11 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Recomendamos comidas a base de frutas de temporada como sandía o melón, legumbres, algunas carnes, mariscos, pescados y hortalizas

Las recetas más refrescantes del verano: Platos sencillos, fáciles de planear y rápidos de cocinar

Es una fruta muy hidratante y nutritiva.
Es una fruta muy hidratante y nutritiva.
En verano, con el calor apetecen comidas más refrescantes, fáciles y rápidas de cocinar, que no necesiten mucha elaboración, hoy vamos a ver los productos más típicos de esta estación, de los que vamos a dar unas cuantas ideas para su consumo y elaboraciones.

Teniendo estos alimentos en tu despensa y nevera este verano tendrás una dieta saludable y equilibrada.

Frutas de verano

Sandía. Podemos comerla tal cual, granizada, congelada e incluso en ensaladas. El verano pasado le dedicamos un artículo con cantidad de elaboraciones. 

Melón. No solo podemos tomarlo como fruta, también se puede incorporar como aperitivo, acompañado de jamón, o un maki de melón con jamón, sustituyendo la típica alga nori por un filete de jamón serrano, que hace de envoltorio para prepararlo con arroz y taco de melón. También podemos consumirlo en forma de crema fría de melón con aguacate y hierbabuena o menta, acompañada de un crujiente de jamón. Otra opción es servirlo en ensalada, con canónigos o rúcula, pollo o queso feta.

Melocotón. Esta fruta también se presta para elaborar un buen aperitivo, tapa o picoteo. Combina muy bien con un buen queso y pan. Si queremos sorprender, lo podemos añadir al gazpacho. Prueba a hacer los melocotones a la plancha con salsa de yogur y pimienta rosa, obtendrás un postre original, también puedes acompañarlos con un helado.

Arándanos. Otra fruta típica del verano, con muchos beneficios para la salud, con un toque ácido y que resulta muy versátil en la cocina, los podemos incorporar a cualquier ensalada, también combinan muy bien con requesón, o cualquier queso fresco y miel.

Sandía.

Aguacate. En tostadas por las mañanas, con un poco de aceite, sal y un chorrito de zumo de limón. En ensaladas, sushi, a la parrilla, o rellenos. También se pueden incorporar a la típico ensaladilla, le dará un toque distinto.

Ciruela. Fruta muy saludable, su principal componente es agua, muy rica en antocianos, que tienen acción antioxidante y antiséptica, con alto contenido en fibra, por lo que tiene efecto laxante, la podemos utilizar para hacer mermeladas, y introducirla en varios guisos, combina muy bien con el pollo.

 Higo. Combinan muy bien con queso fresco. Con unos crepes de higos y queso fresco podrás sorprender a cualquier invitado. Si tienes muchos higos y se van a pasar puedes hacer con ellos mermelada.

Hortalizas y verduras de verano

 

Tomate. Es una fuente de vitaminas, aprovechas para hacer gazpachos y salmorejos, que son los protagonistas indiscutibles del verano, además de refrescantes, nos proporcionan energía, y le podemos dar nuestro toque personal, añadiendo ingredientes como manzana, zanahoria e incluso melón o sandía. Los tomates también podemos rellenarlos, por ejemplo de atún, o elaborar una simple ensalada caprese.

Lechuga. Contiene vitaminas, minerales y agua, lo que permite un aporte extra de hidratación. Su versatilidad en la cocina la convierte en algo más que una base de ensaladas, también podemos utilizarla como tapaderas de hamburguesas o tacos. Prueba con un batido de lechuga, manzana y yogur, es una merienda de las más saludables, particularmente después de hacer deporte.

Atún.

Calabacín. Para hacer lasañas o espaguetis sustituyendo la pasta por calabacín. También puedes hacerlos rellenos, o simplemente a la plancha, en una parrillada de verduras, o rebozados con harina, cerveza y un poco de sal, resultan deliciosos.

Albahaca. Para hacer pesto y darle un toque de frescor a todos nuestros platos y ensaladas.

Pepino. Muy útil para hidratarnos y refrescarnos, además de utilizarlo para elaborar un buen gazpacho, podemos consumirlo en cremas y sopas frías, el pepino gana mucho con una salsa láctea que tenga un punto ácido, combina muy bien con el yogur griego, añadiendo un toque de eneldo. Dependiendo de la forma en que lo cortemos podemos lo podemos utilizar para elaborar distintos platos. También combina muy bien con sabores cítricos, como limón, lima, o ralladura de naranja.

Cebolla. Ingrediente básico en la cocina, puedes utilizarla tanto en sofritos como cortada cruda con un toque de limón y sal, o caramelizada para acompañar cualquier plato. Por sus propiedades depurativas, desinfectantes y desinflamatorias, también por ser rica en vitaminas A, B6, C, hierro y potasio,la cebolla cruda es un alimento muy beneficioso para nuestra salud, por lo que debemos incluirla en nuestra dieta diaria.

Zanahoria. En verano entran muy bien con hummus cortadas en bastones finos y crudas. La podemos utilizar en muchísimas recetas dulces y saladas, en crudo, asadas o cocidas, en zumos, enteras, en rodajas o ralladas.

Garbanzos.

Pimiento. Cuando pienso en pimiento, lo asocio con verano y barbacoas. Como aperitivo, o primer plato, un pimiento partido por la mitad con un huevo hecho a la barbacoa, está riquísimo, fácil y sencillo de elaborar. También en escalivada, plato típico de la cocina catalana, a base de pimientos y cebolla asados, en algunos lugares también le ponen berenjena asada, si le añades un ajo picado y migas de bacalao desalado tienen un primer plato, para sorprender.

 Espinacas. En verano las prefiero crudas en ensaladas.

Frutos secos

 Nueces. Para añadir a ensaladas y preparar pesto.

Avellanas. Para hacer nutella casera mil veces más saludable que la comercial.

Mariscos y pescados de verano

 

Sardinas. Que ricas en espeto a la barbacoa, a la plancha o incluso en hamburguesa.

Boquerones. Como más sanos parecen es en vinagre y las espinas bien fritas, crujientes, resultan deliciosas, además nos aportan calcio. En la cocina se utiliza todo!

Atún. Muy rico los marmitakos para algún día tonto de verano que haga más fresco, también está muy bueno en sashimi, sushi, en ensaladas crudo aliñado con soja y acompañado de aguacate. 

Anchoas. La reina de la ensaladilla, o para elaborar tapas y canapés.

Almejas. Con sofrito de cebolla y pimientos muy picaditos, y un chorrito de vino blanco, al final de la elaboración, resultan exquisitas.

 Otras comidas de verano

 

Conejo. Un conejo al salmorejo es una receta canaria que ya compartí por aquí. 

Queso fresco. Para cenas y desayunos es esencial.

Legumbres. Puedes comerlas todos los días incluso para cenar, en verano apetecen mucho en forma de ensalada o de paté, para acompañar verduras, por ejemplo zanahoria cruda.

COMPARTIR: