04 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La sobrina de la anciana supuestamente envenenada y el actor han declarado este martes en el Juzgado de Instrucción número 9 de Arganda del Rey

Luis Lorenzo y su mujer reiteran su inocencia ante el presunto asesinato de la 'tía Isabel'

Última hora Luis Lorenzo y Arancha Palomino.
Luis Lorenzo y Arancha Palomino. / Investigados por la muerte de la anciana Isabel.
El Juzgado de Instrucción número 9 de Arganda del Rey ha tomado declaración este martes a las 10:00 a Luis Lorenzo y Arancha Palomino por el presunto asesinato de Isabel, la tía de Palomino. El actor y su mujer solicitaron declarar de forma voluntaria para demostrar su inocencia por el supuesto envenenamiento de Isabel. Las declaraciones de expertos y de los hijos de la pareja podrían ser clave para resolver el caso.

El actor Luis Lorenzo y su mujer, Arancha Palomino, siguen investigados por el presunto asesinato de Isabel, la tía de Palomino. Después de declaraciones de diversos testigos a la justicia, los presuntos implicados han declarado de nuevo y de forma voluntaria para demostrar su inocencia. "Estoy muy satisfecho con la declaración. Vuelvo a mantener que somos absolutamente inocentes", ha comunicado Lorenzo a los medios a su salida del juzgado.

Según ha podido conocer elcierredigital.com a través de fuentes solventes, la vista ha tenido lugar este martes 8 de noviembre en el Juzgado de Instrucción número 9 de Arganda del Rey a las 10:00. Es este juzgado el encargado de llevar la investigación por el presunto asesinato en el que el actor y su mujer se han visto envueltos desde el pasado mes de mayo.

En la comparecencia, Lorenzo y Palomino habrían aclarado el modo en el que murió Isabel. Según apuntan algunos medios de comunicación, la jueza encargada de llevar el caso tiene dudas sobre el posible envenenamiento del que se les acusa, ya que algunos estudios científicos —aportados por el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses— avalan que podría haber fallecido de forma natural y que el cadmio hallado en el cuerpo de la anciana podría deberse a una redistribución natural de las sustancias químicas del cuerpo al descomponerse.

"Están ahí los informes de toxicólogos que acreditan que efectivamente ha podido haber sustancias químicas post morten y estamos muy tranquilos", continuaba Lorenzo a la salida del juzgado. Afirmó, además, que están pendientes de un informe que acredite la causa de la muerte de la "tía Isabel". "Se ha pedido celeridad para que ese informe ya se entregue y estoy absolutamente convencido de que ese informe diga que ha sido muerte natural", sentenció.

Además de la declaración de expertos para esclarecer las causas y del registro de la vivienda de los presuntos implicados —en el que no se habría encontrado cadmio—, también declararon dos menores en el caso. Concretamente, los hijos de Arancha Palomino y Luis Lorenzo.

Las declaraciones de los menores

Elcierredigital.com pudo saber a través de fuentes solventes del caso las declaraciones que ambos hicieron ante la justicia. Mientras que el hijo de Palomino  daba a entender que pudo haber sido partícipe del asesinato “cortando pilas” para envenenar a la tía Isabel, el hijo de Lorenzo relataba los abusos que presuntamente sufrió la anciana a manos de la pareja investigada.

Arancha Palomino.

Estas mismas fuentes explicaban a elcierredigital.com que la declaración de uno de ellos había sido desacreditada por las autoridades. “El hijo de Arancha Palomino está manipulado por la información. No tiene ningún tipo de credibilidad ni frente a los jueces ni frente a la Guardia Civil”, relataban.

Según la información brindada por estas mismas fuentes, el padre del hijo de Palomino “solicitó una orden de protección para el menor (debido a las declaraciones que daba el mismo, en las que afirmaba haber cortado pilas) y se le denegó a la vista de que no tenía ningún tipo de credibilidad su testimonio, porque estaba completamente influenciado por lo que había visto en los medios de comunicación”.

La información que podría haber extraído de internet, tal y como relataban las fuentes a elcierredigital.com, es la relativa a “la detención de la madre y el posible uso del cadmio”, lo que explicaría que afirmase que cortó pilas que podrían haber sido usadas para envenenar a su tía abuela, para así, restarle “responsabilidad a su madre”.

El hijo de Luis Lorenzo “dice la verdad”

Estas mismas fuentes afirmaban que, mientras que la versión del hijo de Palomino fue desacreditada, la del hijo de Lorenzo gozaba de credibilidad, ya que sus palabras “ratifican lo que ha dicho la primera cuidadora y lo que los vecinos han ratificado con sus testimonios”.

Que el hijo de Luis Lorenzo “dice la verdad” lo confirmaba, además, “el informe de la Guardia Civil en su declaración y los procedimientos judiciales contra Luis Lorenzo, al que le han quitado el régimen de vacaciones, el de pernoctas y ahora solo puede ver al niño en un punto tutelado”, continuaban relatando las fuentes del caso a elcierredigital.com.

Luis Lorenzo.

Ambos niños habrían sido, según pudo conocer este diario, interrogados no solo por la Guardia Civil, sino también por “equipos psicosociales” para examinar la veracidad de sus declaraciones.

La muerte de Isabel y las diferentes versiones de los menores

Este 3 de agosto, elcierredigital.com informaba sobre las últimas novedades sobre el caso Luis Lorenzo. Las más recientes conclusiones del caso ponían en duda una de las hipótesis más extendidas sobre el presunto envenenamiento de la anciana: el cadmio. En el informe se explicaba que su muerte podría deberse a la “ingesta descontrolada de fármacos”.

Todas estas pesquisas (sacadas a relucir por la prensa) pudieron haber sido leídas por el hijo de Palomino, que llegó a declarar que él “cortaba pilas” con sus “amigos y las dejaba en su casa, las tenía guardadas en un cajón” y que su madre era desconocedora de este hecho, que lo hacía porque le “parecía divertido”. La idea la sacó, presuntamente, de “un documental de Youtube” en el que se explicaba que “con solo uno o dos gramos del polvo ese de las pilas puede morir una persona”.

Cartel de los vecinos del edificio donde vivía la tía Isabel.

La información de las pilas la relacionaba en su declaración directamente con la cuidadora de Isabel, a la que mencionaba (sin acusarla directamente) en datos relevantes de la investigación. Lo hacía abriendo la posibilidad de que esta le hubiera quitado las pilas (“¡¿dónde están? La cuidadora no me las ha podido quitar…”) y afirmando que era la encargada de suministrarle el medicamento que pudo acabar con la vida de Isabel. La cuidadora “se encargaba de cada medicamento que tomaba Isabel, se los metía en la boca, se encargaba de todo ella. Ahí mamá ya no hizo nada", declaró el menor.

El hijo de Lorenzo, por el contrario, afirmó que la pareja “trataba muy mal a la tía Isabel. Siempre que le decían algo se lo decían gritando. Estaban todo el rato gritando a Isabel porque no se podía dormir. Ella dormía en la cama de mi hermano pequeño y dormía con las piernas fuera de la cama porque no cabía (…). Casi no podía moverse porque tenía como temblores y les pedía (a Arancha y a Luis) si le podían dar al menos de comer o si la duchaban. Ellos decían que no, que ella era mayorcita para hacerlo”.

Este niño llegó a afirmar en su declaración que “lo único que querían de Isabel era su dinero”. Sin embargo, Luis Lorenzo ha negado todas estas acusaciones de "maltrato, suciedad y abandono", que ha calificado de "absolutamente falsas", por lo que han iniciado las "querellas pertinentes por injurias, intromisión a la intimidad, etc.".

COMPARTIR: