23 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El auge del uso de productos eróticos ha sido el detonante para la venta fraudulenta de accesorios sin control sanitario y perjudiciales para la salud

El boom de los juguetes sexuales: La Policía desmantela un 'sexshop' ilegal en un bazar asiático de Madrid

Imagen de los productos hallados por la Policía Nacional.
Imagen de los productos hallados por la Policía Nacional.
La Policía Nacional ha desmantelado un bazar asiático que servía como tapadera de venta de diversos productos de carácter sexual sin etiquetado correspondiente.Los trabajadores del bazar llevaban a cabo la distribución y la comercialización de los artículos.Muchos de ellos utilizaban determinados materiales prohibidos, poniendo en riesgo a través de la propagación de enfermedades. El auge del negocio de productos sexuales ha sido clave para el desarrollo de comercios ilegales sin control.

La Policía nacional ha desmantelado un bazar asiático, especializado en alimentación y vestimenta, que servía como tapadera de venta de diversos productos de carácter sexual sin etiquetado correspondiente.Todos estos productos se encontraba en el interior del comercio, a la vista de los clientes, sin ningún control.Los trabajadores del bazar llevaban a cabo la distribución y la comercialización de los artículos. 

Las actuaciones de este establecimiento estaban orientadas a la venta de estos productos, funcionando como un sex-shop clandestino, en el que los diferentes usuarios podían adquirir estos productos, de dudosa procedencia, con etiquetado en otros idiomas, vendidos al por mayor y  sin la existencia de los certificados de seguridad ni de los organismos sanitarios, ni de la Unión Europea.

Muchos de ellos utilizaban determinados materiales prohibidos, poniendo en riesgo a través de la propagación de enfermedades, pudiendo generar una verdadera alerta sanitaria. El local llamado Lili Store estaba localizado en el número 123 de la calle madrileña Marcelo Usera y albergaba alrededor de 3.000 productos que presentaban irregularidades que podrían ocasionar infinidad de daños a los usuarios dentro de sus órganos sexuales y reproductivos.

Entre los productos existentes podemos destacar: preservativos chinos con etiquetado en mandarín, diferentes tipos de geles y estimuladores masculinos así como geles reafirmantes para glúteo y pecho femenino. También diferentes consoladores, vibradores y dildos, todos ellos de dudosa procedencia, vendido en grandes cantidades y a granel  y a un precio de uno o dos euros.

El aumento del uso de los productos sexuales ha sido el detonante para que muchos comercios de carácter ilegal pongan a la venta productos relacionados con la sexualidad sin haber pasado ningún tipo de control médico y fabricados con materiales que pueden dañar la salud íntima. 

Los juguetes sexuales, un negocio en auge

Desde que llegara la pandemia y la población se viera obligada a confinarse en sus hogares el comercio electrónico de diversos productos se disparó. Algunos de ellos eran los juguetes sexuales. En España la venta de juguetes eróticos aumentó alrededor de un 35% durante los meses del confinamiento, ya que las mujeres y los hombres pasaron más tiempo en casa.

Desde mayo de 2020, el uso de los productos relacionados con la sexualidad no para de crecer y es más, se han convertido en elementos cotidianos. Además cada vez es mas habitual la existencia de 'sexshops' en ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia e incluso organizan eventos como los tuppersex en los que venden sus productos.

Be Lover - Erotik Market en Malasaña

'Be Lover', sexshop en Madrid.

Además de las tiendas físicas, la venta online de los juguetes sexuales se ha disparado. Una de las firmas por excelencia en el negocio online del ámbito sexual es Plátano Melón el cual se ha convertido en el 'sexshop' de confianza para los españoles y en el que los juguetes 100% saludables y libres de tóxicos como los ftalatos o los parabenos.

De consoladores de oro al sadomaso

El incremento del negocio de juguetes sexuales también ha sido el detonante para  que los fabricantes den rienda suelta a su imaginación y diseñen extravagantes productos para todos los gustos. Algunos de ellos son consoladores bañados en oro de 24 quilates y cuyo precio varía desde los 3.500 a 15.000 euros.

Para aquellos que practican la tendencia del sadomasoquismo muchos de los sexshops han puesto a la venta kits de piezas que suelen incluir una soga de cinco metros, tobillerasesposas, mordaza con bola para colocar en la boca, antifaz ciego, collar con correa y látigo.

Roban consoladores de oro en distribuidora de juguetes sexuales de España —  Noticias en la Mira con Lourdes Mendoza

Consolador de oro.

Otra de las novedades en el negocio es la existencia de 'Roxxxy', un robot sexual que además de cumplir los deseos de su dueño puede conversar, escuchar y sentir al tacto. La muñeca fue creada en Estados Unidos por la compañía True Companion LLC y cuyo precio oscila entre los 7.000 y los 9.000 dólares. 

COMPARTIR: