03 de octubre de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este día 2 agosto se espera con expectación si la tonadillera se reunirá con sus hijos en la finca de Cantora para celebrar su cumpleaños

Los 67 años de Isabel Pantoja: Guerra familiar y una vida de deudas y problemas judiciales

Isabel Pantoja en 'Idol Kids'.
Isabel Pantoja en 'Idol Kids'.
Isabel Pantoja cumple este 2 de agosto 67 años. Tras varios años sin celebrarlo, la tonadillera tiene intención de hacerlo junto a sus seres queridos. No obstante, las rencillas con sus hijos siguen presentes tres años después de que Kiko Rivera pidiera explicaciones sobre la herencia de su padre, ‘Paquirri’.

Este 2 de agosto Isabel Pantoja cumple 67 años y, según informan algunos medios, la tonadillera tiene ganas de volver a celebrarlo después de varios años sin hacerlo. Y aunque quiere hacerlo en compañía de sus seres queridos, la situación familiar de Isabel Pantoja sigue siendo tensa desde que su hijo Kiko se enfrentó a ella por el tema de la herencia de su padre, Paquirri.

La tensión, no obstante, no es la única sombra que pesa sobre la tonadillera. El pasado mes de julio, su hijo Kiko era ingresado en un hospital de Sevilla para que le practicaran un cateterismo. Isabel no dudó a la hora de salir de Cantora para pasar la tarde con su hijo, que le agradeció haber ido a hacerle compañía y le pidió perdón.

Sin embargo, según comentó el periodista Antonio Rossi en El programa de Ana Rosa unos días después, cuando Isabel volvió a Cantora se dio cuenta de que “la relación con su hijo está totalmente rota”. Tal y como continuaba el periodista, la relación con su hija Chabelita —o Isa P., como se autodenomina artísticamente— tampoco pasa por su mejor momento, ya que la tonadillera habría indicado que no hablan con demasiada frecuencia.

A pesar de esto, Isabel Pantoja pretende unir a los suyos en su 67 cumpleaños, el primero que pasará sin su hermano Bernardo —padre de Anabel Pantoja—, que falleció el pasado 25 de noviembre a los 69 años. Solo el tiempo dirá si los hijos de la tonadillera dejarán a un lado las tensiones familiares para celebrarlo junto a su madre.

Los inicios de la guerra entre Isabel Pantoja y Kiko Rivera

Las rencillas familiares entre madre e hijos se remontan al año 2020. Fue entonces cuando Francisco José Rivera Pantoja, más conocido como Kiko Rivera, daba una polémica entrevista a la revista Lecturas en la que hablaba de su madre.

El DJ retrataba a su madre como una diva fría que no es capaz de disociar su papel de estrella del personal: “Mi madre es siempre Isabel Pantoja. La artista se ha comido a la persona”. “Te has vendido como la mejor madre del mundo y, mamá, perdóname, ¡pero no lo eres! ¿Porque me trajeras todos los juguetes antes de que los tuvieran otros niños?”, aseguraba Kiko sobre la intérprete de Marinero de luces. “¡Solo la necesito para que sea mi madre y creo que eso se le ha olvidado!”, remataba.

Kiko Rivera e Isabel Pantoja.

Sin embargo, lo que de verdad abrió el melón fue el anuncio de Kiko de que quería conocer de verdad el testamento de su padre, para saber si su madre ha cumplido lo que su padre dispuso para con él. Para muchos, este fue un golpe bajo del polémico DJ, que sólo quería dinero para afrontar su ritmo de vida después de haberse quedado a cero tras pagar sus deudas después de su paso por el reality GH Dúo junto a su mujer Irene Rosales.

Una herencia polémica

La muerte de Francisco Rivera Paquirri el 26 de septiembre de 1984 en la plaza de toros de Pozoblanco (Córdoba), tras ser empitonado por el toro Avispao dio lugar a uno de los asuntos más recurrentes en el mundo del corazón: su herencia. El reparto de los bienes del torero de Barbate originó tres bandos familiares irreconciliables: su padre y sus hermanos por un lado, su viuda y su hijo pequeño por otro y, por último, los hijos nacidos de su primer matrimonio con Carmina Ordóñez, Francisco y Cayetano.

El 24 de septiembre de 1987 los tres bandos en liza firmaron el acuerdo para la repartición de los bienes del diestro en Sevilla. Ninguno de los tres grupos estaba del todo de acuerdo con el reparto. Sin embargo, el tiempo apremiaba. El diestro había firmado un testamento treinta horas antes de su boda con Isabel Pantoja y ponía como fecha límite para el reparto de bienes, tres años.

El patrimonio oficial del matador estaba tasado en 1.000 millones de pesetas (6 millones de euros) e incluía desde bienes patrimoniales hasta algunos con mayor valor sentimental: varias explotaciones agrícolas, varios vehículos y embarcaciones, joyas y trajes de luces, además de otros.

El acuerdo definitivo otorgaba el 45 por ciento de los bienes de Paquirri y la finca La Cantora a su viuda, la tonadillera Isabel Pantoja y a su hijo Francisco José. Otro 40 por ciento y la finca Los Rosales para los hijos de su exmujer Carmina Ordóñez: Francisco y Cayetano. El 15 por ciento restante y la finca El Robledo para su padre Antonio Rivera y sus tres hermanos Antonio, José y Teresa Rivera.

Todavía hoy Francisco y Cayetano Rivera Ordóñez denuncian que la mayoría de pertenencias relacionadas con la faceta de torero de su padre son irrecuperables, culpando a Isabel Pantoja de quedárselas. Los hijos de Carmina Ordóñez tomaron el testigo de su madre reclamando a la artista estos objetos cuando siguieron los pasos paternos en el ruedo.

Finca La Cantora.

Sin duda, parte de la polémica tiene como epicentro la finca La Cantora. Un lugar del que Isabel nunca ha querido deshacerse por considerarlo fundamental en su vida. Lo cierto es que la venta de la finca podría haberle evitado muchos problemas económicos tanto a la folklórica como a su hijo.

La finca La Cantora, de 370 hectáreas, es propiedad de Isabel Pantoja en un 52,40 por ciento, estando el resto (47,60 por ciento) en manos de su hijo Francisco Rivera Pantoja. En 2002, al cumplir la mayoría de edad, Kiko le cedió a su madre la gestión de su parte. Algo que ahora le echa en cara y asegura sentirse engañado. “Cuando cumplí 18 años fui con mi madre a firmar algo. Con esa edad y la vida que yo tenía, que era más bien un cabeza perdida, me dice mi madre: ‘firma esto’, y voy de cabeza a firmar”, contaba en su entrevista de Lecturas.

Isabel Pantoja, dejando atrás sus deudas

Fue el 13 de marzo de 2015 cuando se formalizó una hipoteca a favor de la Hacienda Pública española por valor de 1,1 millones de euros, que responden a un principal de 758.620 euros, que corresponde al importe de la obligación a la que se refiere el acto impugnado con Hacienda, más otros 151.724 euros de recargo y 189.655 euros de intereses de demora, que se incrementan con el paso de los días.

El pasado año Isabel Pantoja, decidida a quitarse de encima las muchas deudas acumuladas durante años —como ya informamos desde elcierredigital.com, incluso su inicio profesional estuvo marcado por la polémica y la deuda—, subastó uno de sus dos áticos en Fuengirola (en realidad era uno que se dividió en dos). Una subasta que se hizo para saldar una deuda de 60.000 euros. Fue así como Antonio Trujillo entró en su vida y la tonadillera vio en su oferta una posibilidad de liberar lastre. Una forma que también siguió en su día uno de los hijos del fallecido empresario jerezano José María Ruiz Mateos.

La situación no fue tan positiva para su hijo, que seguiría adeudando ya no a Cajasur sino directamente a Antonio Trujillo, que mantuvo esta negociación bajo un gran secretismo a pesar de los rumores que rodearon las acciones tanto de la madre como del hijo para deshacerse total o parcialmente de la finca que ha sido durante años el gran buque insignia de Isabel Pantoja.

Isabel Pantoja, las deudas y la cárcel

Lo cierto es que desde sus polémicos inicios, Isabel Pantoja ha acumulado deudas a lo largo de los años… y también problemas debido a él. Debido al blanqueo de capitales del conocido caso Malaya —en el que estuvo implicado su por entonces pareja, el alcalde de Marbella Julián Muñoz— ingresó el prisión el 21 de noviembre de 2014.

Isabel Pantoja entrando en prisión.

Ese día, Isabel Pantoja abandonaba Cantora y comenzaba uno de sus momentos más duros. Acompañada por su inseparable hermano Agustín y a 130 kilómetros de su casa, afrontaría un año y medio de encierro. Con sus gafas oscuras para tratar de ocultar su angustia y tristeza, entró escoltada por agentes de la Guardia Civil.

La cantante se bajó del coche e inició el paseíllo que la llevaría a la privación de su libertad. Durante los meses que permaneció aislada en prisión, tenía permitido, como el resto de sus compañeras, un total de diez llamadas a la semana con una duración máxima de cinco minutos. También contaba con una televisión dentro de su celda.

El 9 de febrero de 2016 vivió uno de sus momentos más liberadores tras concedérsele la libertad condicional. Desde ese día, podía dormir en su finca, aunque tenía que presentarse en la cárcel cada quince días.

Años después, Isabel Pantoja ha seguido enfrentándose a las deudas y los problemas judiciales. Del último juicio el año pasado —en el que fue acusada de insolvencia punible por la venta de su chalet de Marbella—, fue absuelta. Sin embargo, las rencillas con sus hijos siguen en la vida de la tonadillera que hoy cumple 67 años con la esperanza de pasar un día tan señalado con sus seres queridos.

COMPARTIR: