16 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El reconocido empresario fue pieza clave en la privatización de empresas como Telefónica y Tabacalera, que presidió durante años

Fallece a los 78 años César Alierta, eterno presidente de Telefónica, ex de Isabel Sartorius y accionista del Zaragoza

El empresario César Alierta en una intervención.
El empresario César Alierta en una intervención.
Este miércoles se confirmaba el estado crítico del empresario César Alierta, que finalmente ha muerto a los 78 años en Zaragoza. Considerado uno de los últimos empresarios de la Transición, Alierta fue una pieza clave en la privatización de empresas como Telefónica y Tabacalera, que se encargó de presidir durante años. Hombre de confianza de hasta tres presidentes y señalado por un delito de abuso de información privilegiada, Alierta llegó a ser máximo accionista del equipo del Zaragoza FC.

El reconocido empresario español César Alierta ha fallecido este miércoles –según ha podido confirmar elcierredigital.com a través de fuentes de su entorno– tras encontrarse intubado en estado crítico en el hospital Quirón Salud de Zaragoza. Alierta tuvo un destacado papel durante el período de transición en España, siendo protagonista de la privatización de empresas públicas como Tabacalera y Telefónica, de las cuales fue presidente en diferentes momentos.

Su carrera se desarrolló en el sector privado, en particular en el Banco Urquijo, aunque se destacó como socio fundador de la sociedad inversora Beta Capital, donde llevó a cabo operaciones millonarias, como la entrada en el grupo KIO, que resultó ser su mayor y más rentable experiencia en el mercado de valores.

Ahora, tal y como señalan fuentes cercanas consultadas por elcierredigital.com, la fortuna de Alierta sería una de las incógnitas aún sin resolver en torno a su persona. Pues al parecer existe un gran interés en su patrimonio, al no tener hijos propios conocidos. 

Saltó a la fama empresarial en el año 2000, cuando Rodrigo Rato, entonces ministro de Economía del Gobierno de José María Aznar, lo escogió para liderar la recuperación de Telefónica. La compañía se encontraba en una situación delicada debido a la gestión polémica de Juan Villalonga, quien estuvo a punto de llevarla a la quiebra con decisiones desastrosas como la adquisición de Lycos y la fallida fusión con la pequeña operadora holandesa KPN.

2024011009583168699

Fotografía de César Alierta.

A pesar de su profesionalidad en la gestión, Alierta siempre mantuvo buenas relaciones con el poder político. Durante los más de 15 años que estuvo al frente de la operadora de telecomunicaciones, tuvo la oportunidad de colaborar con tres presidentes del Gobierno -José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy- y, a pesar de las presiones recibidas, nunca se vio cuestionado en su puesto.

Esta habilidad para mantener una buena relación con el poder político le valió críticas por los numerosos fichajes de directivos provenientes del mundo de la política, como Eduardo Zaplana, Rodrigo Rato, Narcís Serra o Iñaki Urdangarín, entre otros. La labor profesional de estos directivos en la compañía fue ampliamente discutida. Sin embargo, Alierta nunca renegó de sus amigos, como Rato, que lo apoyó y se convirtió en su mentor político. Incluso visitó a Rato en la cárcel de Soto del Real.

alierta11-655x368

Fotografía de César Alierta.

Un aspecto oscuro en su carrera como gestor fue la condena por un delito de abuso de información privilegiada en 2009, cuando dirigía Tabacalera, que aún era una empresa estatal en ese momento. Sin embargo, dos años más tarde, el Tribunal Supremo lo absolvería por prescripción del delito. Alierta fue juzgado por una transacción de compra y venta de acciones de Tabacalera que realizó en 1997 a través de su sobrino y en la que se benefició del conocimiento privilegiado que tenía como presidente de la compañía sobre la adquisición de Havatampa, una empresa estadounidense. Cuando se hizo pública la operación, el valor de las acciones aumentó y Alierta vendió sus títulos obteniendo una ganancia de 1,8 millones de euros.

En Telefónica, la gestión de Alierta fue muy personalista y no dudó en realizar cambios en el equipo directivo cuando no estaba satisfecho con los resultados. Designó a José María Álvarez-Pallete como su sucesor -previamente había nombrado a Pablo Isla en Tabacalera, quien luego se convirtió en CEO de Inditex- y en abril de 2016 le cedió la presidencia de la multinacional. 

Alierta se retiró para dedicarse a la Fundación Telefónica después de recibir una generosa indemnización y planes de pensiones por más de 50 millones de euros. En 2017, dejó el consejo de Telefónica y en 2022 también abandonó la presidencia de la Fundación. A partir de entonces, debido a su delicado estado de salud, se apartó de la vida pública para gestionar su fortuna personal.

Fútbol, corazón y medios

Tal y como informó elcierredigital.com sobre Alierta en 2022, el que fuera presidente de la multinacional Telefónica y máximo accionista del Real Zaragoza que su padre presidió a través de la Fundación Zaragoza 2032, se embarcó en tutelar la expansión del Grupo Heraldo, hoy denominado Henneo, que comenzó a adquirir medios de comunicación en la capital de España. Así lo hizo en 2016 con el periódico gratuito 20 Minutos, más tarde, en 2017, con el digital económico La Información y en 2018, con la revista especializada Cinemanía.

Según explicaron fuentes cercanas a los De Yarza, la familia "comenzó a frustrarse tras advertir que los medios adquiridos les otorgaban una humilde influencia y que Alierta, con sus innumerables movimientos, no conseguía hacerse con el paquete accionarial que todavía le pertenece a Telefónica en Prisa, un influyente grupo de comunicación donde Juan Luis Cebrián quería que Alierta y compañía le ayudasen a mantener el poder y el timón de la Cadena SER y El País".

Los malos resultados económicos del salto a Madrid de los propietarios del Heraldo, así como la fallida irrupción en el Grupo Prisa, hicieron que se resquebrajara la relación entre César Alierta y la familia De Yarza. Circunstancia que produjo que las inversiones prometidas para el Real Zaragoza no se realizaran, lo que, para fuentes consultadas por elcierredigital.com, "provocó una caótica situación en el equipo maño y la imposibilidad de volver a la primera división del fútbol nacional".

Sin embargo, tal y como sostuvieron en su momento algunas fuentes internas del equipo zaragozano, "este club caminaba hacia la extinción con la presidencia de Agapito Iglesias y, al menos, ha mejorado algo su situación tras la entrada de Alierta y compañía, que han rebajado la deuda del club desde los 110 millones hasta los 70". Aunque para muchos, "Alierta ahora parece centrado en alejarse de los focos tras haber sufrido un incidente cardiovascular y haber roto su relación con Isabel Sartorius".

Montaje de César Alierta e Isabel Sartorius

Tal y como reveló este medio en 2021, la relación entre Sartorius y Alierta se habría ido deteriorando con los años. A pesar de que la pareja se distanció antes del 2021, la noticia no se hizo oficial hasta febrero de ese año, cuando la pareja decidió hacerlo público.

Tras su ruptura Isabel se centró en estudiar un Máster y en buscar trabajo ya que se encontraba sin una ocupación laboral fija. Lo cierto es que cuando inició su historia de amor con Alierta trabajaba en la Fundación Telefónica y tuvo que elegir entre su trabajo y su relación con él y eligió lo segundo. 

La relación entre Alierta y Sartorius surgió hace más de 7 años, en 2017, cuando ambos participaron en un viaje filantrópico de la Fundación Telefónica a África. En ese momento el empresario no pasaba por su mejor momento ya que estaba muy afectado por la muerte de su esposa Ana Cristina Placer, sucedida en 2015.

Isabel Sartorius después de muchas relaciones fallidas, parecía al fin encontrar un amor estable. Sin embargo, las cosas no fueron sencillas al principio. El empresario no soportaba la presión mediática que suponía estar unido a una mujer siempre presente en las revistas del corazón. Sin embargo, con sus idas y venidas, la relación continuó sin que, tal y como se especuló en los medios, se decidieran a vivir juntos.

COMPARTIR: