30 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El ‘caso niñera’ de Irene Montero o el de los másters de Yolanda Díaz son algunas tramas para los que se ha usado esta herramienta

Wayback Machine: La web que rastrea la huella digital y que se ha convertido en la pesadilla de los políticos

El Cierre Digital en Yolanda Díaz e Irene Montero.
Yolanda Díaz e Irene Montero. / Montaje con la web Wayback Machine de fondo.
La web Wayback Machine recoge copias de las modificaciones de cada página web para poder ver cualquier cambio en los contenidos, ya sean borrados o eliminados. Fue en 1996 cuando Brewster Kahle fundó The Internet Archive, una organización sin ánimo de lucro que pretendía crear una biblioteca virtual de los contenidos de Internet. Una de sus herramientas más importantes es Wayback Machine. Su existencia complica la labor de eliminar cualquier huella o error cometido en el pasado.

Cada día, personas de todas partes del mundo utilizan Internet. Ya sea para hablar con sus seres queridos a través de una app de mensajería instantánea, para compartir fotos de un último viaje, comprar en internet o incluso para buscar información. Tareas que se han ido incorporando a nuestro día a día y que resultan tan naturales como respirar.

Y aunque antaño algunas de estas acciones podían ser efectuadas en el más absoluto secreto y relegadas al olvido, en la actualidad es mucho más complicado. Cada usuario que utiliza Internet va dejando tras de sí una huella digital con sus movimientos. Una que es muy difícil borrar.

Las aplicaciones o webs que usamos diariamente ofrecen opciones para eliminar aquel contenido que, una vez publicado, no nos convenza o prefiramos eliminar por cualquier motivo. Sin embargo, aunque pulsar el botón es muy sencillo, no lo es tanto que desaparezca completamente de la red. Herramientas como Wayback Machine, de la asociación sin ánimo de lucro Internet Archive, mantienen copias de las webs que inundan la World Wide Web para ver su evolución a través de los años.

Una especie de Pegasus que, si bien no es una herramienta de espionaje, sí que monitorea los cambios que sufre la red, dejando constancia de la profunda huella digital de cada usuario.

Uso periodístico para destapar a políticos

Los usos que se le pueden dar a esta herramienta son diversos, pero está adquiriendo notoriedad en el campo periodístico. Son algunos los periódicos que ya la utilizan para investigar los escándalos relativos al currículum y vida pasada de la clase política de nuestro país.

Algunos partidos echan mano de eliminar contenido para ocultar todo aquello que no les beneficia, pero Wayback Machine mantiene una copia de todo ello para aquellos que estén dispuestos a buscar. Así pasó recientemente con Yolanda Díaz, cuyo currículum fue modificado en la web de la Moncloa, destapando así que se mintió sobre la formación académica de la política.

La información fue publicada por Carles Enric en su cuenta de Twitter y denunciaba “la falsificación existente del documento público”, en el que figuraban tres másters (en Recursos Humanos, Relaciones Laborales y urbanismo) que fueron cambiados por “cursos superiores y de postgrado”. Sin embargo, fuentes del Ministerio de Trabajo comentaban a Vozpópuli que fue un fallo que no estaba presente ni en la web del Ministerio ni en la de Transparencia.

Como recientemente publicaba elcierredigital.com, otra formación política que intentó borrar de la web sus datos fue Podemos. Tras nueve meses con su portal de transparencia deshabilitado, la formación morada lo puso de nuevo en activo pero, esta vez, sin adjuntar el currículum de sus miembros. Una situación que podría favorecer, quizás, a integrantes como Teresa Arévalo, la presunta niñera de Irene Montero, cuyo currículum dejaba constancia de su formación académica, sus estudios de bachillerato. Un asunto que dio qué hablar debido al salario que cobraba, y que se publicó en el portal de transparencia, y a su biografía, en la que ella misma afirma haber llegado a “la Facultad de Ciencias Políticas de la Complutense”. Fue, de hecho, a raíz de este caso cuando el partido político decidió clausurar su portal de transparencia.

Captura de pantalla del currículum de Teresa Arévalo extraída de la web Wayback Machine.

Sin embargo, Wayback Machine afecta a cualquier tipo de fuerza política, sea cual sea su ideología. Por este motivo, son muchos los que han intentado usarla para indagar en los últimos escándalos de la cúpula de nuestro país. Algunos de los más relevantes fueron las polémicas relativas a los másters de Cristina Cifuentes y Pablo Casado que, según cometan fuentes a elcierredigital.com, hizo que muchos políticos se apresuraran a cambiar sus currículums públicos.

Qué es la Wayback Machine y cómo funciona

Para conocer qué es Wayback Machine hay que remontarse a los inicios de The Internet Archive, una organización sin ánimo de lucro fundada en 1996 por Brewster Kahle. El estadounidense tenía en mente crear una gran biblioteca de contenidos de la web, y para ello comenzó a idear un archivo de páginas web que, por aquel entonces, tenían una vida de unos 100 días antes de que fueran modificadas o borradas del medio. “Es un chiste cruel llamarlas páginas, como si fueran a durar los 500 años que duró la Biblia de Gutenberg”, comentaba en una entrevista para El País.

Con motivo de esta fugacidad en las webs, Kahle creó la principal herramienta de esta organización: The Wayback Machine, un archivo que hace copias de algunas versiones de las páginas webs existentes. De esta manera, queda un registro de ellas incluso aunque se eliminen de Internet.

Brewster Kahle, fundador de The Internet Archive.

Tras esta funcionalidad, vendrían otras muchas que ofrece la web de The Internet Archive: libros digitalizados, contenido multimedia como películas, canciones, programas informáticos, videojuegos e incluso imágenes. Todo aquello que se almacena en internet, recogido en una sola web al alcance de cualquiera.

Sin embargo, pese a la importancia de este registro, la herramienta que más interés tiene es The Wayback Machine. Gracias a ella se han destapado bulos e incluso se ha investigado la vida pasada de algunos políticos de nuestro país, lo que la ha convertido en una pieza clave para los trabajos de investigación.

Su funcionamiento es muy sencillo. Solo hay que poner en el buscador habilitado la dirección web que queramos (o palabras clave que ayuden a la herramienta a encontrarla) e, inmediatamente, el programa ofrece un calendario en el que aparecen marcadas las fechas en las que se han hecho copias de seguridad de dicha web. De este modo, el usuario puede navegar a través de los cambios para saber si un contenido ha sido modificado o, incluso, eliminado.

Wayback Machine no es exacta, ya que no hace copias de cada uno de los cambios existentes en la web, pero sí que consigue establecer copias cada pocos meses o, en algunos casos, varias por mes, lo que permite un seguimiento a lo largo del tiempo de los cambios de actividad de un mismo sitio.

La herramienta almacena más de 70 pentabytes de datos y, aunque hay modos de conseguir eliminarlos del todo de esta biblioteca, son muchos los que lo desconocen, dejando un rastro de migas de pan que —en muchas ocasiones y en especial en el caso de los políticos­— no es difícil de rastrear.

COMPARTIR: