20 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Un juez de Segovia insta la ejecución de estas viviendas unifamiliares de la empresa "Promotora Inmobiliaria La Mezquita", del pequeño de los Gil

La familia de Jesús Gil en apuros: Sacan a subasta 17 adosados de su hijo Óscar en Los Ángeles de San Rafael

Los chalets que se  subastan son como estos.
Los chalets que se subastan son como estos.
Los bienes inmuebles de la familia Gil siguen saliendio a subasta. Ahora le ha tocado el turno al más pequeño de la familia, Óscar Gil Marín, que heredó la gestión de la urbanización de Los Ángeles de San Rafael y que por orden de un Juzgado verá como el Sareb subasta 17 chalets que fueron propiedad de una de sus empresas. En noviembre del pasado año la casa del patriarca Jesús Gil fue también subastada por la Seguridad Social.

La familia del fallecido Jesús Gil no para de recibir disgustos económicos. Ahora es la Sareb (Sociedad Activos de Reestructuración Bancaria) la que pidió al Juzgado de Instrucción número 5 de Segovia que le permitiese sacar a subasta 17 viviendas unifamiliares adosadas, propiedad de la sociedad Promotora Inmobiliaria La Mezquita —sucesora de Promotora Inmobiliaria Los Jardines de Los Ángeles de San Rafael—, propiedad de Óscar Gil Marín, hijo del expresidente del Atlético de Madrid Jesús Gil.  La Sareb pretende así cobrar una deuda de 3.799.208,46 euros.

Los chalés en cuestión se encuentran en Los Ángeles de San Rafael, la urbanización construida por la familia Gil en los sesenta y salen a subasta desde 240.000 euros. Los precios de subasta oscilarán entre los 237.800 euros en el caso de las viviendas de 139 metros cuadrados y los 312.600 euros en el caso de chalets más grandes. Las casas fueron levantadas en plena burbuja inmobiliaria y nunca fueron vendidas. Ahora la Sareb se plantea pujar por ellas y comercializarlas.

Sobre cada una de las casas pesaba una hipoteca inscrita inicialmente a favor de Cajamadrid, y Bankia después, pero en la actualidad la deuda pertenece a Sareb.

Óscar Gil Marín.

Óscar Gil Marín, de 50 años, es el pequeño de los cuatro hijos de Jesús Gil y él heredó el negocio de la urbanización situada en Los Ángeles de San Rafael a mitad de camino entre Madrid y Segovia. Sobre la urbanización pesa la leyenda negra, tras quedar marcada para siempre por la muerte de 58 personas en el derrumbe de un restaurante en el año 1969, hecho que provocó el encarcelamiento de Gil por negligencia urbanística.

No es primer bien de la familia Gil que sale a subasta, ya que en noviembre de 2020 la Seguridad Social sacó el lujoso chalet de Jesús Gil en Ávila por un 30% de su valor inicial. Fue embargado en 2002 y era la segunda vez que salía a subasta. Este inmueble de tres plantas, de 1.300 metros cuadrados, se encuentra en una parcela de nada menos que 5.600 metros cuadrados. El precio inicial de salida fue de 819.710 euros, una cifra muy inferior a los 2.704.391 euros por los que se subastó la primera vez, en 2016. 

En su momento, Jesús Gil y Gil, personaje cuya actividad ha sido ampliamente analizada por elcierredigital.com, fue uno de los hombres más poderosos de nuestro país. Antes de su caída, triunfó en política como alcalde de Marbella e hizo lo propio dirigiendo al Atlético de Madrid, tanto en fútbol como en baloncesto. Todo ello a partir de una sólida base en el negocio de la construcción. Merced a su éxito, acumuló bienes y propiedades en múltiples puntos de la geografía española y, en este sentido, uno de los más espectaculares es el chalé de tres plantas que tenía en una urbanización de lujo de Ciudad Ducal, ubicada en Navas del Marqués (Ávila).

Esta urbanización de Ciudad Ducal es un refugio para muchos personajes célebres de España. Está separada de Las Navas del Marqués únicamente por dos kilómetros. Su construcción comenzó poco después del final de la Guerra Civil española, concretamente en 1943, sobre una finca llamada El Chalet, que en el pasado perteneció a los marqueses de Medinaceli.

Jesús Gil en un jacuzzi.

El inmueble que Gil poseía en este lugar, cuya última propietaria fue su viuda, María Ángeles Marín Cobo, salió a subasta por segunda vez el 12 de noviembre de 2020, por un precio de 819.710 euros.

El chalet fue embargado a la familia Gil en abril de 2002. En ese momento, el imperio del que fuera presidente del Atlético de Madrid durante más de una década comenzaba a tambalearse. En este sentido, el Tribunal Supremo ratificó la sentencia que le obligaba a dejar la alcaldía de Marbella y fue entonces cuando muchas de sus propiedades le fueron embargadas, entre ellas, el chalé de Ciudad Ducal.

En cualquier caso, el inmueble tiene una intrahistoria verdaderamente llamativa, que destapó durante el verano de 2019 el destacado usuario de Twitter @MrInsustancial con motivo del documental que HBO estrenó sobre su figura, sobre el que informó en su día elcierredigital.com. De acuerdo con la información que aportó, la inauguración de la urbanización de Ciudad Ducal fue impulsada por personas con gran poder adquisitivo para poder salir de Madrid durante fines de semana y festivos.

Entre otros atractivos, cuenta con “lago propio y, a sus pies, una torre de observación diseñada en el estudio de Gustave Eiffel”. Asimismo, este usuario apuntaba que Jesús Gil no era el único rostro conocido con propiedades allí. Concha Velasco, la familia Blas Piñar o incluso el actual máximo mandatario del Partido Popular (PP), Pablo Casado, tendrían propiedades allí.

Según lo publicado por este usuario, la familia Gil adquirió un solar en este lugar abulense para “ampliar su base social”, donde construyeron el imponente chalé, que contaría con todo tipo de lujos. No obstante, el resto de los propietarios, también muy poderosos e influyentes, no querían que el inmueble del empresario de la construcción rompiera la armónica línea de construcción del resto de casas. En consecuencia, consiguieron paralizar la obra pese a los esfuerzos de los familiares del expresidente del “Atleti”, que, derrotados, finalmente decidieron sacar la vivienda a subasta en 2016 sin comprador en primera instancia.

Ahora, queda ver si esta imponente propiedad encuentra definitivamente un nuevo propietario, pues la rebaja en su precio de tasación ha sido espectacular. Sea como fuere, lo que está claro es que, 16 años y medio después de su fallecimiento, la notoriedad del conglomerado de negocios construido por el polémico Jesús Gil todavía sigue vigente en nuestros días.

COMPARTIR: