03 de marzo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El todavía marido de Cristina solicitó hace meses volver a Telefónica tras su excedencia en 2012, algo que la actual cúpula de la compañía no aceptó

Novedades retorno Juan Carlos I: Visita Vitoria para cerrar divorcio Urdangarin y desea pasar las Navidades en España

Exclusiva
/ Iñaki Urdangarin y Juan Carlos I.
Juan Carlos I quiere aumentar sus visitas a España. Ahora planea, según fuentes cercanas, “volver a España para el cumpleaños de la infanta Elena el próximo 20 de diciembre”. Con su hija estuvo en su última regata en Sanxenxo, que abandonó apresuradamente el domingo para volar a Vitoria donde se reunió, según confirman estas fuentes, con “Iñaki Urdangarin para discutir los flecos de su divorcio con Cristina, porque quiere un trabajo que todavía no tiene”.

Uno de los deseos del rey Emérito, que reside en Abu Dabi desde el año 2020, es volver con más regularidad a España a partir de 2024. Tras su 'exilio' en los Emiratos Árabes, Juan Carlos I volvía en 2022, por primera vez desde su salida, al país en el que reinó desde 1975. Unas visitas, hasta ahora, breves y puntuales que durante 2023 se han visto incrementadas en duración y frecuencia.

Concretamente, la última tuvo lugar el pasado 20 de noviembre cuando volvía para las regatas de Sanxenxo. Sin embargo, su avión aterrizaba antes en Vitoria, donde hizo una breve parada para visitar a sus médicos y, unas horas después, ya sí aterrizaba en Vigo. Desde allí se dirigió, en compañía de su amigo Pedro Campos, a Sanxenxo a participar en las últimas regatas del campeonato con su barco el ‘Bribón’.

Era la sexta visita del Emérito a España desde que se fue a Abu Dabi, pero no la última. Según confirman fuentes de su entorno a elcierredigital.com —y tal y como ha adelantado la revista ¡Hola!—, “Juan Carlos I tiene pensado volver a España para el cumpleaños de su hija Elena, el día 20 de diciembre, y pasar las Navidades en la casa madrileña de su hija”. Un encuentro al que, según estas mismas fuentes, se uniría la infanta Cristina, asentada en Suiza pero aumentando, igual que su padre, sus visitas a España últimamente.

Cabe recordar que la infanta Elena siempre ha estado muy cerca de Juan Carlos I. El pasado fin de semana acudió a Sanxenxo para ver a su padre y navegar con él. De hecho, cuando el pasado año se conoció su mudanza temporal de su casa en el madrileño barrio del Niño Jesús al barrio más céntrico de Almagro, la prensa comentó que el piso escogido por la infanta había sido adaptado para personas con movilidad reducida, presuntamente con la idea de que su padre pudiera visitarla y pernoctar allí.

27624_cristina-emerito-elena

Cristina, Juan Carlos I y Elena de Borbón.

Una de las cosas que la infanta Elena habría hecho en esta reforma, según apuntan diversos medios, es dar mayor amplitud a los pasillos para que Juan Carlos I se pueda mover cómodamente incluso con los problemas de movilidad que le achacan.

“Quiere pasar estancias más largas en España”

Esta próxima visita a su hija Elena por su 60 cumpleaños (una cifra redonda) contaría dentro de los 183 días que el rey Emérito puede pasar en España, tal y como estipula la legislación española para aquellos que no tengan residencia fiscal en nuestro país. No obstante, según comentan fuentes del entorno de Juan Carlos I a elcierredigital.com, “en 2024 quiere pasar estancias más largas en España hasta consumir los 183 días que le permite la ley".

"Quiere aprovechar estas estancias teniendo en cuenta el calendario de regatas de Sanxenxo, pero también está invitado y planea venir (si la salud se lo permite) a la inauguración del nuevo estadio Santiago Bernabéu, que está prevista por ahora para el mes de enero”.

Nuevo Santiago Bernabéu.

Estas mismas fuentes alertan que, al ser en enero esta inauguración, es probable que esta visita del Emérito —que entraría dentro de los 183 días que tiene disponibles en 2024— sea más breve que las que planea para participar en las regatas con el ‘Bribón’.

A falta de conocer el calendario del Real Club Náutico de Sanxenxo para el próximo 2024, en años anteriores el Circuito Copa de España Clase 6m —en el que participa el ‘Bribón’— suele tener lugar desde mediados de marzo hasta finales de noviembre. Nueve meses en los que hay aproximadamente 270 días entre los que Juan Carlos I podría repartir los 183 disponibles para permanecer en España.

La última visita del Emérito: ‘escapada’ para “ver a Urdangarin y sus abogados”

Como ya informamos desde elcierredigital.com, una de las claves de la última visita de Juan Carlos I a España fueron los reencuentros familiares. Antes de llegar a España visitó a su hija Cristina en Ginebra (Suiza) y, una vez ya en Sanxenxo, acudió a visitarle su hermana la infanta Margarita, con su familia.

Montaje sobre el puerto de Sanxenxo y don Juan Carlos I.

Curiosamente, el Emérito comenzó a navegar el viernes junto a su hija Elena y volvió a subirse al ‘Bribón’ el sábado. Pero no lo hizo el domingo, cuando en un movimiento que pilló por sorpresa a los presentes, abandonó Sanxenxo a mediodía para acudir a Vitoria, ciudad que ya había visitado, como hemos mencionado, días antes de pisar Vigo. Es ahí donde tiene a sus médicos y la revista ¡Hola! informó que ese domingo acudió a Vitoria para ver a su odontólogo de confianza.

Sin embargo, fuentes cercanas a su entorno explican a elcierredigital.com que ese no fue el único motivo por el que acudió a Vitoria: “Fue a encontrarse con Iñaki Urdangarin y sus abogados para cerrar los flecos del divorcio con la infanta Cristina de Borbón, que todavía no ha tenido lugar. El problema por el que todavía no se ha firmado es que Urdangarin ha pedido un trabajo y ha dicho que hasta que no lo tenga no va a firmar el divorcio. Quiere tener cierta estabilidad”.

Este trabajo ya se habría intentado conseguir a finales de septiembre y principios de octubre en importantes empresas bursátiles españolas, en las que se pretendía que trabajara como asesor, pero, según las fuentes consultadas por elcierredigital.com “finalmente no pudo ser porque las empresas no se muestran favorables a contratarle”.

“Urdangarin quiso volver a Telefónica”

Antes de que todo el caso Nóos estallara y Urdangarin se viera envuelto en el proceso judicial que hizo que ingresara en la cárcel de Brieva en junio del año 2018, el todavía marido de Cristina de Borbón estuvo trabajando en Telefónica Internacional como consejero y como miembro de los consejos de la compañía en Brasil y México. En 2009 asumió el cargo de presidente de la Comisión de Asuntos Públicos de Telefónica Internacional.

Iñaki Urdangarin.

Según ha podido conocer elcierredigital.com a través de fuentes de la compañía, “Urdangarin pidió una excedencia en el año 2012 de manera no formal a la cúpula de Telefónica. Posteriormente, y cuando salió de la cárcel, empezó a buscar trabajo, pidió a Telefónica volver a la compañía remitiéndose a la excedencia que pidió, pero desde la cúpula le dijeron que no”.

Uno de los motivos de esta negativa, al parecer, y tal y como indican estas fuentes, sería que Telefónica se encontraba “en un momento muy delicado", como ocurrió meses después "con la entrada del grupo árabe STC Group al accionariado”.

La situación de la excedencia de Urdangarin

Sobre esta petición de excedencia, las fuentes consultadas por nuestro diario explican: "De hacerse de forma no formal esta petición, sino pidiéndola directamente a la cúpula de la compañía, y al haber un cambio en la presidencia (César Alierta por Álvarez-Pallete) existe la posibilidad de que la promesa de que podía volver cuando quisiera no se haya respetado”.

De cualquier modo, las excedencias se encuentran reguladas a través de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, concretamente en el artículo 46. En este artículo se establecen dos tipos de excedencia: voluntaria o forzosa. Esta última se concede “por la designación o elección para un cargo público que imposibilite la asistencia al trabajo”, y para volver al puesto habría que solicitarlo “dentro del mes siguiente al cese del cargo público”.

En el caso de la excedencia voluntaria, esta debe tener la duración de "un plazo no menor a cuatro meses y no mayor a cinco años”. En el caso de Urdangarin, desde que el exduque de Palma solicitó su excedencia, han pasado ya 11 años. Su plazo máximo para volver era el año 2017, un año antes de que ingresara en prisión. Y entonces no lo solicitó.

En su caso, al entrar en prisión en 2018 condenado por la trama Nóos, hay que preguntarse qué ocurre cuando se abandona el puesto por entrar en prisión. En ese caso (en el que Urdangarin no se encontraría, ya que pidió la excedencia en 2012 y no se reincorporó a la empresa en la fecha prevista, según nuestras fuentes), el Tribunal Supremo, en una sentencia de 2018, establece que "si no hay negociación entre empresa y trabajador sobre el futuro de su puesto de trabajo, se puede considerar que el trabajador que ingresa en prisión ha dimitido de su puesto".

Otro de los aspectos que se recogen en el Estatuto de Trabajadores es la suspensión del contrato de trabajo por la “privación de libertad del trabajador" mientras no exista sentencia condenatoria y la “excedencia forzosa”. Aunque estos casos no parecen ser los referentes a Urdangarin.

COMPARTIR: