21 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Los veteranos primos Alberto Cortina y Alberto Alcocer resurgen tras años escondidos amparados en el silencio

Los Albertos vuelven a estar de moda: ahora hacen negocios millonarios en África

Alberto Cortina, izquierda y Alberto Alcocer, a la derecha.
Alberto Cortina, izquierda y Alberto Alcocer, a la derecha.
Los veteranos Alberto Cortina, de 73 años, y Alberto Alcocer, de 76 años, vuelven a ser protagonistas por sus movimientos en el mundo de los negocios. Tras unos años escondidos y amparados en el silencio más absoluto, sus nuevos negocios en el continente africano los han vuelto a poner de moda.

Los Albertos resurgen, los veteranos primos regresan a la primera plana empresarial y lo hacen con unos negocios en África que los vuelven a poner de moda. Los financieros Alberto Cortina, 73 años, y Alberto Alcocer, 76 años, tienen el control del 78 por ciento del banco de Dakar, en Senegal, a través de su empresa BDK.

Gracias a esta inversión, los Albertos exportan su modelo de negocio a África. Cortina es la cabeza visible del banco, que ahora se expande también a Costa de Marfil, Guinea Conakry y Mali. La revista Forbes cifra la fortuna de los Albertos en 1.500 millones de dólares cada uno. A fecha 16 de abril, Forbes International le atribuye a Cortina el puesto 1511 entre los más ricos del mundo y a Alcocer, el puesto 1605.

Dakar, Senegal.

El Banco de Dakar se fundó en 2015 en la capital de Senegal, con la participación de varios ex banqueros, empresarios españoles e inversores latinoamericanos. El BDK tiene como gerente a un portugués, Vasco Duarte, que antes trabajó en el Banco Santander. Los Albertos arrancaron el negocio con un capital de 16.000 millones de francos CFS, unos 24 millones de euros.

Alberto Cortina es además, junto con su primo Alberto Alcocer, dueño de Alcor Holding, una sociedad patrimonial dueña del 12,5 % de ACS, la mayor constructora española, y del 21% de la papelera Ence, aunque de esta última vendieron sus acciones cuando iniciaron lo de África. En el Banco de Dakar Alberto Cortina tiene como compañeros de viaje a Alfredo Sáenz (ex del Banco Santander), César Álvarez (ex de El Corte Inglés), Ibrahima Fall (inversor senegalés), Mamadou Seck (exministro senegalés) o Alejandro Betancort (Venezuela).

Alberto Cortina, protagonista en los 90

Alberto Alcocer y Alberto Cortina son nietos de uno de los más célebres alcaldes de Madrid. Ambos se separaron en la década de los 90 de las hermanas Koplowitz, Alicia y Esther, pero ambos también rehicieron sus vidas al lado de otras dos mujeres. Alberto Cortina lo hizo al lado de Elena Cue. Cuando ambos se conocieron Elena tenía novio formal desde hacía siete años, Antonio Gómez, un joven perteneciente a una adinerada familia, dueña de una fábrica de pintura industrial. Estuvieron a punto de casarse en dos ocasiones, pero el novio no se decidía a dar el paso. Con Cortina, parece que el flechazo fue inmediato, hasta el punto de que Elena Cue no se lo pensó dos veces y cortó definitivamente con Antonio Gómez.

La primera vez que se les vio juntos en público fue en 1998, tras haber sido fotografiados un año antes en Sainz-Tropez, durante unas vacaciones de verano. El empresario y la joven se tomaron desde un principio muy en serio su relación, que contaba con el beneplácito de los padres de ella.  Meses después, la Iglesia decretó la nulidad del matrimonio de Alicia Koplowitz y Alberto Cortina, lo que le abría las puertas para contraer matrimonio canónico con la joven. Así fue en junio de 1999.

Por aquel entonces, Elena ya se había convertido en una de las jóvenes más bellas y discretas de la sociedad española. Pese a su notoriedad, a la joven economista no le gusta el protagonismo, por lo que aparece en público en contadas ocasiones.

Elena, hija de joyeros y gemóloga de carrera, es una de las mejores amigas de Isabel Sartorius, hija del marqués de Mariño y que fuera novia del entonces príncipe de Asturias, Felipe de Borbón. Otro de sus secretos es que apenas habla en público. Suele sonreír brevemente a las cámaras que la pillan in fraganti con sus objetivos cada vez que la encuentran en un acto público, uno de los más sonados fue en la boda de Ana Aznar, la hija del ex presidente del gobierno, con Alejandro Agag.

Su actual marido, Alberto Cortina, mantiene una buena relación con el ex presidente del Gobierno, José María Aznar, a quien conoce desde hace tiempo. Como su primo, Alberto Alcocer, la mantiene con el rey emérito de España, Juan Carlos I, con quien antes solía ir de caza a menudo. 
El matrimonio Cortina-Cué habita en una lujosa residencia en la colonia de El Viso, en Madrid.

Precisamente, su historia amorosa comenzó en la finca del ex banquero donde Elena había sido invitada a una montería. Fue en la finca toledana de Las Cuevas, en los Montes de Toledo, propiedad de Cortina, donde se casaron en junio del año 2000. 


Como padrinos actuaron el padre de la novia y la cuñada del novio, Miriam Lapique. Entre otros se encontraban presentes el ex ministro de Defensa Federico Trillo y su esposa María José Molinuevo; el ex presidente de la Comunidad de Madrid y exalcalde de la capital de España, Alberto Ruiz Gallardón y su mujer Mar Utrera; además tampoco podía faltar su primo Alberto Alcocer; el empresario naviero y presidente de la Cámara de Comercio de Madrid Fernando Fernández Tapias, el banquero José María Amusátegui con su mujer Amalia de León; el ya fallecido Camilo José Cela y Marina Castaño; el empresario Carlos Goyanes y su mujer Cari Lapique; e Isabel Sartorius, exnovia del príncipe Felipe e íntima amiga de la pareja. Alberto Cortina y Elena Cue tuvieron una hija, Alejandra.

Alberto Alcocer

Diferente y menos ajetreada fue la vida sentimental de Alberto Alcocer, que tras su separación matrimonial y mediante el oportuno acuerdo, se reservó el 30% del Banco Zaragozano, el 10 % de la Corporación Financiera Reunida (COFIR), el 5 % de Canal Plus y el 100 % de la Compañía Uniseguros.

En el 2003 vendió junto a su primo todas las acciones del Zaragozano a los británicos de Barclays multiplicando por seis el valor de todos sus accionistas, pues el grupo británico lograba así convertirse en la primera entidad bancaria extranjera en España por activos y la sexta del mercado español.

Semanas después de la absolución del caso Urbanor, donde ambos se vieron involucrados la revista Forbes incluyó a Alberto Alcocer entre las 1000 mayores fortunas del mundo. Combina sus actividades e intereses empresariales, entre ellos de la empresa forestal y celulosa ENCE. Tras su divorcio de Esther Koplowitz se casó con Margarita Hernández Núñez, con la que tuvo dos gemelas, Carlota y Margarita.

 

COMPARTIR: