23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Noelia Romero, "responsable de prevención del delito del club azulgrana", será indemnizada tras su "despido improcedente" por el expresidente Bartomeu

Resaca del 'Barçagate': Un juez da la razón a la 'compliance' que investigó la trama fiscal del FC Barcelona

Josep María Bartomeu y Noelia Romero.
Josep María Bartomeu y Noelia Romero.
La resolución del juez sobre el "despido improcedente" de la 'compliance' Noelia Romero a cargo del expresidente del FC Barcelona, Josep María Bartomeu, devuelve la atención al caso 'Barçagate'. El club deberá indemnizar a Romero con 14.717 euros. 'Elcierredigital.com' repasa la trama por la que se habrían desviado fondos a partir de un grupo de empresas (NS Group) contratado para el monitoreo de redes, que terminó con la detención de Bartomeu, Jaume Masferrer, Òscar Grau y Román Gómez Ponti.

Un juez laboral ha dado la razón a Noelia Romero, la compliance officer –responsable de prevención del delito– del FC Barcelona, declarando que su despido por el expresidente del club, Josep María Bartomeu, fue "improcedente", según ha adelantado El Periódico.

El magistrado ha expresado que la destitución se produjo por "represalia al intentar investigar el 'caso Barçagate'" –una contratación irregular de varias empresas para desviar fondos, contratado para el monitoreo de redes y utilizado para desprestigiar a opositores de la directiva del club y futbolistas de la plantilla–. Además de readmitir a Romero, el juez ha estipulado que se le deberán abonar los salarios atrasados o tendrá que ser indemnizada con 14.717 euros.

Después de la defensa del abogado de Noelia, Antonio Jordía –que alegaba que el puesto de su clienta debe ser independiente y no se le deberían haber "bloqueado" los pagos a sus proveedores al inicio de su investigación–, el juez ha señalado que "la demandante fue despedida porque la dirección del FCB –Bartomeu– interpretó que su actividad investigadora a propósito del 'Barçagate' era una inaceptable intromisión en un asunto que escapaba a su competencia, toda vez que esta actividad había sido encargada a la empresa PwC".

El magistrado ha argumentado en la sentencia dictada que los resultados de la investigación de Noelia Romero "podía ser compromedora, tanto para Bartomeu como para Gómez Ponti" –el jefe de la asesoría jurídica del club de fútbol–, "y no es lo mismo un informe comprometedor de un tercero que uno procedente de la propia entidad".

El escándalo del 'Barçagate'

Los Mossos d'Esquadra detenían en el mes de marzo en su domicilio a Josep Maria Bartomeu, expresidente del Barcelona, por el escándalo del 'Barçagate', trama por la que presuntamente se habrían desviado fondos a partir de un grupo de empresas (NS Group) contratado para el monitoreo de redes. Junto a Bartomeu, también eran arrestados tres de sus entonces principales colaboradores: Jaume Masferrer, jefe de gabinete; Òscar Grau, CEO del club y Román Gómez Ponti, jefe de los servicios jurídicos.

Según quedó escrito en la auditoría de PWC, Bartomeu –que dimitió como presidente del club en 2020– fue quien solicitó a Jaume Masferrer y al CEO Òscar Grau la contratación de dicho servicio. El problema es que I3 Ventures, una de las sociedades contratadas, creó varios perfiles en redes sociales para atacar a los rivales de Bartomeu en la carrera a la presidencia del Barcelona.

Mossos entrando en las oficinas del Barça.

Los diversos contratos entre el Barcelona y las ocho empresas vinculadas a NS Group, se cerraron en 1.407.500 euros anuales (115.000 al mes, más 27.500 por una primera exposición del trabajo). Según consta en el informe, el todavía CEO de la entidad, Grau, acabó renegociando el precio para que se pagara en la temporada 2017-18 un total de 1.107.500 euros (90.000 mensuales, más los 27.500 del diagnóstico). Los contratos firmados con el conglomerado de Ibáñez se fragmentaron por importes inferiores a 200.000 euros para que estos no tuvieran que pasar por la aprobación de la junta directiva.

Un informe de la División de Investigación Criminal de los Mossos ya advirtió indicios de corrupción al considerar que el club podría haber pagado un precio "seis veces superior" al de mercado. El F.C. Barcelona está actualmente sin presidente desde que Bartomeu y su junta dimitieran en bloque el pasado 28 de octubre. Las elecciones se celebrarán el próximo domingo.

Las consecuencias económicas del fraude 

En octubre de este año el CEO del Barcelona, Ferran Reverter, presentaba el en el Auditori 1899 los resultados de la esperada 'Due Diligence'. En el informe reveló que el club tenía una deuda y compromisos futuros de 1.350 millones de euros y que desde abril de este 2021, el club no 'tenía caja' para seguir operando.

Según el análisis, cuando la junta directiva de Laporta llegó al club, en marzo de 2021, se encontró con un patrimonio neto negativo, lo que implica una situación de quiebra contable. También tenían los flujos de caja operativos nulos, lo que dificulta el pago de nóminas. Reverter lo ha explicado así: "Nuestra junta ha elaborado un plan de viabilidad estratégico para salvar el club".

El Barça, según ha explicado el CEO, incumplía compromisos con los bancos, ratios Liga y UEFA y estatutos, lo que conlleva una limitación de inscripción de nuevos jugadores, como se ha podido comprobar este verano, y la toma de decisiones operativas.

Y aunque ya se había informado, ha vuelto a explicar que las instalaciones están deterioradas. La situación precaria del Camp Nou y la Ciudad Deportiva la ha descrito así: "Las instalaciones del club están muy deterioradas, el Camp Nou contaba con más de 900 patologías que hacían inviable abrir el estadio en la fase final de la temporada pasada".

 

COMPARTIR: