28 de enero de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Jesús Arroyo, excolaborador de Santiago Abascal, es nuevo asesor presidente del PP de Zaragoza con el placet del secretario general de los populares

García Egea señalado tras el fichaje de un ex de Vox que llevó a Génova 13 un retrete para insultar al PP

Teodoro García Egea.
Teodoro García Egea.
Arrecian las críticas internas contra Teodoro García Egea, secretario general del PP por su "autoritarismo". Fuentes internas del PP aseguran Elcierredigital.com que "García Egea está provocando un enfado casi generalizado con sus formas o quehaceres en la Comunidad de Madrid, Cataluña, Aragón, Canarias, Extremadura, Navarra o La Rioja". Lo último, admitir el fichaje de un ex de Vox, Jesús Arroyo, que llevó a Génova 13 un retrete para insultar al PP.

Según las denuncias que han llegado a elcierredigital.com de miembros del PP, "Teodoro García Egea ejerce un mando testosterónico y perjudica a Pablo Casado". Algo que también denuncia la diputada 'popular' Cayetana Álvarez de Toledo que, incluso, insinúa que "hace 'bullying'". La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, también insinúa lo mismo tras admitir en público que bloqueó al secretario general del PP en WhatsApp.

Y el señalado líder se defiende con una ironía que ya pocos le ríen: "¿Autoritario yo? Yo no soy autoritario, soy de Murcia". Bien lo saben los periodistas de Infolibre a los que ha denunciado por revelación de secretos, por publicar que consiguió el favor del presidente de la Región para que a un familiar suyo le colasen en las listas de espera públicas con el fin de someterse a una operación quirúrgica.

A nadie le extrañó en la región murciana el capote que le echó el presidente Fernando López Miras. Según fuentes internas del PP, "García Egea hace irrespirable el ambiente" en Génova 13, le habría ayudado a salvar el sillón del Gobierno murciano con unas prácticas que no se veían desde las sombras del 'tamayazo'".

En otros lares, también se habla mucho y se critica a la mano derecha de Casado en Cataluña "por sus jugarretas en pinza con Josep Bou, portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento de Barcelona" contra el barón Alejandro Hernández.

A su vez, en la Comunidad de Madrid hay un sentir cada vez más mayoritario para que Ayuso asuma la presidencia autonómica del PP a pesar de las zancadillas del aparato estatal.

El calendario

Los barones 'populares' se la juegan en los congresos autonómicos. Así, el 16 de enero Alfonso Fernández Mañueco podría revalidar su cargo en la presidencia del PP castellano-leonés a pesar de su falta de sintonía con Génova 13, que para descabalgarlo solo podría agarrarse al presunto escándalo de las primarias que ganó Fernández Mañueco en 2017 y que están revisándose en los juzgados.

Pero antes, el próximo 19 de diciembre el alcalde maño Jorge Azcón se convertirá en líder del PP de Aragón después de que García Egea invitase a Luis María Beamonte a no presentarse a la reelección tras ofrecerle un cargo en Génova 13. 

García Egea. 

Beamonte anunció que renunciaba a la reelección del PP aragonés tras reunirse con Egea: "Nadie me ha forzado a presentarme, nadie me ha forzado a no presentarme. Ha sido fruto del diálogo con los responsables de la dirección nacional y con el resto de personas que están trabajando conmigo y, evidentemente, con mi familia, con los que he tomado la decisión".

La salida del barón parecía lógica. El exalcalde de Tarazona no logró en 2019 que el PAR lo convirtiese en presidente de Aragón tras salir a la luz que había inflado su currículum. El alcalde zaragozano, Jorge Azcón, no dejaba de eclipsarle y si hubiera decidido presentarse a estas primarias previsiblemente hubiera agrietado el edificio del PP en Aragón. 

Pero lo que resulta menos comprensible entre los 'populares' aragoneses es el plácet de García Egea a los drásticos cambios promovidos por el nuevo presidente del partido en la provincia de Zaragoza, Ramón Celma, que fulminó de la portavocía de la Diputación a su número dos Francisco Artajona, que fue relevado por Iluminada Ustero.

Egea, sorprendentemente, miró hacia otro lado con su polémico fichaje de Jesús Arroyo como asesor, que en 2015 coordinó una performance de Vox. 

Así, Arroyo, colaborador del partido de Santiago Abascal, se presentó en Génova 13 en Madrid, junto a varias personas vestidas con buzos blancos para situar en la puerta de la sede del PP un retrete a cuenta de los escándalos que se sucedían por la corrupción. Vox promocionó el acto en las redes sociales con el hastag #UnregaloparaMariano.

Egea en Canarias

García Egea también sembró la crisis en Canarias por las reticencias del barón Asier Antona a pactar con un partido ahogado en la corrupción, Coalición Canaria. Estas rencillas facilitaron que el PSOE recuperase el poder en las islas y el número dos del PP llegó a visitar Canarias y le dijo a Antona que tenía que dimitir como presidente del PP canario, ofreciéndole a cambio un puesto en el Senado. Asier Antona no está contento con la estrategia del PP canario liderado por Australia Navarro, que ascendió a la dirección autonómica después de que Génova 13 descabalgase al actual senador por sus fallidas negociaciones para formar Gobierno.

Asier Antona.

Por si no quedaba claro, García Egea opinaba así de Antona en un periódico regional: "Se nos ha escapado la presidencia del Gobierno de Canarias y nos ha llevado a que el PP no está presente en muchas instituciones donde se supone que podríamos estar. Ya van para muchos años los que el PP está fuera del Gobierno regional y de las principales instituciones y necesitamos abrir una nueva estrategia, nuevas líneas de actuación y volver a ser ese referente que siempre hemos sido en Canarias. Es hora de marcar un nuevo rumbo para que se nos perciba como lo que somos, un partido serio y riguroso y no como lo que algunos han dado a entender en esta negociación", aseguró.

Malas formas

Las "malas formas" y "falta de diálogo" de Teodoro García Egea, explican fuentes internas del PP a Elcierredigital.com, "están enrareciendo el ambiente a nivel interno. Deberíamos estar felices por salir primeros en las encuestas y García Egea está empañando la situación con su actitud dominante respecto a los aparatos autonómicos y provinciales".

La estrategia del murciano, hoy en día avalada por Casado, se basa en evitar pacificar la relación entre Génova 13 y varios presidentes autonómicos. Según estas mismas fuentes, "están viendo atónitos como García Egea, muchas veces valiéndose de su cargo, está impulsando listas alternativas en los Congresos provinciales que se están desarrollando en el PP".

Especialmente llamativa es la apuesta de García Egea por cerrarle el paso a Isabel Díaz Ayuso que, según apuntaba una encuesta de La Razón, recibiría casi el 40% del apoyo de los votantes del partido para ser la candidata estatal en vez de Casado.

Otro presidente con problemas respecto a la dirección estatal del PP es el andaluz Juanma Moreno, todavía dolido por el triunfo de la 'casadista' Virgina Pérez en las primarias provinciales de los 'populares' sevillanos sobre Juan Ávila, candidato apoyado por el presidente de la Junta de Andalucía.

Por ahora, el único apoyo entre los barones hacia García Egea es el que le dispensa su controvertido paisano Fernando López Miras, que fue uno de los escasos apoyos de Casado en las primarias de 2018 y ahora, con transfuguismo, ha salvado la presidencia murciana tras haber nombrado como consejera de Educación y Cultura a Mabel Campuzano, antivacunas y ex de Vox.

KO en el norte

Galicia se salva de la debacle del PP en el norte. En Asturias, se duda de la permanencia al frente del partido de Teresa Mallada que, a pesar de haber salido absuelta del 'caso Hulla', quedó bastante magullada por su pésimo resultado (tras haber sido impuesta por Casado a pesar de que las primarias las ganó Mercedes Fernández, que recibió un sillón en el Senado como premio de consolación).

García Egea. 

Mucho peor le van las cosas a la cántabra María José Sáenz de Buruaga que, según publicaron varios medios, utilizó a una persona con minusvalía para ganar las últimas primarias. El aparato de Génova 13 intentó tumbarla colocando como candidata autonómica en 2019 a la exdeportista Ruth Beitia, cercana al expresidente Ignacio Diego.

Pero Beitia renunció, Buruaga se estrelló en las urnas y ahora Génova 13 baraja situar como barón al diputado estatal Diego Movellán, que perdió muchos puntos tras ser tildado de "machista" por todo el arco parlamentario tras decir que en Podemos se promociona "agarrándose a la coleta" de Pablo Iglesias.

El PP tampoco se levanta en Euskadi, donde Casado echó al templado Alfonso Alonso para resucitar a un amortizado Carlos Iturgaiz que, con Cs del brazo, obtuvo un pésimo resultado. Tampoco van las cosas mejor en Navarra, donde los 'populares' son un partido sin peso en manos de UPN, tras la marcha de Ana Beltrán a Madrid para ser diputada por la capital, mientras se encarga de la vicesecretaría de Organización del PP estatal. El parlamentario foral José Suárez suena como su sustituto.

Más tensión hay en La Rioja tras la decisión del líder y expresidente autonómico José Ignacio Ceniceros de echar a su mano derecha Alberto Bretón, que le pedía que convocase primarias e intentará ganarlas cuando se convoquen ante el parlamentario Alfonso Domínguez (apoyado por Ceniceros).

Bretón, ya ex secretario general del PP riojano, asegura que "lamentablemente ha sido imposible superar las discrepancias con el Presidente del Partido, José Ignacio Ceniceros, principalmente a cuenta de lo que yo, y muchas voces dentro del partido, consideramos como una necesidad urgente para recuperar cuanto antes la confianza de los riojanos: la convocatoria del XVII Congreso Regional del Partido Popular y, por lo tanto, del proceso de Primarias".

Y deja claro su futuro: "Presentaré mi candidatura a presidir el Partido Popular de La Rioja cuando se convoque el Congreso con el objetivo de impulsar un proyecto de renovación, unidad y liderazgo que nos permita volver a gobernar en La Rioja".

Este es el mapa nacional dentro de la formación conservadora que su secretario general, García Egea, está afianzando con un enfado casi generalizado en todos sus afiliados y votante.

COMPARTIR: