para este proyecto del showrunner Diego Sotelo (guionista de Los protegidos, Bajo sospecha, Fariña, En el corredor de la muerte o El Inmortal), de Carla Pérez de Albéniz (antigua responsable del área de producción de Originales Movistar Plus+) y de María Jesús Román (socia fundadora-directora del despacho MRG Abogados).

La sangría bursátil de Telefónica

Mientras tanto, los problemas siguen acechando a la Telefónica de José María Álvarez-Pallete. Carlos Antonio Gutiérrez Pérez —accionista minoritario de la compañía— afeó a Álvarez-Pallete que la cúpula se embolsase 22,6 millones de euros en bonus en 2021 mientras eran incapaces de frenar la sangría bursátil de la empresa, que en los siete años con el actual presidente de la teleco ha caído desde los 9,31 euros por acción a alrededor de 4.

El desconocido Gutiérrez Pérez puso voz al creciente enfado de parte del accionariado de Telefónica, que ve con preocupación la desvalorización de una empresa que, para ganarse fidelidades, ha resucitado la política de César Alierta de repartir dividendos para hacer olvidar la pérdida del valor de las acciones.

José María Álvarez-Pallete.

Gutiérrez Pérez incluso pidió la destitución de Álvarez-Pallete, que fue rechazada con el 99,97% del accionariado porque no se encontraba entre los puntos del día.

La ‘austeridad’ de Álvarez-Pallete

Álvarez-Pallete necesita ganar crédito entre sus accionistas para ahuyentar las voces que piden su cabeza. El directivo está armando un discurso con tres argumentos: Telefónica ha eliminado los bonus a los altos directivos para evitar enfados como el de Gutiérrez Pérez; su sueldo ha disminuido; y él está mostrando su confianza en la empresa invirtiendo en la compañía.

Cabe recordar que el presidente de la teleco ha invertido más de 1 millón de euros en acciones de la compañía en los dos últimos años y en 2022 se rebajó más de un 20% el sueldo respecto a 2021, embolsándose 6,78 millones de euros.

Con estos guiños, Álvarez-Pallete intenta salir al paso del enfado que causó que 156 directivos de Telefónica obtuviesen más de 22 millones de euros de bonus en 2021 por la fusión con O2 y la venta de las torres Telxius. Especialmente elevado fue el bonus para el propio presidente de Telefónica, que se hizo con 1,9 millones de euros, mientras que su mano derecha, el CEO Ángel Vila, cobraba 1,6 millones.

Fuentes de Telefónica explican a elcierredigital.com que Álvarez-Pallete está adoptando esta estrategia "populista" porque es consciente de la escasa valoración popular que gozan sus dos hallazgos al frente de Telefónica: la modernización de la teleco tras los años 'analógicos' de Alierta y el extraordinario recorte de la deuda, que ha pasado de 53.116 millones en 2016 a 26.687 a finales de 2022.

Mientras tanto, el directivo sigue justificando la caída de la multinacional en Bolsa asegurando que "todo el sector de las telecomunicaciones ha resultado afectado por la transformación del mercado y ha sido uno de los que peor comportamiento ha tenido en bolsa en los últimos siete años debido a una excesiva presión regulatoria, una competencia artificial y el despliegue de nuevas redes que ha afectado tanto los ingresos como la generación de caja".

Según fuentes de la compañía consultadas por elcierredigital.com, este no es el único problema. “Si observamos a Telefónica en concreto, mucha de la penalización viene por la propia gestión de Pallete, que no ha sabido levantar la compañía desde el día uno de su mandato”, sentencian.

COMPARTIR: