18 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este veterano fotoperiodista fue testigo del 'boom' de la 'beautiful people' y la lucha de poder entre Mario Conde, Javier de la Rosa y 'los Albertos'

Bernardo Paz, paparazzi de 'la España del pelotazo': “Había mucho material de Marta Chávarri que no se publicó”

El Cierre Digital en Montaje del fotoperiodista Bernardo Paz y varias portadas de la 'beautiful people'
Montaje del fotoperiodista Bernardo Paz y varias portadas de la 'beautiful people'
Bernardo Paz es un reconocido fotógrafo de celebridades que capturó la esencia de la 'España del pelotazo' en las décadas de los 80 y 90. Su experiencia como paparazzi en aquel tiempo de revolución mediática le permite ahora compartir anécdotas y detalles sobre su trabajo en aquella época. Entre otros detalles, el fotoperiodista ha revelado en conversaciones con este medio las presiones o ‘chantajes’ que hacían los medios con las fotografías de la ‘beautiful people’

El reconocido fotógrafo de origen uruguayo y madrileño de adopción, Bernardo Paz, es uno de los veteranos paparazzi que capturó a las principales celebridades de ‘la España del pelotazo’ durante las décadas de los 80 y los 90 del siglo pasado. Sus lentes han inmortalizado a grandes nombres en diversos sectores, desde escritores a la altura de Camilo José Cela -y su famoso puñetazo a Jesús Mariñas en 1991- al monarca Juan Carlos I, pasando por empresarios como Mario Conde y socialités como Esther Koplowitzla recientemente fallecida Marta Chávarri, que protagonizó diversos escándalos y que era sobrina del cantante Raphael además de esposa de Fernando Falcó, el marqués de Cubas.

Elcierredigital.com ha contactado con Bernardo Paz para conocer desde dentro los detalles y anécdotas de aquel periodismo del corazón que revolucionó los medios de comunicación en nuestro país a finales del siglo pasado y que ahora se encuentra en un proceso de “decadencia” o “transformación”. 

Durante su encuentro con este medio, Paz explica que durante toda su carrera ha sido un periodista “todoterreno” y que su éxito como fotógrafo de celebridades no fue algo planeado: “Cuando llegué a España en 1981 empecé trabajando en la Guía del Ocio y poco después acabé en varias agencias trabajando como fotógrafo del corazón, cuando yo no tenía ni idea del tema, para mí era otro mundo”.

Desde entonces, Paz ha conocido y fotografiado a decenas de celebridades que incluso llegaron a entablar amistad con él o, al menos, “un cierto sentimiento de respeto mutuo”. Sobre el periodismo de los años 80 en la capital, el reconocido fotógrafo ha explicado: “Los fotógrafos y periodistas estábamos siempre en la calle, era una forma de hacer nuestro trabajo totalmente diferente a la actual. Durante aquellos años cubrimos a muchos artistas de ‘la movida’ y también a lo que luego se denominó como la ‘beautiful people’ o los ‘nuevos ricos’, que solían salir a discotecas como Joy Eslava y ser muy ostentosos, lo que cautivó a muchos jóvenes de esa generación y generó mucha expectación sobre sus vidas y sus secretos”.

Marta Chávarri con su primer marido, Fernando Falcó, y sus tíos Raphael y Natalia Figueroa.

Tal y como señala Bernardo Paz en conversaciones con este medio, “por aquel entonces la fotografía comenzó a tomar un valor muy importante en el periodismo, era una forma impecable de argumentar las noticias y apoyarlas en evidencias, los medios pagaban muy bien las fotos a determinadas celebridades como las hermanas Koplowitz y los periodistas nos las ingeniábamos para conseguir las tomas de cualquier manera”. 

En un repaso general a lo que fue una revolución en el fotoperiodismo, Bernardo Paz ha recordado anécdotas con celebridades a la altura de Mario Conde, el emérito Juan Carlos I y otros nombres destacados de la ‘socialité’ como Marta Chávarri, sobre la que ha explicado: “Había muchísimo material de Marta, algunos más explícitos que otros, pero se vendieron todas las fotografías, aún así muchos medios decidieron no publicarlas y guardarlas o destruirlas. Era algo muy común entre los medios, compraban fotografías comprometedoras y las quitaban de circulación para ganarse el ‘favor’ del afectado o las podían usar para ‘chantajes’ u otro tipo de presiones”.

La ‘España del pelotazo’ y figuras como Marta Chávarri y Mario Conde

Ya a mediados de la década de 1980, el fotógrafo Bernardo Paz recuerda: “Empezó a haber mucho interés en los movimientos y la vida de los ‘nuevos ricos’, que también aprovechaban para sacarle partido a la expectación para lucir sus lujos y sus nuevas adquisiciones. Estábamos en una época en la que había verdadero interés por conocer los ‘trapos sucios’ de los que más poder tenían en el país, los periodistas bromeábamos diciendo que los políticos cambiaban de coche, de mujer y de casa cada año”.

Sobre los inicios del ‘boom’ del periodismo del corazón, Paz recuerda: “En 1987 yo llegué al diario Época y me pagaban hasta 50.000 pesetas por semana sólo en ese medio, porque trabajaba para varias agencias al mismo tiempo, era un trabajo sacrificado pero muy bien pagado”, explica Paz, al tiempo que señala: “Por aquel entonces ya había cierta estabilidad política y económica, los años de ‘la movida’ empezaron a quedar atrás y los lectores empezaron a decantarse por otro tipo de ídolos como Mario Conde, que consiguió engominar a toda una generación de adolescentes que lo idolatraban”, recuerda entre risas el fotógrafo de origen uruguayo.

54654_1

Fotografía de Mario Conde

Como ya informó este medio, la era del pelotazo fue el sobrenombre con el que se conoció popularmente los negocios rápidos y rentables en los años inmediatamente anteriores a la Expo de Sevilla y los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992.

Marbella y Mallorca se convirtieron en las capitales del lujo en España, aunque Marbella tenía fama de ser más ‘hortera’. Hubo un ‘boom’ del lujo que se pudo apreciar fácilmente y que género mucho interés”, indica Bernardo Paz, que recuerda: “En Marbella fue el famoso puñetazo de Camilo José Cela a Jesús Mariñas en 1991. bajé junto con el escritor y pude fotografiar el momento, lo que me valió un premio Ortega y Gasset”.

4960_cela_01

Fotografía de Camilo José Cela y Jesús Mariñas en 1991 / tomada por Bernardo Paz

A pesar del lujo y la extravagancia que muchas ‘celebrities’ mostraban en público, hubo otra cara de la ‘beautiful people’ que pasó inadvertida para aquellos ajenos a este mundillo. Figuras como Marta Chávarri, considerada una ‘musa’ de la década de los 80 en España, fueron captadas por las cámaras en situaciones comprometidas en más de una ocasión, desde 'desnudos' hasta presuntos romances o ‘aventuras’ extramatrimoniales que pusieron en el punto de mira a la socialité madrileña, fallecida en Salamanca a los 62 años el pasado mes de julio.

Tal y como informó elcierredigital.com esta semana, el pasado domingo la figura de la socialité madrileña y entonces marquesa de Cubas, Marta Chávarri, volvió a la actualidad. Lo hizo en el espacio televisivo ‘Anatomía de’, presentado por la comunicadora Mamen Mendizábal, que recordó uno de los escándalos políticos, financieros y sociales de la década de los noventa en España. 

Un escándalo que saltó a la palestra mediática el 11 de febrero de 1989 gracias a unas fotografías que ocupaban la portada de la revista Diez Minutos. En ellas se veía a la modelo, casada con Fernando Falcó, el marqués de Cubas, saliendo del Hotel Palais Schwarzenberg de Viena junto al empresario Alberto Cortina, casado a su vez con la empresaria Alicia Koplowitz.

interviu_chavarri

Marta Chávarri en una portada de 'Interviú'.

Sobre este asunto, el fotoperiodista Bernardo Paz, que la fotografió en más de una ocasión, señala: “A mí Marta siempre me pareció una mujer guapísima y una persona maravillosa que siempre estuvo con hombres que no la merecían, acabó siendo un juguete roto”. En este sentido, Paz sostiene: “En mi opinión Marta fue una de las mujeres más deseadas de su tiempo y había muchos motivos, sin embargo empezó a decaer por culpa del alcohol, las drogas y, sobre todo, por la soledad y sus luchas mentales”.

La decadencia de los paparazzi y las “extorsiones” de los medios

Como se viene mencionando, las fotografías que conseguían los fotoperiodistas a menudo eran muy cotizadas por los medios, aunque no siempre se publicaban. Bernardo Paz recuerda cómo “en más de una ocasión” había vendido capturas a diversos medios que finalmente las guardaban o destruían para no dañar la reputación de determinadas personalidades.

Sobre este asunto, el fotoperiodista señala: “Había muchísimo material de muchas celebridades, incluida Marta Chávarri, que nunca salió a la luz porque los directores de los medios hacían sus tratos con las ‘celebrities’ o empresarios afectados para ganar favores o incluso dinero”, explica Paz al tiempo que recuerda: “El periodismo empezó a intervenir en grandes operaciones económicas en nuestro país, dificultando acuerdos con publicaciones o incluso destruyendo alianzas empresariales con la revelación de determinadas fotografías”.

874654

Fotografía de Bernardo Paz

Sobre los principales cambios en el mundo de la comunicación y la ‘decadencia’ del periodismo del corazón y la figura del paparazzi, el fotoperiodista de origen uruguayo sentencia: “Ahora un periodista puede encontrar a sus fuentes a través de una pantalla, antes había que ser un relaciones públicas y conseguir ‘pajaritos’ que te dieran información para poder estar en el momento y lugar adecuados".

El fotoperiodista continúa explicando: "Los periodistas conocíamos de memoria las matrículas de los ricos y empresarios, si los veíamos por la calle nos subíamos a la moto y los seguíamos. No creo que se haya perdido interés en la ‘socialité’ pero sí se ha perdido un interés general por la prensa en todos sus formatos, el periodismo de los 80 y los 90 es algo que no volverá”, concluye el fotoperiodista Bernardo Paz durante su encuentro con elcierredigital.com.

COMPARTIR: