21 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El empresario murciano de 73 años, compañero de Juan Antonio Roca e imputado en varios casos por la Justicia, reforzará el bloque andaluz del banco

Tomás Olivo, el poderoso accionista de Unicaja: Amigo de Gil y Gil y rey de los 'pelotazos' en centros comerciales

El Cierre Digital en
/ El poderoso empresario Tomás Olivo, segundo accionista de Unicaja y rey de los centros comerciales.
Tomás Olivo suma y sigue en Unicaja Banco, que refuerza su bloque accionarial andaluz después de que el dueño del marbellí centro comercial La Cañada haya alcanzado el 9,12 por ciento del capital del banco tras desembolsar 187 millones al fondo británico-maltés Oceanwood. Elcierredigital.com contó hace meses que el empresario español intentó cerrar otra operación con un magnate mexicano.

Tomás Olivo suma y sigue. El empresario murciano llevaba meses intentando hacerse fuerte en Unicaja Banco, tal y como reveló elcierredigital.com, y esta semana ha cerrado una importante operación tras elevar su participación desde el 6,7 por ciento al 9,12 por ciento del capital de la compañía de crédito malagueña. 

El dueño del marbellí centro comercial La Cañada pesca en el río revuelto en el que se ha convertido Unicaja, ya que existen varios paquetes accionariales con el cartel de 'Se vende' porque algunos accionistas están en desbandada. 

Estas ventas las hacen porque han perdido su poder tras la caída del tándem Braulio Medel-Manu Menéndez, que vieron cómo la pinza sevillano-asturiana que confeccionaron frente a Málaga saltó por los aires para alegría del 'clan malagueño', que ha recobrado el control de la empresa. 

La operación

La compra de Olivo tiene lugar en un gran momento para la banca en general, oxigenada por la subida de tipos de interés, y para la de Unicaja en particular, ya que en los nueve primeros meses del año ha ganado 285 millones de euros (lo que supone un cinco por ciento más que en 2022, año en el que acabó duplicando los números de 2021). 

Olivo ahora ha comprado su paquete al empresario mexicano Ernesto Tinajero por 187 millones de euros y, tal y como recoge el Diario Sur de Málaga, lo hace para "dar continuidad a la pervivencia de Unicaja como entidad andaluza". Y es que la entidad ha sido controlada durante varios años por su socio aparentemente menor, la asturiana Liberbank. 

La intentona previa

De esta forma, Olivo se convierte en el segundo accionista de la entidad de crédito, por detrás de la malagueña Fundación Unicaja, que posee más del 30 por ciento de Unicaja Banco, y olvida así la fallida intentona de hacerse con el tres por ciento de la entidad que puso en venta el fondo británico-maltés Oceanwood. 

Unicaja. 

Esta compañía se desprendió, tal y como contó este periódico, del  siete por ciento de Unicaja por 187 millones de euros para enfado de Olivo, que se hizo de oro a la sombra de Jesús Gil y fue condenado por malos tratos

Las sombras: gilismo y maltratos

La vida empresarial de Tomás Olivo López estaba predestinada desde su inicio a la Marbella gilista, de donde le llegó el 'gran dinero'. Y es que en los años setenta trabajó para Jesús Gil en el complejo de Los Ángeles de San Rafael (Segovia) y, por si hubiera alguna duda, fue jefe en la misma década de su paisano Juan Antonio Roca en Murcia, el exgerente de Urbanismo de la localidad malagueña condenado por corrupción urbanística. 

Es por ello que el triunfo de Gil y Gil en los comicios municipales de 1991 en Marbella llevó hasta la Costa del Sol a Tomás Olivo, al calor del dinero fácil. Y así, sin cortapisa administrativa alguna, en 1997 inauguró con toda loa y beneplácitos el Centro Comercial La Cañada, a las afueras de Marbella. Pero ahí no quedó cosa, ya que también se convirtió en titular de la constructora Emasa, el mayor poseedor de suelo en Marbella en la etapa Gil y posteriormente también con supuestos alcaldes no corruptos.

Otro escándalo relacionado con el suelo de Marbella, que fue investigado por la Justicia, fue la adquisición de otros terrenos valorados en 3,6 millones de euros y que fueron a parar a la sociedad Manilex.

Esta última empresa estaba dirigida por Roberto White, que en su día fue secretario del consejo de administración de la empresa gestora del centro comercial Pryca en la localidad madrileña de Collado Villalba, donde casualmente Gil y Gil situó a su equipo de baloncesto del Atlético de Madrid, que fue otro de sus grandes escándalos.

27184_olivo

El empresario Tomás Olivo.

No hay que olvidar que Olivo fue imputado por la 'Operación Malaya', de la que también hay que reseñar que fue absuelto, pese a que la Fiscalía Anticorrupción le pedía 18 años de cárcel por sobornar supuestamente a su paisano y exsubordinado Juan Antonio Roca. Todo, supuestamente, para comprar los terrenos que dieron origen al millonario megacentro comercial de La Cañada

Por otra parte, en 2012 Olivo fue condenado en primera instancia a cinco años de prisión por maltrato a su exesposa, con la que mantuvo, según la sentencia judicial, un trato "de humillación, agresión y control", entre 2003 y 2006, según publicó El País.

El citado diario explica que Olivo la vigiló incluso con un sistema de grabación en la casa donde ella residía. Sin embargo, finalmente la Audiencia Provincial de Málaga redujo la pena a siete meses de cárcel, por lo cual pudo evitar la prisión. Así esta escrito y hecho. 

Sin embargo, según relataba inicialmente la citada sentencia, desde 2003 y hasta principios de 2006, Tomás Olivo maltrató a la mujer con presuntos insultos, "empujándola, golpeándola, indicándole cómo tenía que vestirse, cuestionando si las marcas que tenía en su cuerpo se debían al contacto con otro hombre, cerrando la puerta de la vivienda con llave y ordenando a las personas que trabajaban en la casa que permanecieran a su lado". 

Y en abril de 2005, con ocasión de la visita a su hija, "zarandeó" a la víctima, "la arrojó contra un banco de hormigón y le propinó patadas". Según consta en la sentencia inicial, ese mismo año también "agredió de forma reiterada" a la mujer en presencia de su hija.

Pero aquí no acaba el currículo del magnate Tomás Oliva, que también fue noticia en 2019 porque una niña aseguró que el empresario, con quien la menor compartió un vuelo, se cambió de asiento y le produjo tocamientos en sus partes íntimas. Finalmente, la menor se desdijo de ello y Olivo López fue absuelto de un presunto delito de abusos sexuales.

Una fortuna de alrededor de 3.600 millones de euros

Cabe recordar que Tomás Olivo López ultima su décimo centro comercial, el futuro Valdebebas Shopping que contará con 400.000 metros cuadrados, 120.000 m2 de superficie bruta alquilable, 6.500 plazas de garaje y alrededor de 300 firmas de moda. 

Al magnate de 73 años, natural de la pedanía de Balsapintada (que cuenta con menos de 2.000 habitantes y pertenece al municipio de Fuente Álamo), se le presume una fortuna de alrededor de 3.600 millones de euros y es considerado por Forbes como uno de los hombres más ricos de España. 

Olivo posee el Parque Comercial La Cañada (Marbella), el Centro Comercial Mediterráneo (Almería), el Centre Comercial Mataró Parc (Barcelona), el Parque Comercial Gran Plaza (Almería), el Parque Comercial Las Dunas (Cádiz), el Parque Comercial Nevada Shopping (Granada), Las Terrazas Outlet (Gran Canarias), El Mirador Shopping (Gran Canaria) y el Centro Comercial Dos Mares (Murcia).

El empresario es padre de nueve hijos de tres mujeres diferentes y en los últimos años ha sido noticia, principalmente en Andalucía, por haber sido indemnizado con 168 millones de euros en 2018 por la Junta por paralizarle las obras del citado centro comercial granadino.

COMPARTIR: