07 de julio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Dice a los forenses del Juzgado de Arganda del Rey que aclaren si la intoxicación por metales pesados fue prolongada o en momentos previos a su muerte

El Fiscal pide otra autopsia de la tía política de Luis Lorenzo para certificar si fue envenenada o no

Exclusiva Luis Lorenzo.
Luis Lorenzo. / El actor está acusado junto su mujer de presuntamente envenenar a la tía de ésta.
El Fiscal del caso del presunto envenenamiento mortal de la anciana, tía de la pareja del actor Luis Lorenzo, ha pedido a los forenses del Juzgado de Arganda del Rey, que instruyen esta sospechosa muerte, realizen un nuevo informe de autopsia que aclare la causa del fallecimento de la "tía Isabel". Sobre todo, si la intoxicación por metales pesados fue prolongada o se produjo en momentos previos a su muerte, y si el fallecimineto de la anciana pudo ser debido a la intoxicación por esos metales.

El fiscal del caso del presunto envenenamiento de la tía de la pareja del actorLuis Lorenzo decide tomar la iniciativa entre la inmensa maraña de datos e informes que rodean el fallecimiento de la víctima, "la tía Isabel".

Según ha podido conocer en exclusiva elcierredigital.com, el fiscal ha pedido a los forenses del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 9 de Arganda del Rey (Madrid) que recaben los informes médicos de la víctima, además de los de la autopsia y la toxicología, para que elaboren un nuevo informe que aclare definitivamente si la fallecida sufrió un envenenamiento por metales pesados o si la enfermedad degenerativa diagnosticada a la fallecida pudo ser debida a esa intoxicación por metales pesados o si pudo deberse a la ingesta masiva de medicamentos.

La investigación de la Guardia Civil, que señala directamente a Arancha Palomino y a su pareja el actor Luis Lorenzo, sostiene que en marzo de 2021 ambos se llevaron desde Asturias con engaño a la anciana al domicilio de la pareja en la localidad madrileña de Rivas. Según los investigadores, "todo forma parte de un plan para ir deteriorando la salud de la anciana y envenenarla mortalmente en junio de 2021, tras cambiar el testamento de la presunta víctima y saquear sus cuentas bancarias".

La prueba fundamental contra la pareja reside en la segunda autopsia, practicada en enero de 2022, que determina que la anciana tenía en su cuerpo una cantidad de cadmio 200 veces superior a la habitual, que no fue accidental, y que su fallecimiento es de etiología homicida.

Previamente a esta autopsia, el certificado de defunción declaró la muerte de la anciana por un “accidente cerebro vascular” o ictus. Así, la primera autopsia o informe preliminar no halló nada sospechoso en el cuerpo de la anciana declarando como indeterminada la causa de la muerte, a la espera de los resultados posteriores de toxicología.

Estos últimos concluyeron que, a pesar de haber sufrido un ictus un mes antes, las lesiones “cerebro-vasculares” no eran de entidad suficiente para justificar la causa de la muerte. A este informe le siguió otro definitivo de autopsia que sí señala, en cambio, la intoxicación por metales pesados como motivo de la defunción.

Arancha Palomino. 

A todo esto, hay que añadir los múltiples diagnósticos e intervenciones médicas de la anciana, más de una decena, donde la mayoría de ellos valoraban que "la tía Isabel" sufría una demencia de tipo Alzheimer.

Lo cierto es que la mayor parte de estas conclusiones médicas, sólo un par de ellas certificadas por neurólogos, tuvieron lugar en Madrid, mientras que en Asturias el médico le retiró la medicación a la anciana y la declaró sana.

Según el hermano de la víctima, que ejerce la acusación contra su sobrina y el marido de esta, la anciana sólo empeoraba de salud cada vez que viajaba a Madrid. Fue él quien denunció días antes del fallecimiento que se la habían llevado con engaños a Madrid y que la estaban intoxicando para quedarse con su herencia.

Cuando Arancha Palomino y su pareja, el actor Luis Lorenzo, pasaron a disposición judicial el 27 de mayo de 2022 acusados del presunto crimen por la Guardia Civil, la jueza del caso les dejó en libertad, aunque en calidad de investigados. La jueza veía indicios del posible crimen pero la fiscalía no pidió prisión provisional en ese momento.

Ahora la fiscalía se abre paso en el caso y ha pedido al forense del Juzgado de Arganda que aclare, basándose en todos los informes anteriores, si la anciana murió por envenenamiento o no, y cual podría ser la causa de dicha intoxicación por cadmio y manganeso.

Nuevas indagaciones

El fiscal también quiere que el forense emita un dictamen sobre las patologías que pudo tener diagnosticadas la anciana previamente a su muerte. Igualmente, quiere saber si la enfermedad degenerativa que se le diagnosticó pudo ser la causa de la intoxicación o son patologías independientes.

Quiere conocer el Ministerio Público qué productos albergan cadmio y manganeso y si la intoxicación se ha podido causar por la ingesta de medicamentos y en qué cantidad.

El atestado de la Guardia Civil señala cómo en el registro de la casa familiar en Rivas se intervino cierta cantidad de pilas (que supuestamente contenían cadmio) en varios lugares de la casa, entre ellos en una panera, pero también requisaron varios medicamentos que, según la autopsia, eran contraproducentes para tomar combinados.

La tía Isabel. 

En otro orden de cosas, el fiscal también quiere saber si de acuerdo a los dictámenes médicos se puede apreciar una situación de desatención de la anciana antes de su fallecimiento, tal y como relatan varios testigos y sospecha la Guardia Civil.

Y  si la anciana conservaba sus capacidades intelectivas en el mes de mayo de 2022, cuando cambió su testamento en favor de su sobrina y le otorgó un poder para intervenir en sus cuentas bancarias, de las que se detrajeron casi 23.000 euros en tres meses.

El fiscal quiere apoyarse en su investigación en los testigos del caso. Y solicita que declaren los familiares de Asturias que denunciaron el caso acusando a la sobrina de envenenar a su tía, además de la cuidadora que atendía a la anciana en la vivienda de Madrid, así como los trabajadores de la empresa Feliz Vita que supervisaban el trabajo de la asistenta. También los médicos a los que acudió la anciana y el notario que dio fe del cambio de testamento y del poder a Aránzazu para manejar las cuentas bancarias de su tía que contenían 60.000 euros.

COMPARTIR: