05 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Un español de 43 años ha sido detenido en el municipio madrileño por supuesta agresión sexual a al menos diez mujeres que conoció en la red social

Los delincuentes de app de citas: Del violador de Móstoles en Tinder al timador de varios millones de dólares

Tinder.
Tinder.
La policía ha detenido a un español de 43 años en Móstoles por presunta agresión sexual a unas diez mujeres a las que conoció en Tinder. El apodado como el ‘fantasma de Tinder’ se encontraba en las casas de las víctimas y en hoteles completamente a oscuras para que no descubrieran la enfermedad de su piel. Agredió a algunas de ellas e incluso llegó a robarlas. Un caso que recuerda al delincuente más conocido de Tinder, Simon Leviev.

Las estafas a través de aplicaciones de citas aumentan cada día. Aunque el nombre más conocido es el del ‘estafador de Tinder’ Simon Leviev —del que se llegó a hacer un documental—, son varios los usuarios de redes sociales de citas como Tinder que aprovechan el anonimato para engañar a aquellas personas con las que hablan. Solo que, a veces, la estafa va más allá del dinero.

Es el caso del español de 43 años que ha sido detenido en el municipio madrileño de Móstoles. La policía llevaba investigándole desde febrero por una presunta violación a una de sus víctimas, que sospechaban que no era la única. Una detención complicada porque las mujeres que habían tenido contacto con él no habían visto su verdadero rostro.

Apodado en los medios de comunicación como el ‘fantasma de Tinder’, el hombre tenía varios perfiles falsos, con fotos de otros hombres que escogía a conciencia: no podían ser "ni muy guapos ni muy feos", para no levantar sospechas pero, a la vez, conseguir su objetivo. A la hora de quedar con sus víctimas, escogía los hogares de las mujeres, domicilios lejos de su casa u hoteles, con la promesa de que el encuentro fuera en la oscuridad, para mantener “un contacto sensorial donde incrementar los sentidos y dejarse llevar”, informó la Jefatura Superior de Policía de Madrid a través de una nota de prensa.

Violaciones, agresiones y robo de dinero

El agresor prometía que, al finalizar el encuentro, ambos se verían las caras. Nunca llegó a suceder. El hombre mantenía en todo momento su rostro oculto por miedo a que sus víctimas descubrieran que tenía una enfermedad crónica en la piel.

Según informa el diario El País, la encargada de denunciar a este agresor rompió la norma establecida por él mismo de mantenerse a oscuras. Encendió la linterna del móvil para ver su cara y, al comprobar que no se correspondía con la de la persona con la que había estado hablando, el hombre la agredió sexualmente hasta en dos ocasiones. La víctima acudió a la Policía Nacional después del suceso y comenzó lo que se denomina como ‘Operación Escamas’.

Listado de las víctimas bloqueadas por el presunto agresor sexual.

La Unidad de Atención a la Familia y Mujer (UFAM) fue la encargada de investigar el caso. Por delante tuvieron una ardua investigación que acabó con la detención del agresor y la incautación de dos teléfonos móviles con aproximadamente 400 contactos bloqueados. Al parecer, todos estos números pertenecían a mujeres con las que contactaba a través de Tinder, a las que bloqueaba inmediatamente después del encuentro para que no dieran con él.

La investigación sigue en curso y las autoridades creen que podría haber más víctimas. Por el momento tan solo diez mujeres han afirmado haber sido agredidas sexualmente por el hombre, que usó el mismo modus operandi con todas ellas.

Además de las agresiones, el hombre también habría robado dinero y pertenencias de sus víctimas, además de estafar a aquellas con las que quedaba en hoteles, pidiéndoles la mitad de la reserva cuando, en realidad, les estaba pidiendo un importe superior que acababa quedándose él.

La historia del ‘estafador de Tinder’ que se hizo documental

Quien también utilizaba la aplicación de Tinder para robar dinero era el israelita Simon Leviev. La historia sobre cómo estafó a sus víctimas fue representada en la película documental El estafador de Tinder, estrenada el pasado 2 de febrero en Netflix.

En ella, se cuenta la historia de tres mujeres que aseguran haber sido engañadas por un hombre que logró quedarse con buena parte de su dinero. El documental se basa en un reportaje que el diario noruego 'VG' publicó en febrero de 2019 y que también cuenta la historia de estas mujeres que fueron timadas.

La noruega Cecilie Fjellhøy, la sueca Pernilla Sjoholm y la holandesa Ayleen Charlotte son las protagonistas del filme, en el que relatan cómo conocieron a Simon Leviev en la aplicación de citas y cómo empezó a formar parte de sus vidas (con relaciones amorosas o de amistad). Leviev se presentaba como el hijo de un multimillonario que se hizo rico gracias a la comercialización de diamantes, escenario que acompañaba demostrando a las mujeres que estafaba que llevaba una vida de lujos, con viajes en jets privados y la necesidad de acompañarse de un guardaespaldas porque vivía en un supuesto constante peligro.

Simon Leviev, 'El estafador de Tinder'.

Son estos peligros, precisamente, los que llevaron a las mujeres a darle el dinero que les pedía. Simon Leviev se inventaba historias que iban desde sobornos, que ponían en peligro su vida, hasta cualquier disparate que se le ocurría y que aquellas mujeres creían, porque él, hasta entonces, no les había dado ningún motivo para desconfiar de su palabra. Siempre vieron reflejada, tanto en sus redes sociales como en las conversaciones que mantenían con Leviev, la realidad que él había inventado.

Sus víctimas, indignadas con la Justicia

Las víctimas del ‘estafador de Tinder’ le denunciaron a la justicia tras lo sucedido. Una de ellas, Pernilla Sjöholm demandó al banco ING por no haberla advertido del peligro que suponía Leviev, que se encontraba en un listado de vigilancia (watch list) del banco, y haber permitido que el timador recibiera las transferencias bancarias. Sjöholm acudió a los tribunales con esta información, pero la corte de Ámsterdam falló a favor del banco después de dos años y medio de espera.

Cecilie Fjellhoy, Ayleen Charlotte y Pernilla Sjöholm, víctimas de 'El estafador de Tinder'.

Esta mujer no fue la única que denunció a la entidad financiera, ya lo hizo Ayleen Charlottee en 2021, obteniendo un resultado idéntico de manos del mismo juez. Sjöholm declaró al periódico holandés De Telegraaf que transfirió “todo ese dinero en 2018, el año que ING recibió una multa enorme porque el banco no hizo suficiente contra el lavado de dinero. (...) Creemos que ING podría haber hecho más para protegernos, porque transferimos nuestro dinero a un estafador que ya estaba en listas de fraudes”. Esta convicción férrea ha provocado que el abogado de la estafada intente presentar el caso a un juez distinto, pero ING está dispuesto a ir a juicio de nuevo alegando que no ha hecho nada malo, según comentaba De Telegraaf.

Las tres protagonistas del documental se conocieron como consecuencia del artículo del periódico noruego VG que destapó el caso, lo que hizo surgir su amistad y compartir su experiencia con Leviev. La deuda contraída entre las tres para ayudar al estafador sería de miles de dólares, lo que ha provocado que las víctimas abrieran recientemente una página de GoFundMe para recuperar el dinero estafado, que ascendería a millones de dólares.

COMPARTIR: