15 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Un accionista, Carlos A. Gutiérrez Pérez, denunció en la junta que la teleco cotizaba a 9,31 cuando fue nombrado presidente y ahora ronda los 4 euros

David contra Goliath en Telefónica: Álvarez-Pallete, incapaz de frenar la sangría bursátil de la compañía

El Cierre Digital en Álvarez Pallete.
Álvarez Pallete.
José María Álvarez-Pallete ha rebajado la deuda de Telefónica en sus siete años al frente de la empresa, pero las cuentas y cotización de la compañía siguen siendo mejorables. El presidente de la teleco arengó hace unos días a la cúpula de la empresa mientras se muestra incapaz de estabilizar su cotización, que se ha desplomado más de la mitad durante su etapa.

Ni los mayoritarios apoyos internos que goza José María Álvarez-Pallete fueron capaces de lavarle la cara al directivo en la última Junta de Accionistas, marcada porque un 'David', el accionista minoritario Carlos Antonio Gutiérrez Pérez, habló del traje nuevo del emperador. 

Gutiérrez Pérez afeó a Álvarez-Pallete que la cúpula se embolsase 22,6 millones de euros en bonus en 2021 mientras son incapaces de frenar la sangría bursátil de la empresa, que en los siete años con el actual presidente de la teleco ha caído desde los 9,31 euros por acción a alrededor de 4. 

Este discurso de un minoritario está golpeando la reputación de 'Goliath' Álvarez-Pallete, que es consciente de que hay muchos aspirantes a su puesto, tanto en Telefónica como en otras empresas cotizadas.

Insurrección

El desconocido Gutiérrez Pérez puso voz al creciente enfado de parte del accionariado de Telefónica, que ve con preocupación la desvalorización de una empresa que, para ganarse fidelidades, ha resucitado la política de César Alierta de repartir dividendos para hacer olvidar la pérdida del valor de las acciones

Gutiérrez Pérez incluso pidió la destitución de Álvarez-Pallete, que fue rechazada con el 99,97% del accionariado porque no se encontraba entre los puntos del día.

La 'austeridad' de Álvarez-Pallete

Álvarez-Pallete necesita ganar crédito entre sus accionistas para ahuyentar las voces que piden su cabeza. El directivo está armando un discurso con tres argumentos: Telefónica ha eliminado los bonus a los altos directivos para evitar enfados como el de Gutiérrez Pérez; su sueldo ha disminuido; y él está mostrando su confianza en la empresa invirtiendo en la compañía

Cabe recordar que el presidente de la teleco ha invertido más de 1 millón de euros en acciones de la compañía en los dos últimos años y en 2022 se rebajó más de un 20% el sueldo respecto a 2021, embolsándose 6,78 millones de euros. 

Con estos guiños, Álvarez-Pallete intenta salir al paso del enfado que causó que 156 directivos de Telefónica se embolsasen más de 22 millones de euros de bonus en 2021 por la fusión con O2 y la venta de las torres Telxius

Especialmente elevado fue el bonus para el propio presidente de Telefónica, que se embolsó 1,9 millones de euros, mientras su mano derecha, el CEO Ángel Vila, cobraba 1,6 millones. 

Fuentes de Telefónica explican a Elcierredigital.com que Álvarez-Pallete está adoptando esta estrategia "populista" porque es consciente de la escasa valoración popular que gozan sus dos hallazgos al frente de Telefónica: la modernización de la teleco tras los años 'analógicos' de Alierta y el extraordinario recorte de la deuda, que ha pasado de 53.116 millones en 2016 a 26.687 a finales de 2022

Justificación

Álvarez-Pallete arengó hace unos días a la cúpula de Telefónica, que cuenta con una cotización bursátil y unos números manifiestamente mejorables. El directivo sigue justificando la caída de la multinacional en Bolsa asegurando que "todo el sector de las telecomunicaciones ha resultado afectado por la transformación del mercado y ha sido uno de los que peor comportamiento ha tenido en bolsa en los últimos siete años debido a una excesiva presión regulatoria, una competencia artificial y el despliegue de nuevas redes que ha afectado tanto los ingresos como la generación de caja". 

Según Álvarez-Pallete, al menos "comienzan a verse los frutos de la estrategia lanzada en 2009 con la vuelta al crecimiento". Por todo lo anterior, "esta Telefónica es una Telefónica más fuerte, igual que el sector, ahora abierto a debates nuevos en relación con las inversiones destinadas al crecimiento".

Un apoyo clave del directivo es el presidente de Telefónica España, Emilio Gayo, que también justifica los números de la empresa asegurando que tiene que acometer fuertes inversiones y opera en un sector en el que caen los ingresos, en parte porque más de 100 telecos compiten en Europa mientras en Estados Unidos hay apenas 3 operadores relevantes. 

Álvarez-Pallete. 

Gayo también mima la idea estrella de Álvarez-Pallete, que quiere que Google, Netflix, Meta (Facebook), Microsoft, Apple y Amazon financien el uso de redes ya que copan el 48% del tráfico de las mismas.

El caso Huawei lastrará previsiblemente los números de Telefónica

El veto de la Unión Europea a fabricantes chinos como Huawei y ZTE está castigando en Bolsa a Telefónica, que cae alrededor de un 8% en el último mes. La teleco podría tener que desembolsar 700 millones por su red en Alemania. 

El comisario comunitario de Mercado Interior, Thierry Breton, cree que el veto está "absolutamente justificado" y dice que "la Comisión ha publicado una comunicación que confirma que la decisión tomada por ciertos Estados miembro de restringir o excluir completamente a Huawei y ZTE de sus redes 5G está absolutamente justificada y en línea con las recomendaciones de Bruselas".

"Hemos sido capaces de reducir o eliminar en tiempo récord nuestra dependencia en otros sectores como el energético, cuando muchos pensaban que era imposible, y la situación con el 5G no debe ser diferente", señala Breton. 

El comisario cree que la UE "no puede permitirse el lujo de conservar dependencias críticas que puedan convertirse en armas contra nuestros intereses". 

La red alemana de O2, de Telefónica, está suministrada al 50% por Huawei, que cuenta con 14.000 equipos de radio que deberían sustituirse. El coste de cada equipo ronda los 50.000 euros, por lo cual la teleco debería desembolsar en torno a 700 millones. Telefónica intenta que este veto total en 5G, tal y como sucedió en Reino Unido, se aplace hasta 2030, lo cual le inyectaría oxígeno. 

COMPARTIR: