15 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La heredera del trono de España se ha convertido en un personaje principal de merchandising en países tan diversos como Estados Unidos o Ecuador

El boom de la 'Leonormanía': El fenómeno real que arrasa internacionalmente entre las nuevas generaciones

El Cierre Digital en La Princesa Leonor.
La Princesa Leonor.
Ayer, 31 de octubre, la Princesa Leonor juró la Constitución en el Congreso de los Diputados ante los reyes de España, la infanta Sofía y una alta representación de poderes del Estado. Este acto tuvo lugar el mismo día que cumplía la mayoría de edad. A la primogénita de los monarcas las nuevas generaciones la consideran como una figura cercana y se ha convertido en la protagonista de un fenómeno ya conocido como 'Leonormanía'.

Ayer, martes 31 de octubre, la Princesa Leonor juró la Constitución española en el Congreso de los Diputados. Ante la atenta mirada de sus padres, don Felipe VI y doña Letizia, su hermana la infanta Sofía y una alta representación de poderes del Estado, la heredera al trono español prestó juramento a la Carta Magna en un día de gran significado para ella puesto que cumplía la mayoría de edad. Fue un acto institucional cargado de simbolismo y ausencias sonadas, como la de sus abuelos, los reyes Eméritos, quienes no estuvieron presentes en el hemiciclo para su disgusto.

Tal y como ha pudo conocer elcierredigital.com, el rey Emérito hizo un viaje exprés solo para ver a su nieta en su 18º cumpleaños. “Solo acudió a la parte privada del evento. Después de eso, se fue a dormir probablemente a Niza (Francia), donde tiene propiedades el jeque de Emiratos Árabes. El rey Felipe VI no le deja dormir en Madrid, y el Emérito tenía un enfado importante debido a eso. Le hubiera gustado tener su sitio en la jura de la Constitución y ver a su nieta con el uniforme, así que estaba disgustado por eso”, comentan fuentes del entorno de Juan Carlos I a elcierredigital.com. Tanto don Juan Carlos I como doña Sofía estuvieron presentes en la reunión familiar posterior que tuvo lugar en el enclave del Palacio del Pardo.

La futura reina de España estuvo arropada por la ciudadanía madrileña y por la representación parlamentaria congregada en la Cámara Baja y su estilo ha desatado un nuevo fenómeno alabado tanto por los medios de comunicación nacionales como internacionales, así como por las nuevas generaciones, que ven a la princesa Leonor como una garantía de continuidad de la institución monárquica y protagonista del fenómeno que ya se conoce como 'Leonormanía'

"Digna representante de un país moderno"

Eran las 11.00 horas de la mañana de este pasado 31 de octubre cuando la comitiva real escoltada a caballo por la Guardia Real llegaba a la madrileña Carrera de San Jerónimo. La capital española se echó a la calle para arropar a la futura reina de España quien, junto a su hermana doña Sofía, llegaba en uno de los tres Rolls-Royce Phantom IV que contiene la colección de vehículos de la Casa Real. En otro, viajaban sus padres, don Felipe VI y doña Letizia. La familia real española accedía a la Cámara Baja donde daba comienzo el acto de jura de la Constitución por parte de la primogénita de los monarcas. 

Un acto que comenzó con el discurso de Francina Armengol, presidenta del Congreso de los Diputados, en el que remarcó el "compromiso de la heredera con la ciudadanía y con el sistema político político actual" además de puntualizar que doña Leonor es "digna representante de un país moderno y próspero". Tras la intervención de la política balear, la heredera al trono juraba la Carta Magna y recibía una larga y sentida ovación por parte de la representación parlamentaria que se encontraba en los divanes de la Cámara Baja. 

Tras recibir las medallas del Congreso y del Senado y firmar en el libro de honor, también lo hacían sus padres y su hermana, presenciaba el desfile militar a las puertas de la Cámara y ponía rumbo al Palacio Real de Madrid. Era en el Salón de Carlos III donde el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, intervino para recalcar que "el Ejecutivo guardará lealtad, afecto y respeto" a la Princesa Leonor como heredera de la Corona española. El líder socialista también ha remarcado que " la capacidad de servir al bien común" guiará el camino de la princesa.

Tras las palabras del presidente del Gobierno en funciones era el rey Felipe VI quien imponía la distinción del collar de la Orden de Carlos III, la más alta distinción honorífica entre las órdenes civiles españolas, y que se concede desde hace más de dos siglos a miembros de familias reales y jefes de Estado y de Gobierno, tanto españoles como extranjeros. Ha sido después de esta imposición cuando la heredera ha pronunciado un discurso en el que ha hecho alusión a su "compromiso con los principios democráticos" y ha puntualizado que "se debe a los españoles" a quienes ha pedido que "confíen en ella"

Tras recibir a más de un centenar de autoridades durante el 'besamanos' que ha tenido lugar en el Salón del Trono del Palacio Real, comenzaba un almuerzo en el que el monarca ha querido dirigirse a su primogénita. "Hoy, día en que alcanza la mayoría de edad la princesa de Asturias, tenemos el orgullo y el honor de acudir al Congreso de los Diputados para que jure como Princesa Heredera a la Corona de España la Constitución Española ante las Cortes Generales", pronunciaba Felipe VI. 

El boom de la 'Leonormanía'

Este 31 de octubre se abría una nueva página de carácter histórico para la familia real española. Una nueva era que ha dado comienzo con la jura de la Constitución de la heredera al trono en el mismo día que también ha cumplido la mayoría de edad. Una nueva era caracterizada por la modernidad que refleja la princesa Leonor como futura reina de España y que también reflejó en su look, un sastre compuesto de blazer y pantalón en color blanco reunió.

A lo largo de esta mañana ha sido la periodista Sagrario Ruiz de Apodaca quien ha afirmado que desde que nació la Princesa Leonor "ha sido su madre doña Letizia quien ha hecho hincapié en que, tanto ella como su hermana, fueran conscientes de los problemas y las necesidades de todos los españoles" así como "por las nuevas generaciones"

Imagen de uno de los perfiles dedicados a la Princesa Leonor. 

Son precisamente estas nuevas generaciones, de países como Inglaterra, Ecuador o Estados Unidos, quienes ven en la princesa Leonor una figura relevante en la continuidad de la institución. La primogénita es protagonista de un nuevo fenómeno. Un fenómeno que no han vivido ni su padre ni su abuelo. Un fenómeno al que los jóvenes han tildado como 'Leonormanía'. La primogénita de doña Letizia se ha convertido en toda una estrella de las redes sociales como Instagram, X o Tik Tok. Tanto ella como su hermana han sido objeto de múltiples perfiles para la creación de cuentas de apoyo o clubs de fans en los que alaban su figura, su trabajo o revelan aspectos de su vida personal como sus gustos culturales así como las firmas de ropa que suele llevar. 

La conocida como Generación Z se ve reflejada en la princesa Leonor, con la que sienten cercanía y se sienten identificados. Es más, según personas vinculadas a las redes sociales, "la primogénita de los reyes ha sido capaz de generar interés por la monarquía en personas vinculadas a la ideología republicana" o incluso "en jóvenes que apenas tenían conocimiento sobre esta institución". 

Los 18 años de la Princesa Leonor

Cuando muchos españoles iniciaban el tradicional puente de Todos Los Santos a finales de octubre de 2005, los medios nacionales anunciaban el nacimiento de la primera hija de los entonces príncipes de Asturias. Doña Leonor de Borbón y Ortiz se convertía en la primera infanta nacida en Democracia.

Desde que la Casa Real confirmara el primer embarazo de la princesa de Asturias, el sexo del bebé se había mantenido en secreto y tras la noticia surgió un debate público e institucional sobre la necesidad de reformar la Constitución. Un día después de su nacimiento, el día de los Todos Los Santos, el Gobierno, PSOE y PP llegaron a un acuerdo con el fin de que se llevara a cabo la modificación de la Carta Magna con el objetivo de que la primogénita de los entonces príncipes de Asturias pudiera llegar a ser reina de España, teniendo prevalencia en el caso de que naciera un hermano varón.

Leonor de Borbón y Ortiz llegó al mundo a las 01.46 horas de la lluviosa madrugada del 31 de octubre de 2005 en la madrileña Clínica Ruber Internacional. Fue cerca de las 06.00 horas de la mañana cuando un nervioso y emocionado príncipe Felipe, junto al doctor Luis Ignacio Recasens, compareció frente a la prensa para compartir los detalles del parto. "Esto es lo más bonito que le puede ocurrir a alguien en la vida. Ver por primera vez la cara de tu hija, y la de la madre en el proceso, es algo excepcional", reveló don Felipe. El tercer hijo de los reyes Eméritos también puntualizó que la pequeña "era grande y fuerte", además de que "tenía rasgos de los dos" y que, tanto él como doña Letizia, habían elegido el nombre de Leonor por "sus vínculos históricos" y, además "les gustaba mucho".

Don Felipe y Doña Letizia junto a la Princesa Leonor a la salida de la Clínica Ruber Internacional.

Tras su nacimiento, tanto la princesa de Asturias como la pequeña Leonor recibieron las visitas de don Juan Carlos y doña Sofía, los padres de la excomunicadora Jesús Ortiz y Paloma Rocasolano, el exalcalde de Madrid Alberto Ruiz- Gallardón o el exlíder socialista José Luis Rodríguez Zapatero en compañía de su esposa, la soprano Sonsoles Espinosa

El 6 de noviembre de 2005 los príncipes de Asturias abandonaban, junto a su primogénita, la clínica y el 14 de enero de 2006 recibió aguas bautismales en el vestíbulo de entrada del pabellón de caza del siglo XVII del Palacio de la Zarzuela ante la presencia de 80 invitados. La ceremonia religiosa estuvo oficiada por Antonio María Rouco Varela y actuaron como padrinos don Juan Carlos y doña Sofia, quien ejercía por primera vez como madrina de uno de sus nietos. 

Cumpliendo con la tradición familiar, la primogénita de los reyes llevó el faldón de cristianar que vistió Juan Carlos I durante su bautizo en la romana capilla de la Soberana Militar Orden de Malta. Dos años después de su nacimiento, el 29 de abril de 2007 nacía su hermana, la infanta Sofía de Borbón, y además, la pequeña Leonor empezaba su etapa escolar en el Colegio Santa María de los Rosales, donde estudió hasta Bachillerato, etapa que llevó a cabo en el centro WC Atlantic College, donde estudia ahora su hermana pequeña, y que culminó este pasado mes de mayo. 

La institución educativa se encuentra en Gales y es allí donde tuvo la oportunidad de perfeccionar su inglés, idioma al que se suman las lenguas árabe y catalana. Además, la heredera también tiene nociones de chino. En el colegio Santa María de los Rosales además de estudiar, como ya hizo su padre Felipe VI, la heredera al trono también recibió la primera comunión y la confirmación.  

Desde su nacimiento la princesa Leonor ha sido objetivo para los medios de comunicación como miembro de la familia real española y como futura heredera al trono español. No obstante, tras la primogénita de don Felipe y doña Letizia se esconde una personalidad "tímida y discreta". Un hecho que se ha hecho patente en sus últimas apariciones públicas frente a las cámaras y que se ha acentuado con la excesiva sobreprotección que la reina ha ejercido sobre ella y la infanta Sofía.

Son muchos los que afirman que comparte el carácter obsesivo de su madre, el gusto por la alimentación sana y el deporte, y junto a ella se estuvo preparando físicamente para el ingreso en la Academia militar de Zaragoza. Ha practicado voleibol y también le gusta la hípica y el tenis.  La princesa es una gran aficionada al ballet clásico. Acude con asiduidad al Teatro Real o a la Ópera, se declara cinéfila y seguidora de las películas del cineasta japonés Akira Kurosawa. Este pasado verano, junto a sus padres, su hermana y su abuela doña Sofía, la heredera se sumó a la fiebre de Barbie en los CinesCiutat de Palma.

Leonor en su primer acto en solitario con vestido de Poète

Imagen de la Princesa Leonor en su primer acto en solitario en 2021.

Como para cualquier joven de su edad, la música es otra de sus grandes pasiones. Tanto ella como su hermana eran seguidoras del programa Operación Triunfo emitido en Televisión Española, como también lo eran sus abuelos paternos y su padre, quienes se declararon seguidores, ante los 16 concursantes, de la recordada primera edición del formato musical durante la final de la Copa del Rey celebrada en el estadio Santiago Bernabéu. La princesa no era ajena al 'FenómenOT' y se unió al ejército de fans de los cantantes Amaia Romero y Alfred García. Otro de los cantantes favoritos de la heredera es el británico Harry Styles y, junto a su madre y su hermana, fue una de las 80.000 asistentes al concierto que el exmiembro de la banda One direction ofreció en el Wizink Center de Madrid. 

Además de ser, como muchos allegados afirman, "buena y afable", la princesa es una joven "muy familiar". No obstante, tras la consecución de episodios que han resquebrajado la unidad de la familia Borbón y que, como consecuencia, han sido motivo de desuniones, la relación entre la heredera y algunos de los miembros de su familia paterna se ha visto afectada.

Ejemplo de ello es el nulo vínculo que mantiene con su prima Irene Urdangarin, con quien tan solo se lleva unos meses, al igual que ocurre con el resto de los Urdangarin y los Marichalar. A día de hoy la princesa mantiene una relación más estrecha con la familia Ortiz, sobre todo con su abuela materna Paloma Rocasolano, su tía Telma y su abuelo Jesús.

Tras cumplir 18 años, doña Leonor, que pertenece a una generación de nuevos 'herederos royals' de la que también forman parte otros príncipes como Christian de Dinamarca o Ingrid de Noruega, es ya considerada como un referente 'royal' y protagonista de un fenómeno que ha devuelto, en la mayoría de los casos, la confianza de los jóvenes en la institución monárquica. 

COMPARTIR: