06 de diciembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Acaba de cumplir 70 años, ha perdido a tres de sus hermanos y no ha sido visto en público desde el pasado mes de febrero

Alfonso Díez seis años tras la muerte de su mujer Cayetana de Alba: Dos pisos, dos garajes y una casa de verano

Alfonso Díez.
Alfonso Díez.
Alfonso Díez hace seis años quedó viudo de Cayetana Fitz-James Stuart, XVIII Duquesa de Alba y 51 veces Grande de España. Desde entonces lleva una vida discreta en el centro de Madrid donde, con el dinero que obtuvo en el testamento, se compró un piso muy cerca de la zona en que había vivido en sus años de soltero. El viudo de la Duquesa apenas se deja ver en actos públicos y tiene muy buena relación con los hijos de su esposa.

El 20 de noviembre de 2014 Alfonso Díez aparecía desconsolado en el entierro de su mujer Cayetana de Alba en la catedral de Sevilla. La Infanta Elena le saludaba con afecto y le dedicaba palabras cariñosas. En apenas seis años, la imagen que todo el país y la familia de la Duquesa se había hecho del palentino ha cambiado radicalmente.

Fue en el verano de 2008 cuando le conocimos por primera vez, bajo una noticia que dejó sorprendido a todo un país. Cayetana Fitz James-Stuart, XVIII Duquesa de Alba, 51 veces Grande de España, anunciaba que a sus 72 años y con problemas de salud que afectaban a su movilidad estaba enamorada. Y no sólo eso, quería, además, pasar por el altar. Rápidamente se dispararon los rumores. El enamorado de la aristócrata era un hombre 24 años más joven que ella y que, en el pasado, la había tratado gracias a la amistad que mantenía con el segundo marido de Cayetana, el fallecido Jesús Aguirre. La sombra del interés gravitaba sobre él.

Se desató una guerra entre Cayetana y sus seis hijos que se dirimió en los medios de comunicación. Todo se calmó cuando la popular noble decidió repartir su herencia entre sus vástagos antes de casarse y tras renunciar Alfonso Díez a todo y firmar unas capitulaciones matrimoniales en febrero de 2011 que no dejaban ningún cabo suelto.

Tras esto, los novios no tuvieron ninguna atadura para pasar por el altar. Fue el 5 de octubre de ese mismo año y en Sevilla, como no podía ser menos. La Duquesa celebró su último triunfo sobre las convicciones sociales al ritmo de A mí manera, aunque en la versión del grupo "Siempre Así". Para Cayetana era su tercera boda religiosa. Antes le había dado el sí quiero a Luis Martínez de Irujo en 1947 y a Jesús Aguirre en 1978. De ambos enviudó. Para Alfonso era su primera boda.

Las propiedades del viudo

Después de la muerte de la Duquesa, Alfonso ha optado por una vida discreta y con escasas apariciones públicas. Tras la apertura del testamento, el viudo de la Duquesa y los hijos llegaron a un acuerdo por el cual Díez recibiría una pensión de 3.000 euros mensuales a cargo de la Fundación Casa de Alba además del 25 por ciento del usufructo de mejora que se materializó en un millón de euros. El último deseo de la Duquesa sin embargo no se ha cumplido, que sus hijos permanecieran unidos tras su muerte.

La acomodada vida de Alfonso Diez cinco años después de la muerte de la  Duquesa de Alba

Alfonso Díez y Cayetana de Alba. 

Con ese dinero al Alfonso adquirió un piso en la calle Fernández de la Hoz en el madrileño barrio de Chamberí. El piso tiene 197 metros cuadrados, dos terrazas y dos baños y con él adquirió también una plaza de garaje en el mismo edificio. Ya antes de esta compra, Alfonso tenía un piso de soltero en el mismo barrio, en concreto en la calle Rafael Calvo. Se trata de un piso de 94 metros cuadrados que adquirió en 1984 junto con una plaza de garaje. Este piso lo alquiló cuando se trasladó al que adquirió en 2016.

A estas posesiones inmobiliarias hay que sumar la casa de verano que la Duquesa compró para él durante su matrimonio en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) en la calle Santa Ana y de 228 metros cuadrados. Una casa de más de un siglo de antigüedad que el matrimonio renovó a su gusto tras adquirirla en 2012. En esta residencia es donde Alfonso se encuentra con amigos como Carmen Tello o el escritor Eduardo Mendicutti. La primera amistad se afianzó durante sus años con Cayetana. Los amigos de la Duquesa sintieron de entrada, como sus hijos, cierto rechazo hacía el palentino que luego se convirtió en una amistad fuerte.

Discreción ante los rumores

Lo cierto es que la vida de Alfonso está solucionada en lo económico. Además, cuenta con una segunda pensión debido a que está jubilado como funcionario del Instituto Nacional de la Seguridad Social.

En los últimos tiempos ha atravesado momentos difíciles tras el fallecimiento de tres hermanos suyos, dos de ellos con apenas un lapso de tiempo de 15 días. Una situación delicada que el viudo de Cayetana ha llevado con discreción.

Alfonso Díez y la Reina Sofía. 

Tampoco se la han conocido relaciones sentimentales tras la muerte de la Duquesa hace seis años. Sólo un rumor que le vinculaba ni más ni menos que a la Reina Emérita Sofía. Fue la escritora Pilar Eye, autora de la completa biografía La soledad de la Reina (La Esfera de los Libros, 2012), quien habló de la especial amistad entre Díez y Sofía de Grecia en enero 2018. Según Pilar Eyre, el viudo de Cayetana de Alba habría estrechado su relación con la Reina que, durante la enfermedad de la Duquesa, llamaba para preocuparse por la evolución de la misma. Debido al estado de Cayetana era él quien contestaba. El cine, el arte y las antigüedades son algunas de las pasiones que comparten.

Sin embargo, en la boda entre el nieto de Cayetana, Fernando Fitz James-Stuart, Duque de Huéscar, y Sofía Palazuelo, ni la reina Sofía ni Alfonso Díez, que asistieron como invitados, se saludaron públicamente. Unos días más tarde, la periodista Beatriz Cortázar aseguró que la “amistad entrañable” ente ambos “había llegado a su fin”. También insinuaba Cortázar que esta relación no hacía ninguna gracia en la Casa Real y que exigían a la Reina Emérita mantener “un perfil bajo”. Algo innecesario, porque esa es la tónica habitual en la vida de doña Sofía.

COMPARTIR: