20 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El socialista vasco, que repite candidatura para el 23-J, es el líder de la 'principal obediencia masónica española' que solo admite a varones dentro

El senador del PSOE Txema Oleaga preside la Gran Logia sin acceso a mujeres, pero es el 'azote' del PP a favor de la igualdad

El Cierre Digital en Txema Oleaga.
Txema Oleaga.
Txema Oleaga se presentará como candidato al Senado por parte del PSOE en Bizkaia. Oleaga, que ya forma parte del Senado como miembro de la Comisión Permanente, ha estado presente en votaciones de leyes del Ministerio de Igualdad. No obstante, también es presidente de la Gran Logia de la masonería española, que en sus estatutos afirma que “para ser miembro es preciso ser varón, mayor de 21 años”.

Los partidos políticos siguen presentando las listas con sus candidatos para las próximas elecciones del 23 de julio. Además de apostar en muchos casos por ‘paracaidistas’ —como ya comentamos en elcierredigital.com— o caras nuevas, hay otras que se repiten. Una de ellas será Txema Oleaga, que se presenta de candidato al Senado del PSOE por Bizkaia junto a Patxi López.

Oleaga forma parte del Senado como miembro de la Comisión Permanente, además de ser portavoz de la Comisión de Justicia desde el año 2019. Ahora, según la lista que ha confeccionado el PSOE por Bizkaia, repite candidatura de cara a las próximas elecciones. No obstante, en estos años que ha formado parte del Senado, el nombre de Oleaga ha trascendido por otro aspecto de su vida: la masonería. Y es que en marzo de 2022, ganó las elecciones a ‘Gran Maestro’ de la denominada como Gran Logia de España (GLE), que preside desde el 9 de abril de ese mismo año.

Fuentes cercanas a la masonería afirman en una conversación con elcierredigital.com que les parece “incongruente” que “haya votado en leyes del Ministerio de Igualdad sobre mujeres y colectivos como los transexuales mientras que la logia que él preside impide la entrada de mujeres”.

La Gran Logia de España y sus orígenes

“La Masonería es una institución filosófica, filantrópica y progresista a nivel internacional con alrededor de 300 años de antigüedad cuyo objetivo máximo es estimular el perfeccionamiento moral e intelectual de hombres y pueblos buscando obtener la fraternidad universal”.

Así define la Gran Logia de España qué es la masonería. Sus tres siglos de antigüedad se remontan al año 1717 en Reino Unido. Fue allí donde los caballeros londinenses fundaron la Gran Logia de Inglaterra, un espacio en el que sus integrantes (con diferentes creencias religiosas) podían compartir inquietudes e ideas con total libertad. Con el objetivo de conseguir el desarrollo personal, la masonería se divide en grupos llamados logias, que se encuentran bajo el amparo de las grandes logias nacionales.

En España, la Gran Logia posee alrededor de 3.000 miembros distribuidos en 170 logias. Aunque al hablar de ellas hay que establecer una diferenciación fundamental que indica quién puede pertenecer a cada una de ellas: las logias regulares y las logias liberales.

Gran Logia Unida de Inglaterra, en Londres.

La Gran Logia de España es de las consideradas logias regulares, es decir, que se rigen por la Gran Logia Unida de Inglaterra, de la que forma parte. Es este tipo de logia el que marca un claro requisito para ingresar en ella. “Para ser miembro es preciso ser varón, mayor de 21 años, sin distinción de nacionalidad, grupo social o religión, tener una mínima capacidad de comprensión de los conceptos filosóficos de la Orden y disponer de una ‘ciencia, arte, oficio, o renta’”, especifica la web de la GLE.

Es esta diferenciación entre los dos tipos de logias lo que hace creer popularmente que la masonería no admite mujeres. Según confesaba Adolfo Alonso —candidato a presidir la GLE las pasadas elecciones— en una conversación con elcierredigital.com, “hay dos organizaciones que solo admiten mujeres. Hay una que solo son hombres. Hay otra que son hombres y mujeres. Cada uno opta por lo que quiere con total libertad. No es cierto esa idea de que la masonería no quiere mujeres”. Además, añadía que “las grandes feministas de finales del siglo XIX y principios del XX fueron masonas. Clara Campoamor era una de ellas. La mujer ha estado presente siempre en la masonería en España y, sobre todo, muy vinculada con el feminismo”.

Una de las logias femeninas es la Gran Logia Femenina de España, en cuya web afirman que existen desde el comienzo de la masonería. También existen las logias mixtas como la logia Logos de Mallorca. Todas ellas formarían parte de las denominadas logias liberales, en las que sus miembros no son exclusivamente hombres.

Según un masón consultado por elcierredigital.com, “oficialmente está prohibido que los masones regulares vayan a reuniones de liberales y viceversa. Pero extraoficialmente nos consideramos hermanos”. Además, afirma que la exclusividad de hombres en las logias regulares viene marcada por la tradición.

Txema Oleaga, “rupturista”

Para las fuentes cercanas a la masonería consultadas por elcierredigital.com, justificar como “tradición” que no se permita acceder a mujeres a las logias regulares, supone “mantener una tradición machista”.

“En 1717, cuando comenzó la masonería, no estaban las mujeres porque no tenían representación en ningún sitio. Pero hoy día, Txema Oleaga está pidiendo que se retiren las barreras de todos los sitios y podría impulsar en la Gran Logia de España una reforma de estatutos con el principio de igualdad. Nada se lo impide, salvo que dejarían de pertenecer a una red de asociaciones machistas mundiales”, continúan las fuentes consultadas por elcierredigital.com.

La victoria de Txema Oleaga en las elecciones masónicas fue, de hecho, polémica. Y es que el senador por el PSOE era el que ofrecía una alternativa más rupturista con el anterior Gran Maestro, Óscar Alfonso de Ortega. Especialmente como consecuencia de su trabajo como senador del PSOE, su candidatura estuvo llena de polémica.

A la izquierda, Óscar de Alfonso Ortega, antiguo Gran Maestro de la Gran Logia de España.

Fuentes de la Gran Logia de España explicaban en su día a elcierredigital.com el problema que presentaba que un cargo en activo de la política española se postulase como candidato: “Un cargo político, sea del color que sea, la imagen exterior que da es la imagen de que toda la masonería está vinculada a este partido, sea la que sea. Y esto, en un momento tan complicado para la Gran Logia, como es el actual, pues es difícil”. Sin embargo, según expresaba esta misma fuente, “parece ser que eso no ha importado a los Hermanos y si no ha importado a los Hermanos hay que respetarlo”.

Otras fuentes internas de la masonería también expresaban a elcierredigital.com que la principal baza electoral de Oleaga “es hacer un cambio constitucional y limitar un poco todo y reorganizar la masonería”. Entre estas medidas, según expresaba Oleaga en la IV Carta a los Hermanos, se encontraba la de limitar los periodos de mandato del Gran Maestro. Medida que reafirmaba expresando que una vez se hayan reforzado y actualizado las normas internas y el sistema de funcionamiento de la GLE, convocará nuevas elecciones a Gran Maestro a las que no se presentará. Según expresaba el propio Oleaga en un escrito a sus hermanos de la Gran Logia de España, “el plazo aproximado para formalizar todo el proceso de reforma estimo que será de dos años”.

“Debería ser tan revolucionario como Clara Campoamor”

A pesar de estos intentos de “ruptura” con lo anterior, los requisitos expuestos anteriormente para entrar en la logia siguen estando vigentes. Por eso, las fuentes cercanas a la masonería sostienen que “Txema Oleaga tendría que ser revolucionario, tanto como una masona que se llama Clara Campoamor, que defendió el voto femenino cuando había gente que decía que no podía ser”.

“Sería valiente que esta persona se comprometiera a presentar una reforma de los estatutos que garantizara la aplicación de estas leyes que él ha votado y ensanchar los derechos a toda la sociedad. Aunque no tengan niveles de renta, e independientemente del sexo o del género que puedan elegir, y que pueda en algún momento facilitar que sea presidente de esa asociación una Gran Maestra. Es muy fácil, lo tiene en la mano. Sólo tiene que convocar una asamblea y reformar los estatutos y hacer historia”, defienden las mencionadas fuentes.

Y finalizan añadiendo que “el partido socialista debería exigir a sus miembros congruencia con la corrupción, con la transparencia y con sus principios”.

COMPARTIR: