17 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El fabricante Magyar Vagon, propiedad de un amigo del presidente magiar Viktor Orbán, promete mantener empleos y llevarse la sede de Las Rozas a Álava

Los húngaros 'acechan' a Talgo, la ferroviaria de Juan Abelló: 'Guiños' a Moncloa y al PNV para acelerar su compra

El Cierre Digital en
/ Talgo
Las suspicacias que despierta el interés de la emblemática ferroviaria española Talgo, de la que es accionista Juan Abelló, están intentando ser derribadas por el fabricante magiar Magyar Vagon, que pretende acelerar su compra. Esta empresa cercana a Viktor Orban y a Vladímir Putin corteja a La Moncloa, asegurando que mantendrá el empleo en España, y al PNV, prometiendo enviar la sede desde Las Rozas a su mayor planta en el Estado, sita en la localidad alavesa de Rivabellosa.

La empresa Magyar Vagon, cercana al ultraderechista presidente húngaro Viktor Orban y considerada afín a Vladímir Putin, no agrada al sector ferroviario español, atónito al comprobar que este fabricante húngaro se ha posicionado como favorito para hacerse con la emblemática Talgo, lastrada por una deuda de 320 millones de euros y de la que es accionista el 'rey de las compraventas' Juan Abelló.

En los últimos días, tal y como reconocen fuentes a Talgo, ha habido movimientos contrarios a que la compañía española pase a manos del gigante comandado por Zsolt Hernádi, presidente de la petrolera húngara Mol.

La banca, aliada de La Moncloa

La banca será clave en la operación, ya que tiene derecho a pedir la deuda de Talgo al completo e inmediatamente si hay cambio accionarial. Si se exigiera este pago, la compraventa será inviable, ya que la encarecería hasta tal grado que Magyar Vagon la descartaría.

Pero si hay plácet de La Moncloa, la banca se decantaría por el sí mientras la compañía húngara mueve sus cartas para agradar tanto al Gobierno, prometiendo que mantendrá empleos en España, como al PNV, prometiendo llevarse la sede de Talgo desde Las Rozas al municipio vitoriano de Rivabellosa, donde tiene su mayor planta en España, con 650 trabajadores.

Hipótesis vasca

Hace unos días Moncloa.com anticipó que los planes del PNV pasarían por apostar porque el Grupo CAF digiera a su competidor, Talgo, aunque en los planes de la primera existen dudas sobre la conveniencia de una operación de esta envergadura.

El CEO de CAF, Andrés Arizkorreta, es afín al PNV, deseoso de crear un mastodonte ferroviario en Euskadi. EH Bildu, que según algunas encuestas podría conseguir en las próximas autonómicas el primer triunfo para la izquierda abertzale, tampoco vería con malos ojos la compra por parte de CAF, en la que su sindicato afín LAB pesa mucho.

Fabricando trenes desde 1942

Magyar Vagon está intentando hacerse, vía Oferta Pública de Adquisición (OPA), con la histórica compañía española Patentes Talgo, conocida popularmente como Talgo, que nació en 1942 con la intención de comercializar el nuevo tipo de tren diseñado por Alejandro Goicoechea con financiación de José Luis Oriol Urigüen.

Tren de Talgo. 

Talgo, liderada desde el pasado año por Gonzalo Urquijo (ex de Abengoa) tras sustituir a un heredero del fundador, José María Oriol, arrastra desde hace años un problema de deuda que tenía intención de ser solventado por Magyar Vagon, cuyo interés devino en que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) congeló la cotización de la española hasta que se solventase la operación, que podría rondar los 620 millones de euros.

Pero tras encallar ésta, Talgo regresó la pasada semana al parqué con caídas al conocerse que la operación de venta no será factible porque la banca tiene un derecho de ejecución de deuda (poder cobrarla inmediatamente) si hay cambio accionarial en la prestigiosa compañía española conocida por su constante innovación. Es decir, que los acreedores podrían pedirle a Magyar Vagon gran parte de los 320 millones de euros que Talgo adeuda

Desde Magyar Vagon reconocen que están "manteniendo conversaciones y negociaciones en relación con la posible formulación de una oferta pública de adquisición sobre la totalidad de las acciones de Talgo a un precio de 5 euros por acción", pero "ni se ha tomado una decisión definitiva al respecto".

"Dichas conversaciones se están entablando en relación con las financiaciones de la compañía sujetas a cambio de control de cara a la obtención de los correspondientes consentimientos", añaden desde la empresa húngara. Cabe recordar que Talgo está controlada en un más del 60 por ciento por el fondo Trilantic, que es socia en la compañía de Pegaso (de la familia fundadora Oriol, que posee el 20 por ciento) y de Torreal (del histórico empresario Juan Abelló, que cuenta con más del 10 por ciento del capital).

Buenos resultados pese a su elevada deuda

Talgo, que es la compañía líder en diseño, fabricación y mantenimiento de trenes ligeros de alta velocidad, registró unos ingresos de 470,3 millones de euros en los nueve primeros meses de 2023, lo que supuso un 33,5 por ciento más frente a los 352,2 millones de euros registrados en el mismo periodo del año anterior.

Este crecimiento en los ingresos, explican desde la compañía, se debió, principalmente, "al aumento de la actividad de fabricación y a las extensiones de los contratos con los operadores ferroviarios europeos en Alemania (DB) y Dinamarca (DSB)".

La empresa española está en un gran momento para ponerse en venta, pese a su deuda, ya que en los nueve primeros meses de 2023 elevó la cartera de pedidos hasta un máximo histórico de 4.200 millones de euros, impulsada por los más de 1.900 millones de euros en nuevas adjudicaciones alcanzadas hasta octubre.

Cabe recordar que Talgo es una de la decena de empresas españolas que se han aliado bajo el nombre de Hympulso para diseñar y construir un sistema de propulsión basado en pila de hidrógeno renovable, e instalarlo por primera vez en el mundo en un tren de alta velocidad.

COMPARTIR: