23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El expresidente de Telefónica negocia traspasar el equipo maño ante el enfado de la Federación de Peñas que anunció que "lo abuchearán en La Romareda"

La nueva vida de César Alierta: Intenta vender el Real Zaragoza y rehacer sus vínculos con la familia De Yarza

/ Alierta
El expresidente de Telefónica, César Alierta, y la Fundación Zaragoza 2032 ultiman la venta del Real Zaragoza por alrededor de 20 millones de euros ante el enfado de la Federación de Peñas del club maño, que anuncia movilizaciones y pitadas por la opacidad de Alierta, que intenta rehacer sus vínculos con la familia De Yarza, propietarios del Heraldo de Aragón.

Las presiones de los grupos de poder en Telefónica forzaron la salida de César Alierta de la presidencia de la multinacional española de telecomunicaciones en marzo de 2016. El directivo aragonés se veía entonces obligado a dejar la compañía tras quince años al frente de la misma.

Algunas voces internas le acusaban de "no estar a la altura de su cargo por alardear de tener un 'zapatófono' de los noventa, carecer de conocimientos técnicos o priorizar su papel autoimpuesto como mecenas de la Monarquía de Juan Carlos I al fichar a Iñaki Urdangarin cuando comenzaron las informaciones que le señalaban por corrupción".

César Alierta enfilaba la puerta de salida tras asegurarse de que su sustituto, José María Álvarez-Pallete, haría una 'revolución tranquila' que no implicase la caída de muchos de sus protegidos y tras garantizarse la presidencia de la Fundación Telefónica, que todavía retiene.

Fútbol, corazón y medios

El expresidente de Telefónica oteó el horizonte que le esperaba: Presidente de la multinacional Telefónica y máximo accionista del Real Zaragoza que su padre presidió a través de la Fundación Zaragoza 2032, que comparte con otros apellidos ilustres maños como la familia De Yarza, propietarios del influyente medio de comunicación Heraldo de Aragón.

Precisamente, Alierta se embarcó en tutelar la expansión del Grupo Heraldo, hoy denominado Henneo, que comenzó a adquirir medios de comunicación en la capital de España. Así lo hizo en 2016 con el periódico gratuito 20 Minutos, más tarde, en 2017, con el digital económico La Información y en 2018, con la revista especializada Cinemanía.

Según fuentes cercanas a los De Yarza, la familia "comenzó a frustrarse tras advertir que los medios adquiridos les otorgaban una humilde influencia y tras ver que Alierta, con sus innumerables movimientos, no conseguía hacerse con el paquete accionarial que todavía le pertenece a Telefónica en Prisa, un influyente grupo de comunicación donde Juan Luis Cebrián quería que Alierta y compañía le ayudasen a mantener el poder y el timón de la Cadena SER y El País".

Los malos resultados económicos del salto a Madrid de los propietarios del Heraldo, así como y la fallida irrupción en el Grupo Prisa, hicieron que se resquebrajara la relación entre César Alierta y la familia De Yarza. Circunstancia que produjo que las inversiones prometidas para el Real Zaragoza no se realizaran, lo que, para fuentes consultadas por elcierredigital.com, "han provocado una caótica situación en el equipo maño y la imposibilidad de volver a la primera división del fútbol nacional".

Isabel Sartorius y César Alierta.

Sin embargo, para algunas fuentes internas del equipo maño, "este club caminaba hacia la extinción con la presidencia de Agapito Iglesias y, al menos, ha mejorado algo su situación tras la entrada de Alierta y compañía, que han rebajado la deuda del club desde los 110 millones hasta los 70". Aunque para muchos, "Alierta ahora parece centrado en alejarse de los focos tras haber sufrido un incidente cardiovascular y haber roto su relación con Isabel Sartorius".

Se avecinan pitadas

La afición del Real Zaragoza está "enfadada con la opacidad con la que Alierta lleva las negociaciones de la venta del club" y la Federación de Peñas del Real Zaragoza ha pedido a los seguidores del equipo que "en el minuto 32 de cada partido, empezando por el del sábado 22 de enero contra el Valladolid, muestren su enfado con los accionistas", según ha podido saber elcierredigital.com.

"La última asamblea general arrojó la imagen de un club roto desde sus cimientos. La preocupante deriva deportiva, con decisiones no explicadas y difíciles de entender, no es más que la proyección de las anomalías institucionales que venimos observando desde hace meses. El zaragocismo quiere un proyecto estable, reconocible y con el cual sentirse identificado y orgulloso", afirmaron sobre la negativa de Fernando de Yarza a acudir a la Junta General de Accionistas.

César Alierta. 

"Por nuestra parte, de aquí a final de temporada proponemos una pañolada en los partidos de La Romareda, en el minuto 32, instando a la colaboración y apoyo entre zaragocistas", añaden. Y aseguran a elcierredigital.com que "apoyarán cualquier tipo de expresión social, pacífica, proporcionada y consecuente con la situación sanitaria actual que pida la asunción de responsabilidades en la gestión deportiva e institucional de la sociedad. Unidos somos más fuertes, Zaragoza merece más".

Siete años

Hace unos meses Alierta sopesó vender el club a dos exfutbolistas, Ander Herrera y César Sánchez. Pero, según fuentes internas, "a ambos les faltó músculo económico para asumir una operación", que finalmente podría encabezar José María Gallego, consejero y accionista minoritario del Real Betis.

La negociación está tutelada por el despacho de abogados Cuatrecasas. Cabe recordar que uno de los socios del bufete es Antonio García Lapuente, secretario del consejo de administración del Real Zaragoza. Por parte de la familia Alierta están negociando Fernando Sainz de Varanda y Juan Uguet de Resayre, sobrinos del magnate y directivos del club maño.

La familia Alierta controla el 50,56% del capital social del club, valorado en tres millones de euros. Sin embargo, Gallego debería asumir otros 3,8 millones de crédito participativo personal firmado por el propio Alierta y 11 millones de créditos que tienen que devolver a CaixaBank.

Gallego reconoció al diario As haber solicitado "una auditoría, pero por respeto no puedo comentar nada más. Lo siento, pero no debo entrar en más detalles. Sólo puedo decir que conozco a Fernando Sainz de Varanda, que hemos hablado del Real Zaragoza y que conozco la situación del club".

"El Zaragoza está en un momento delicado y si hay una posibilidad de ayudar a un club histórico, estaremos ahí. Acabo de comprar -a través de la empresa Odemira Capital- el 80% de las acciones del Amora, un club de la tercera división de Portugal, a cambio de un millón de euros, y conozco bien el mundo del fútbol", añadió.

El propio Alierta también reconoció en El Periódico de Aragón tener "ganas de salir. Me metí en el Real Zaragoza porque mi padre fue presidente y, cuando me dijeron que podía desaparecer... eso era algo que él no habría consentido. Eso es lo más importante y todos queremos lo mejor para él".

Cesáreo Alierta, padre del empresario, fue un prestigioso abogado que presidió el club en los cincuenta (bajo su mandato se inauguró La Romareda) y fue alcalde de Zaragoza en los sesenta con el Régimen de Franco.

Problemas de tesorería

La Fundación Zaragoza 2032, que está rota por la guerra entre Alierta y la familia De Yarza (Henneo), podría dejar el club por los conocidos problemas de tesorería que arrastra. "Estos problemas le han llevado a aplazar esta temporada de las nóminas de los jugadores, priorizadas ante otros pagos como indemnizaciones", aseguran fuentes conocedoras del caso a elcierredigital.com.

Pero la familia Alierta asegura que estos problemas de liquidez finalizarán con el ingreso que proporcionará el fondo CVC Capital Partners tras su acuerdo con LaLiga: 11 millones.

COMPARTIR: