02 de julio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Según fuentes cercanas al Emérito este le habría dicho a su hijo Felipe VI en una tensa conversación: "A mí nadie me prohíbe volver a mi país"

El calentón del Rey Juan Carlos: “Está muy cabreado y empeñado en regresar ya a España"

El Cierre Digital en De izquierda a derecha, Pedro Campos, Josep Cusí, don Juan Carlos y el rey Felipe VI.
De izquierda a derecha, Pedro Campos, Josep Cusí, don Juan Carlos y el rey Felipe VI.
El Rey Juan Carlos de Borbón, tras mantener una tensa conversación con su hijo Felipe VI, quiere regresar ya a España. Aunque lo esperado era que la fecha elegida estuviera cerca del 1 de julio debido a su causa abierta en Londres con Corinna Larsen, parece ser que el Emérito quiere volver el próximo fin de semana a una regata en la localidad gallega de Sanxenxo. Fuentes cercanas a Juan Carlos I han asegurado a 'elcierredigital.com' que "está muy enfadado y empeñado en volver ya".

Según las informaciones que ha podido conocer elcierredigital.com, el Rey Emérito y su sucesor en el trono habrían mantenido una conversación telefónica muy tensa este pasado domingo. En ella, don Juan Carlos habría comunicado su hartazgo a Felipe VI ante la situación en la que se encuentra e, incluso, podría haber acusado a su hijo de no estar haciendo todo lo posible para favorecer su vuelta al país en el que reinó durante casi cuatro décadas.

Fuentes cercanas al Rey Emérito aseguran que don Juan Carlos “está muy cabreado” y que, aunque el Gobierno de Pedro Sánchez no está dispuesto a recibir aún al exmonarca en España, lo que le ha transmitido a su hijo es que “a él no le prohíbe nadie venir a su país” y, dicen, “está empeñado ya en volver”.

Por eso, quizá, fuentes cercanas al Rey Emérito, señalan que don Juan Carlos podría volver a España este mismo fin de semana con motivo de unas regatas que se celebrarán en Sanxenxo los días 20, 21 y 22 de mayo. Esta competición forma parte de la Copa de España, que sirve como preámbulo para otra que se celebrará entre el 10 y el 18 junio en la ría de Pontevedra y que forma parte del Mundial.

Las mismas fuentes aseguran que el Emérito podría, además, viajar de Galicia a Madrid, donde sería recibido en el Palacio de la Zarzuela tanto por su hijo, el rey Felipe VI, como por el resto de la Familia Real. Sin embargo, don Juan Carlos no dormiría en la que fue su casa durante muchos años.

No obstante, según ha podido saber elcierredigital.com, estas pretensiones del Rey Emérito de participar activamente en dicha regata parecen de entrada inviables. No la de acudir como invitado a a Sanxenxo y estar en casa de Pedro Campos, donde una contravigilancia se puede montar en 48 horas. De hecho, la zona del Club Náutico de Sanxenxo no se ha peinado todavía por la seguridad de Zarzuela como se hacía cuando el Emérito participaba como tripulante en una regata. Lo que sí es evidente es que su retorno a España parece más cerca por la situación personal de agotamiento que ya vive el Rey Juan Carlos I en Abu Dabi. 

La ‘Operación Retorno’ del Emérito

El pasado jueves 12 de mayo, la hija mayor de Juan Carlos I, la Infanta Elena, dejó caer ante los medios que era posible que su padre viajase a España el próximo 17 junio para asistir en Sanxenxo a las regatas que llevan su nombre. Sin embargo, ahora parece que la fecha se ha adelantado, sin preverlo, prácticamente un mes. La amistad del Emérito con Pedro Campos ha hecho de la localidad gallega uno de los refugios favoritos del padre de Felipe VI, donde más seguro se siente.

Don Juan Carlos junto a Pedro Campos Calvo-Sotelo.

Desde que arrancó el año, se han lanzado varios 'globos sonda' informativos con la intención de testar a la sociedad española y a los poderes fácticos sobre la vuelta del Emérito. Una 'Operación Retorno' para la que Juan Carlos de Borbón ha contado con la colaboración de periodistas de su máxima confianza. Estas "llamadas de atención" tuvieron su momento álgido cuando el exmonarca supo de los problemas de salud de su íntimo amigo, el empresario catalán Josep Cusí.

Las causas judiciales de don Juan Carlos

Tal y como contaba elcierredigital.com el pasado 15 de mayo, la fecha clave de la vuelta de don Juan Carlos a España se calculaba alrededor del 1 de julio, fecha en la que está prevista que se inicie, en los tribunales británicos, la causa civil contra Juan Carlos de Borbón tras la demanda por acoso que interpuso su expareja, Corinna Larsen.

Como se cuenta, se trata de una causa civil por lo que todas las causas penales contra el Emérito estarían cerradas. De todos modos, y según ha podido saber este periódico, el asunto podría estar encauzado y la estrategia del exmonarca es llegar a un acuerdo extrajudicial con la alemana previo a la vista y, de esta manera, evitar el juicio.

Don Juan Carlos bailando con Corinna Larsen.

Los asesores del Emérito trabajan a contrarreloj para acercar posturas con los abogados de Corinna después del mazazo que en marzo supuso que el juez Mathew Nicklin, presidente de la Queen’s Bench Division, una de las cuatro secciones del Tribunal Superior de Inglaterra, considerara que la justicia británica sí era competente para juzgar a Juan Carlos de Borbón al no tratarse de un miembro de la Casa Real ni de un Jefe de Estado.

Esta sería la única causa judicial pendiente que tiene el padre de Felipe VI tras el 'carpetazo' de la Fiscalía del Tribunal Supremo a las investigaciones por el cobro de presuntas comisiones así como el cierre de la investigación en Suiza. De este modo, a nivel jurídico, solo habría quedado demostrado que cometió delitos fiscales, como él mismo confesó con las dos regulaciones que realizó.

Juan Carlos I reside en Abu Dabi, la capital de los Emiratos Árabes, desde el verano de 2020, cuando se hicieron públicos sus presuntos cobros de comisiones, sus cuentas opacas y sus sociedades offshore.

Su amistad con Josep Cusí, clave en su vuelta

Elcierredigital.com lleva meses anunciando el gran deseo de don Juan Carlos: quiere visitar a su gran amigo Josep Cusí por la grave enfermedad que padece y el posterior ictus que sufrió el empresario catalán en el pasado mes de enero. Albert Solà, autoproclamado primogénito del Emérito, lo adelantó en este nuestro periódico en una entrevista exclusiva con la periodista Belén Campos.

Josep Cusí, que es considerado por muchos “el hermano no reconocido de don Juan Carlos”, es la persona más fiel a la figura del exmonarca y, a sus 88 años, padece una grave enfermedad, según indican fuentes cercanas a su círculo. "Sé que don Juan Carlos hará lo que haga falta para poder venir a ver a Josep Cusí", afirmaba en exclusiva Albert Solà para elcierredigital.com, al tiempo que aseguraba que "la familia de Cusí estaría molesta con el Rey Felipe VI por negarse a permitir la vuelta de don Juan Carlos para ver a su íntimo amigo".

Albert Solà se autoproclama primogénito del Rey Emérito.

Según pudo saber elcierredigital.com a raíz de la entrevista a Albert Solà, Josep Cusí podría ser el hermano no reconocido de don Juan Carlos de Borbón. Así lo afirmaba el “Monarca de La Bisbal”, quien contaba que mantuvo una conversación telefónica con la hija de Cusí en la que la mujer le contaba: “Mi padre y tu padre son hermanos, no reconocidos legalmente, pero sí reconocidos a la sombra. Don Juan los iba introduciendo y mostrando poco a poco como tales”. De hecho, tal y como confirmaba a este periódico una persona muy cercana al entorno de los dos amigos, "ambos mantienen contacto directo, son uña y carne desde que se conocieron”. 

Josep Cusí, más que un amigo

Josep Cusí y Juan Carlos I mantienen una relación de amistad desde los años de juventud del rey emérito, cuando a este se le conocía como 'Juanito' y todavía estaba a la sombra del General Franco.

La pasión por el mar los unió y fue lo que ocasionó que Cusí se convirtiera en el armador y tripulante del Bribón II, uno de los barcos de Juan Carlos I. Desde muy jóvenes, han asistido juntos a cacerías y viajes privados y también lo han estado en situaciones más delicadas, como en los ingresos y operaciones a las que el Emérito se ha sometido durante años en la clínica barcelonesa Planas.

La relación íntima entre Cusí y el Emérito, investigada por el periodista James Badcock del diario británico The Telegraph, hizo que se asegurara que “en 2015, Cusí y otros asociados presentaron a Juan Carlos un yate clásico, llevado de Finlandia y llamado Bribón XVI", que permitía al monarca español navegar mientras estaba sentado, ya que su movimiento se vio afectado por una serie de cirugías de reemplazo de cadera después de la caída que sufrió durante su célebre viaje de caza de elefantes a Botsuana en 2012.

El Rey Emérito junto a Josep Cusí.

A pesar de su intensa relación con el exmonarca, Cusí siempre se ha mantenido discreto ante los medios. Una de las pocas ocasiones en las que su nombre apareció en la prensa fue en el supuesto golpe que le propinó a un periodista español en un club náutico en Italia, en 1984, por haber informado de la venta del Bribón IV por 275.000 dólares.

Josep Cusí, nacido en Barcelona en 1934, siempre ha tenido una relación muy estrecha con Juan Carlos I y sería una de las piezas clave para la vuelta del emérito al país en el que reinó durante tantos años.

COMPARTIR: