28 de noviembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Reconocida como religión en España, la comunidad a la que pertenece Tom Cruise ofrece "apoyo físico y ayuda espiritual significativa" a los palmeños

La 'secta' de la Cienciología aprovecha el volcán de La Palma para captar a los afectados: "Hacen de la tragedia su escaparate"

Exclusiva Los 'ministros voluntarios' se han desplazado a La Palma.
Los 'ministros voluntarios' se han desplazado a La Palma.
La Iglesia de la Cienciología ha aprovechado la erupción del volcán de La Palma para acercarse a los afectados. A través de un mensaje difundido en las redes sociales, los llamados 'ministros voluntarios' ofrecen "apoyo físico y ayuda espiritual significativa" a quienes estén "muy afectados o desorientados" tras el desastre natural. Asociaciones como RedUne explican que "amparados en el altruismo, sus motivos no son ni mucho menos humanitarios".

El 19 de septiembre, un nuevo volcán emergía en el parque natural de Cumbre Vieja, en La Palma. Desde entonces, la actividad eruptiva, que no cesa, ha cambiado la orografía insular y ha cubierto 900 hectáreas de la ‘isla bonita’ de lava. A su paso, han quedado sepultadas 963 casas, según los datos del catastro,  una cifra que el sistema de medición europeo eleva hasta las 2.122 edificaciones destruidas. Cerca de 7.000 personas permanecen evacuadas con la incertidumbre acuciante de no saber si algún día podrán regresar al que hasta ahora había sido su hogar. Muchas de ellas, además, han perdido su sustento económico. Los daños en las plantaciones plataneras y el perjuicio para el turismo todavía es difícil de cuantificar. 

Pero los palmeros no pierden la esperanza. Los habitantes de la isla canaria ya planean cómo retomar sus vidas, se unen en grupos y comunidades para brindar ayuda y apoyo a los afectados, con el respaldo de una red de donaciones que ya suma 5,23 millones de euros recaudados. 

En los últimos días, diversas organizaciones y colectivos, así como muchos usuarios de las redes sociales han puesto en marcha iniciativas de tipo solidario. Entre ellas, una difundida a través de Facebook: “Hola, somos ministros voluntarios y estamos aquí en La Palma para ayudarte a reducir tu estrés para que puedas afrontar esta situación con mejores ánimos. Contáctanos si conoces a alguien que esté muy afectado, desorientado o simplemente si te gustaría ayudar a los demás aprendiendo estas herramientas prácticas y con resultados inmediatos y visibles de mejoría en el ánimo de la persona. Es totalmente gratis. Podemos desplazarnos donde estés”. 

Juantxo Domínguez, presidente de la Red de Prevención Sectaria y del Abuso de Debilidad (RedUne), explica a elcierredigital.com que, en situaciones de catástrofe, son muchas las asociaciones, grupos en esencia coercitivos que, "como carroñeros", hacen "de la tragedia su escaparate". 

Sucedió, explica, en otros desastres naturales, como el terremoto de Haití, en el Huracán Katrina, en la inundaciones de Pakistán o en el tsunami de Japón. Las sectas se aprovechan de los momentos de debilidad para, a través de acciones aparentemente solidarias, amparadas en el bienestar común, introducirse en la vida de los afectados. 

En el caso de los 'ministros voluntarios', se trata de una iniciativa de la Iglesia de la Cienciología que, aunque reconocida como religión en España, está considerada una secta en otros países como Francia, que en 2012 condenó a La Asociación Espiritual de la Iglesia de la Cienciología, el Celebrity Centre y su librería SEL a 600.000 euros de multa por "estafa". 

Iglesia de la Cienciología en Madrid. 

Para expertos consultados por elcierredigital.com, a pesar de su legalidad, la Cienciología es "una suerte de pseudoreligión que atrapa a sus fieles psicológica y financieramente a través de mecanismos de control, coerción y manipulación".  Una teoría que avalan los testimonios de sus exmiembros, como los recogidos en el documental de HBO 'Going Clear: Scientology and the Prison of Belief', donde se narran episodios de abusos físicos y psíquicos.

Los ministros voluntarios, buscando el momento oportuno

El programa de Ministros Voluntarios es, según ellos mismos lo definen, "una amplia iniciativa que proporciona ayuda física y espiritual efectiva a cualquier persona, en cualquier parte". Para ello, explican desde su página web, han sido "entrenados en una extensa gama de destrezas que utilizan los principios fundamentales de Scientology para aliviar el sufrimiento físico, mental o espiritual y mejorar cualquier aspecto de la vida".

La Cienciología cuenta, además, con un "Equipo Permanente de Ministros Voluntarios para Respuesta al Desastre", creado tras los atentados del 11-S. En tiempos de crisis, indican, trabajan para "proporcionar ·apoyo físico y ayuda espiritual significativa".

Esta ayuda espiritual se traduce en "una especie de terapia psicológica". "En los vídeos compartidos a través de redes sociales tras el desastre de La Palma, ofrecen este tipo de servicio", explica Manuel Pérez, delegado de RedUne en Gran Canaria. "Podría considerarse intrusismo laboral". Algo que reconocen desde la propia Cienciología, que advierte que muchos de sus detractores pertenecen a la industria psiquiátrica "porque nosotros pensamos que hay otras maneras de curar que no pasan por la medicación".

Cabe recordar que las pseudoterapias, prácticas que se presentan como opciones científicas pero cuyos métodos y eficacia no han sido demostrados, pueden suponer un grave peligro para el paciente, alejado del entorno clínico en el que podría recibir una atención adecuada. 

Los grupos coercitivos en las catástrofes 

Al margen de la Cienciología, legal en España, "por lo general, los grupos coercitivos se acercan a personas en situación de vulnerabilidad tras una catástrofe como la que estos días asola La Palma. Buscan dar cobijo amparados en el altruismo, pero sus motivos no son ni mucho menos humanitarios" explica Manuel Pérez, que señala que es habitual que las sectas aprovechen estos momentos de debilidad para captar a sus víctimas". 

Para evitar caer en este tipo de redes, es primordial "discernir lo que es un grupo que me va a ayudar de otro que no". Para ello, explica, "si nos hacen una proposición de ayuda desde una organización, antes debemos tomarnos el tiempo necesario para buscar y estudiar información sobre quién nos ofrece esta ayuda y porqué. No simplemente aceptar y dejar que actúen sobre nosotros".

COMPARTIR: