07 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Antigua y Barbuda ha anunciado un referéndum sobre la monarquía y Jamaica también se mostraba partidaria en agosto

Los primeros retos del Rey Carlos III tras su proclamación: Del 'brexit' a las colonias británicas

El Cierre Digital en Carlos III durante su primer discurso como Rey de Inglaterra.
Carlos III durante su primer discurso como Rey de Inglaterra.
El Consejo de Ascensión ha proclamado oficialmente al nuevo soberano de Reino Unido, Carlos III, este fin de semana. El monarca ahora se enfrenta a sus primeros retos como gobernante. Problemas heredados del reinado de su madre, como el 'brexit' y los deseos de independencia de Escocia e Irlanda del Norte, y otros asociados a la casa británica requieren de su atención. Además, con la proclamación, colonias británicas como Antigua y Barbuda han anunciado un referéndum para abolir la monarquía.

Carlos III ha sido proclamado formalmente rey de Inglaterra tras el fallecimiento de su madre, la Reina Isabel II. El Consejo de Ascensión, formado por miembros de la Familia Real y 200 personas relevantes de la política y la sociedad, se dio cita en el Palacio de Saint James de Londres para confirmar al nuevo rey en una ceremonia solemne.

Reino Unido cuenta con un soberano mayor y menos popular que su madre al que le esperan retos considerables: ganarse el respeto de la población, estabilizar el país y resolver los crecientes problemas que se avecinan con las antiguas colonias británicas. Todo ello bajo la sombra de inevitables comparaciones con su madre. La inmensa mayoría de los ciudadanos no han conocido a otra reina que Isabel y es normal la incertidumbre.

Carlos III “hereda” un país que se enfrenta a las consecuencias del Brexit, a los deseos de independencia de Escocia e Irlanda del Norte y a la crisis en Ucrania. Aunque un rey tenga funciones limitadas y no sea jefe de gobierno, sobre él recae la responsabilidad de dar un marco de estabilidad a su país. Dentro de su ámbito familiar no se puede olvidar la huida de su hijo Harry a Estados Unidos ni la demanda por abuso sexual contra su hermano, el príncipe Andrés.

Harry de Inglaterra.

El acto de proclamación de Carlos III y el funeral de Isabel II de Inglaterra

La proclamación de Carlos III ha sido meramente formal, ya que la coronación fastuosa se celebrará dentro de varios meses, cuando se haya cumplido el periodo de luto por la muerte de su madre. Al acto de proclamación acudieron, sentados en primera fila, cinco ex primeros ministros y la actual titular del cargo: John Major, Tony Blair, Boris Johnson, Gordon Brown, David Cameron y Theresa May.

El hijo de la Reina Isabel II ofreció un breve discurso ante la atenta mirada de decenas de los líderes políticos británicos en el que ensalzó la figura y trayectoria de su madre. "Para todos nosotros como familia, como para este reino y la más amplia familia de naciones de la que forma parte, mi madre dio un ejemplo de amor de por vida y de servicio desinteresado. Su reinado fue inigualable en su duración, su dedicación y su devoción. Incluso mientras nos afligimos, damos gracias por esta vida tan fiel", declaró.

El Palacio de Buckingham confirmó que será el próximo lunes 19 de septiembre el día en el que se produzca el funeral de la Reina, un día que, tal y como había aprobado Carlos III, será festivo en todo el Reino Unido.

Durante el acto de proclamación del nuevo soberano se pronunció un juramento de lealtad a la nación, que el actual rey firmó posteriormente. Tras ello, Carlos III participó en una segunda reunión en la que realizó una declaración y juró preservar la Iglesia de Escocia, tras lo que fue proclamado rey.

Siguiendo con la tradición de dar a conocer al pueblo el nuevo soberano (recordemos que antes no existían ni internet ni redes sociales), la proclamación fue anunciada a los ciudadanos desde el balcón de Saint James, custodiado por la guardia real.

Esta ceremonia se repitió el domingo en Edimburgo, Belfast y Cardiff y las banderas, que ondean a media asta desde la muerte de la reina, se volvieron a subir durante 24 horas para honrar al nuevo rey.

Quizá la personalidad del nuevo monarca y los primeros cambios que vendrán con su reinado se pudieron entrever ya este fin de semana cuando se dirigió a la multitud que desde hace días se reúne frente al palacio de Buckingham. Carlos se mostró cercano, besó mejillas y estrechó manos, gestos que nunca hizo su madre.

También han sido muy comentado los gestos visibles del nuevo monarca cuando, tras acabar su discurso de proclamación, ha reclamado a su ujier que retirase de la mesa el estuche donde se encontraban varias plumas y el tintero. 

El polémico gesto del Rey Carlos III a su ujier.

El futuro de Carlos III y las colonias

Ha llegado el momento de que el rey demuestre su preparación. Hasta el momento, ha mostrado su implicación en problemas que afectan a la población, como el problema agrario y el medio ambiente. También es cierto que se ha posicionado más allá de lo que podrá hacerlo desde ahora como monarca, y es que su cargo como rey le obliga a ser neutro. Carlos III tiene derecho a ser consultado, incentivar al Ejecutivo y advertirle, pero poco más.

A diferencia de la reina, que nunca se pronunciaba públicamente, tanto Carlos como su hijo Guillermo expresan sus opiniones y rompen la presunta imparcialidad de la monarquía. Tampoco podemos olvidar el escrutinio y la crítica a la que se exponen con las redes sociales, véase el ejemplo de la retirada del tintero expuesta antes.

La ascensión del nuevo rey ha suscitado inquietud en las antiguas colonias del Caribe, que parecen plantearse dar el paso para erigirse formalmente cmo auténticas repúblicas. De momento, Jamaica ha dicho que el país lloraría a la reina Isabel II, mientras que Antigua y Barbuda ha ordenado que las banderas estuvieran a media asta hasta el día de su entierro. Sin embargo, una encuesta realizada en agosto demostró que más de la mitad de los jamaicanos esta a favor de eliminar al monarca británico como jefe de Estado, siguiendo el ejemplo de Barbados.

Y es que los tiempos  cambian. Por eso, en marzo, cuando el ahora heredero príncipe Guillermo y su esposa Kate estuvieron de gira por Jamaica, Bahamas y Belice, tuvieron que oír cómo la población les exigía pagos de reparación y una disculpa por haber usado a sus ciudadanos como esclavos.

Mientras que los gobiernos de Australia y Nueva Zelanda ya han proclamado en sus parlamentos a Carlos III como monarca, el primer ministro de Antigua y Barbuda, Gaston Browne, ha dicho este sábado que convocará un referéndum en el país para convertirse en república en los próximos tres años.

COMPARTIR: